Ganadería / semillas

“Somos optimistas y emprendedores por naturaleza, y creemos en el Uruguay”

Tras más de once años con Megaagro y más de cuatro años de haber incorporado Calvase al paquete de negocios de la empresa, sus directores Juan Miguel Otegui Vilaró y el Ing. Agr. José Pedro Aicardi Delgado realizaron un balance del sector y proyectaron lo que viene por delante en el país.

 

 

Pablo D. Mestre.

¿Cómo ven el negocio agropecuario en general?
Cerrando el año vemos un sector que pese a la escasa competitividad (atraso cambiario, altos costos de energía, combustibles, mano de obra) no baja los brazos y sigue apostando a la producción. A pesar de la ajustada rentabilidad.

¿Qué dicen del rubro ganadero?
El mercado de reposición a lo largo del año se ha mostrado con firmeza en los valores, explicado por una suma de factores como ser el buen clima (hasta ahora), buena producción de forraje (como consecuencia del clima) y un mercado estable en la exportación de ganado en pie. Con respecto a las haciendas gordas también ha sido un buen año, con valores relativamente estables a lo largo del 2017, algo superiores al promedio del año 2016 y con una post zafra que fue corta, con pocos días con precios importantes.
En este tramo final del año se viene registrando un ajuste de precio en ambas categorías (reposición y gordo), como es característico de la época y acentuado por las escasas precipitaciones.

¿Cómo le fue a Megaagro?
Ha sido un buen año. Nuestro modelo de empresa, con distintas líneas de negocios, pero complementarias al mismo tiempo, nos ha permitido seguir creciendo en un mercado muy competido.
Seguimos apostando y trabajando para mejorar nuestros servicios a los clientes, buscando siempre la excelencia. Tenemos un gran equipo de trabajo, con el cual hemos logrado aumentar año tras año el volumen de venta de fertilizantes, de semillas, de agroquímicos, de la cantidad de cabezas de hacienda comercializada, hemos incrementado también la cantidad de los remates de cabañas.
Creemos que para el servicio sea una inversión para el cliente y no un costo, debemos complementarlo con buena información de mercado, excelente logística, una financiación acorde, que acompañe el proyecto productivo. Por esto estamos lanzando MegaPlus, primer fideicomiso integral agropecuario.

¿La agricultura cómo está?
En el nuevo escenario de los valores de los granos, el modelo agrícola se reestructura hacia los campos de mayor potencial productivo y menor distancia a los puertos; la soja sigue siendo el motor, estabilizándose en el entorno de 1.250 M has, y vemos con preocupación una caída en el área de cultivos de invierno, (por su baja rentabilidad) lo que genera nuevos sistemas de rotación y donde vemos integrándose a la ganadería, basado en rotación con pasturas de alta productividad.

¿Y los campos?
Se ha cumplido lo que preveíamos, en 2017 continuó el descenso en el precio de la tierra. Es posible apreciar una pequeña reactivación en el mercado de campos, han aumentado las consultas. Como consecuencia de esta reactivación que estamos viendo en el mercado, hemos incorporado a nuestro equipo de trabajo para el Departamento Inmobiliario al Ing. Agr. Javier Taró, profesional de vasta experiencia en el rubro.

¿Qué tabla de valores manejan?
Por dar alguna referencia, los campos agrícolas del litoral oeste y sur entre US$ 6.000 y 8.000; campos forestales con buenos niveles de aprovechamiento en el centro del país entre US$ 2.500 y 3.000; campos ganaderos entre US$ 2.500 y 3.500 dependiendo de la ubicación; los campos ganaderos extensivos de basalto entre US$ 1.800 y 2.500 dependiendo de la proporción de tierras profundas y superficiales. Entendemos estas son las referencias, pero por lo antedicho, hay consultas pero los negocios concretados son pocos.

¿Qué tal está el mercado de los fertilizantes?
En general, durante todo el año ha sido muy dinámico y competido. Desde las re fertilizaciones de pasturas, siembra de verdeos y pasturas, pasando por los cultivos de invierno y especialmente en los cultivos de verano. En estos momentos se encuentra un poco detenido, por la propia época del año y por el déficit hídrico que se ha instalado en las últimas semanas en el país.
En referencia al tamaño de mercado, en el caso de los fertilizantes, donde anualmente se comercializan unas 700M toneladas, el precio ha bajado en estos últimos 5 años entre un 35 y un 40%. En este año en particular, los precios se han ido fortaleciendo a lo largo del año por distintos motivos. Partimos de valores bajos tanto en los binarios, como en los fosfatados, los nitrogenados y los potásicos, los que han ido al alza, básicamente por problemas de oferta y demanda, incidiendo en esa tendencia la suba en el precio del petróleo, y problemas logísticos. Todo esto ha llevado a problemas de abastecimiento interno, en momentos puntuales, sobre todo de Potasio y Nitrógeno, lo que ha fortalecido los valores internos aún más.

¿ Los agroquímicos?
El mercado de agroquímicos se ha venido ajustando a la baja en cuanto a volúmenes en los últimos 3 o 4 años (mirando las importaciones), entendemos debe ser un mercado de US$ 150M anuales.
Este año partimos de valores históricamente bajos, los cuales a partir del mes de julio se empezaron a tonificar internamente, por problemas de oferta y alza de precios en el mercado mundial, impulsadas por el principal proveedor que es China (justificando los mismos por problemas de regulación ambiental, aumento de fletes internacionales y relaciones de monedas). Además ese momento del año, es el de mayor demanda de agroquímicos en la región, sumado, a un stock interno bajo de las empresas proveedoras. Eso dio impulso a que los valores rápidamente subieran varios escalones.
Hoy el mercado, está abastecido y equilibrado, con un nivel de competencia muy importante entre proveedores, lo que le da muy buena información al productor. En Megaagro hemos crecido mucho en venta de agroquímicos estos últimos 5 años, donde hemos viajado varias veces a China, hemos realizado distintos acuerdos con proveedores del exterior y locales, buscando siempre tener las mejores opciones en calidad y precio, a lo cual le agregamos toda la logística y financiación diferencial.

¿Y en semillas?
Lo manejamos desde nuestra empresa especializada en el tema, Calvase.
En lo que comprende a semillas forrajeras tuvimos una zafra muy interesante, con un crecimiento importante de nuestra empresa, en un mercado que tímidamente comienza a crecer impulsado por las rotaciones agrícolas (áreas que salen o se rotan con agricultura en forma más racional que hace unos años) y la necesidad de los sistemas de producción de carne y leche de generar cada vez más cantidad y calidad de forraje.
En ese nicho va a hacer su gran aporte Barenbrug, empresa con la cual hemos realizado un joint para ser sus distribuidores exclusivos en Uruguay.

¿Los cultivos de verano?
Se ha observado una baja importante de ventas en lo que son los granos forrajeros, sobre todo en sorgos (en sus distintos tipos) y no tanto en maíz (que tal vez dentro de un área pequeña inclusive pudo haber crecido), esto si se concreta en un año de bajos rindes puede complicar el mercado de granos forrajeros.

¿Y la soja?
Nos enfrentamos con una zafra que se preveía iba a ser floja debido a que el productor tenía mucha semilla de uso propio, pero al final no fue tan así y estamos cerrando una zafra por encima de las expectativas, lo cual tiene una explicación multifactorial, como el servicio que da nuestro equipo, lanzamiento de tratamientos de semillas diferenciales como es el Excellium Duo, diversidad de acuerdos de distribución y opciones genéticas, lanzamiento de nuevas variedades y cambios en los protagonistas (por ejemplo ganaderos que se asocian y participan en agricultura generalmente aportando insumos al agricultor y deben comprar la semilla).

¿Qué balance hacen de Calvase?
Muy positivo, una de las buenas inversiones que hemos realizado en estos años.

¿Por qué?
Porque se ha cumplido lo que nos imaginábamos cuando adquirimos Calvase. El Uruguay estos años ha tenido que cambiar su modelo de negocio, básicamente por la caída del valor de los granos (la soja) y esto ha provocado que en las áreas agrícolas marginales se deban incorporar pasturas al tapiz y volver a la producción ganadera. También en los sistemas agrícolas intensivos (de mayor productividad) se han integrado las pasturas más la ganadería como forma de darle estabilidad y sustentabilidad al sistema. Siempre nos hemos imaginado a Calvase como una marca país y no solo de la región este.

¿Cómo ha sido la evolución de la empresa?
Se ha trabajado mucho en varios aspectos. Durante estos casi 5 años de gestión en Calvase se ha invertido primero que nada en infraestructura, donde hemos construido galpones (ampliamos lo que existía, más galpones específicos para agroquímicos, otro para recibo de semilla), balanza para camiones, vestuarios para el personal, oficinas nuevas, equipamiento del laboratorio, en 2016 instalamos la maquina más moderna de procesamiento de semillas que tiene Petkus, incorporamos maquinaria de punta para la inoculación tanto de semillas de soja como de forrajeras. Hemos invertido también en recursos humanos, donde se han incorporado profesionales destacados tanto para la gerencia como para el área administrativa y comercial.

¿Y los negocios de Calvase?
Hemos ampliado el área de semilleros de semillas forrajeras, donde tenemos prácticamente todas las variedades públicas, se han instalado los mismos en distintas zonas del país. Hoy procesamos semillas, además de en nuestra planta de Varela, en Dolores, Nueva Helvecia y Durazno. También tenemos semilleros de semilla de soja, donde trabajamos con las 3 principales marcas que están en el país.
En resumen, hemos invertido y modernizado la empresa en todos los aspectos, buscando la excelencia como dice el slogan de Calvase, y ese trabajo nos ha permitido, entre otros muchos acuerdos que logramos, que una empresa líder a nivel mundial como Barenbrug nos haya tenido en cuenta para hacer su desembarco en Uruguay. Pero esto recién está arrancando….

¿Cómo surge la vinculación con Barenbrug?
Desde hace más de 2 años hemos venido intercambiando mails con el Ing. Agr. Juan Bologna, técnico de punta, referente en pasturas que trabaja desde hace muchos años en Barenbrug.
Él tenía el proyecto Uruguay pronto y veía en Calvase/Megaagro su “partner” local. Por distintos motivos se demoró un poco más en el tiempo, pero hoy ya es una realidad y estamos a full trabajando en ese proyecto, con Eduardo y Percy Bayley, Juan Bologna y todo el equipo Barenbrug.

¿En qué consiste la alianza Calvase/Barenbrug?
En Calvase siempre hemos buscado sumar al actual paquete de semillas forrajeras públicas que comercializamos, poder ofrecer una genética de punta a nivel mundial en todo lo que refiere a raigrases, festucas, alfalfas, etc., todo lo cual nos lo da Barenbrug, que es la empresa líder a nivel mundial en pasturas y céspedes (canchas de golf, fútbol, etc).
Es un acuerdo comercial, en el cual vamos a trabajar en equipo y ofrecer vía Calvase toda esa genética y más de 100 años de investigación y desarrollo en pasturas que Barenbrug tiene.

¿Cuándo estará la semilla?
La semilla ya va a estar disponible para la próxima zafra de forrajeras. Esperamos además en los próximos años poder producir gran parte de la misma acá en Uruguay, tanto para abastecer el mercado local como para la exportación en conjunto con Barenbrug.
Este es un hito muy importante para Calvase, y un gran desafío el que tenemos por delante.

¿Cómo ven el sector y el país para adelante?
Somos optimistas, emprendedores por naturaleza y creemos en el Uruguay.
Nos imaginamos que en algún momento el sector será reconocido y tratado como el verdadero motor de la economía que es. Tenemos la preocupación de la reducción de la rentabilidad que ha sufrido el sector como consecuencia de la falta de competitividad (aumento de costos y atraso cambiario), en un sector netamente exportador y tomador de precio.
Esperemos que el “Uruguay Productivo” llegue algún día… el potencial es enorme, hay que darle las herramientas que el sector necesita.

Rurales EL PAIS