Agricultura

Gobierno convoca comisión por la situación arrocera

Los productores e industriales apuestan a lograr soluciones.

Seminario de arroceros

Panel. Hay menos arroz, bajos precios y cuesta competir contra países con acuerdos comerciales. Foto: Ariel Colmegna.

 

El director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García, anunció ayer que nombró al economista Martín Dibarboure como presidente de la Comisión Sectorial del Arroz y que la convocará próximamente para resolver como cadena los problemas del sector.
García hizo el anuncio en el marco del seminario: “El sector arrocero uruguayo. Desafíos para la competitividad”, desarrollado en la Cámara Mercantil de Productos del País y organizado por la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA).
La Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) informó ayer que convocará en los próximos días a la Comisión Sectorial del Arroz, integrada por los ministerios de Ganadería, Industria, Transporte, Economía, Vivienda, la OPP (quien la preside), el Banco República y representantes de la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA) y la Gremial de Molinos Arroceros. La convocatoria, según explicó ayer el director de la OPP, Álvaro García, será para generar propuestas que aporten soluciones al sector arrocero.
García expresó que el organismo es “un mecanismo, una herramienta que tiene que resultar de muchísima utilidad y dada la situación en la que se encuentra el sector queremos darle ejecutividad al funcionamiento de la comisión”.
El jerarca señaló que el gobierno es consciente de la situación que se avecina para la próxima zafra de arroz, de la situación de los precios internacionales con tendencia a la baja, de los costos de producción crecientes y de la caída del área sembrada. Y esos fueron aspectos tomados en cuenta para convocar a la comisión.
García señaló que el tipo de cambio es uno de los aspectos con real importancia dentro del sector, aunque expresó que la competitividad no está atada únicamente al dólar.
“Es un factor complejo con distintos elementos que la componen”, sostuvo el director de la OPP.
El presidente de la ACA, Ernesto Stirling consideró “muy importante” el anuncio y reconoció que el sector lo reclamaba. Los productores arroceros le habían entregado, hace algo más de un mes, un documento al director de OPP contando la historia de la Comisión Sectorial del Arroz, remarcando su vigencia y solicitando su pronta puesta en funcionamiento en el marco de un año sumamente complejo.
Más allá de las fortalezas del sector arrocero, donde existe una verdadera integración de la cadena, la necesidad de lograr una mejor inserción en los mercados y la suba de los costos, aparecen como las principales limitantes que afectan la supervivencia del séptimo productor mundial de arroz, lugar ocupado por el Uruguay arrocero. En los últimos 26 años, los rendimientos crecieron a razón de tres bolsas de 150 kilos por hectárea, de la mano de un gran cambio tecnológico, hasta llegar a la zafra pasada con un récord de 8.600 kilos por hectárea (el mayor de la historia).
Pero más allá de esos logros, los costos entre 2000 y 2015 se duplicaron y eso afecta a productores e industriales. A eso se suma una caída de los precios internacionales y complicaciones en los mercados.
La conjunción de menores costos, menor área plantada y precios a la baja, plantean un panorama oscuro para el cereal. Aún con este panorama en 2014 los molinos uruguayos exportaron arroces a 51 países.
“Hoy los precios internacionales están en una baja o casi estancados y hay que seguir peleando junto a Cancillería y los ministerios el acceso a mercados. Son desafíos que estamos trabajando con muchas instituciones y hay objetivos claros de trabajar en estos temas”, aseguró Stirling a El País.
En ese sentido, el gobierno negocia una baja o eliminación del arancel en Perú -un mercado importante para Uruguay-, donde se paga un sobreprecio de US$ 160 por tonelada frente a los arroces de Estados Unidos.
Perú es el segundo destino del arroz uruguayo después de Irak. A la vez, se está negociando la apertura de Colombia. La meta de la cadena arrocera es trabajar junto al gobierno para negociar condiciones de acceso más favorables en los mercados a vender.

Rurales EL PAIS