Clima

El NIÑO 2015/2016 uno de los más intensos que se hayan registrado

Por: Eduardo M. Sierra, especialista en Agroclimatología.

Desde comienzos de Abril, el Océano Pacífico Ecuatorial observa el desarrollo en un episodio de “El Niño”, de considerable intensidad, que apunta a convertirse en uno de los más vigorosos que se hayan registrado.

Adicionalmente, se observa un calentamiento del Océano Indico, que podría estar asociado al desarrollo de una fase positiva del Dipolo del Océano Indico (IOD), lo cual suele acentuar los efectos de “El Niño”.

Por su parte, el Océano Atlántico Subtropical continúa mostrando temperaturas superiores a lo normal, debido a que se encuentra atravesando una fase positiva de larga duración de la Oscilación Multidecadal del Atlántico (AMO), cuyos efectos comenzaron a notarse a partir de 2007 y, probablemente, continúen sintiéndose por unos 20 o 30 años más.

La influencia del calentamiento del Atlántico provoca tormentas sobre el Litoral Fluvial, pero reduciendo, al mismo tiempo, la llegada de lluvias hacia el interior del área agrícola, especialmente a su porción sudoeste.

Cabe esperar que, tanto la cuenca del Paraná como la cuenca del Paraguay, recibirán fuertes lluvias, debido a las cuales se producirán eventos de alertas y evacuaciones a causa de la crecida de sus aguas.

Paralelamente, se adicionan los efectos causados por la circulación polar, que se encuentra activada, debido a que se atraviesa una fase negativa de la Oscilación Antártica (AAO).

No obstante lo dicho, es necesario señalar que una gran cantidad de medios viene exagerando extremadamente los posibles efectos del fenómeno, lo cual no es prudente ni aconsejable, ya que podría generar una situación de pánico, quitando efectividad a las medidas preventivas que deben tomarse.

La mayor parte del área agrícola paraguaya recibirá precipitaciones abundantes, que tomarán gran intensidad a partir del comienzo de la primavera, presentando el riesgo de tormentas localizadas severas, y una distribución espacial y temporal muy heterogénea.

El oeste y el centro de la Región del Chaco recibirán precipitaciones moderadas a abundantes (500 a 1.250 mm).

El extremo sudeste de Región del Chaco observará precipitaciones abundantes, totalizando entre 1.250 y más de 2.000 mm a lo largo de la temporada, aunque entre los lapsos húmedos se intercalarán bloqueos prolongados, con tiempo seco y extremadamente caluroso.

La Región Oriental recibirá lluvias muy abundantes, que superarán los 1000 mm en toda su extensión, con registros de más de 2.500 mm en su porción sudeste.

Este ambiente dificultará el avance de las labores, y fomentará el avance de las malezas, enfermedades y plagas, por lo que será conveniente mantener un monitoreo frecuente y riguroso.

Dada la insistencia de muchos medios, en el sentido de describir este escenario en términos catastróficos, cabe insistir, en la necesidad de enfrentar estos riesgos con calma y deliberación, evitando situaciones de riesgo que quitarían efectividad a las medidas preventivas que deben tomarse.

Fuente: AgroEducación.

Rurales EL PAIS