Agricultura

Cada año en el Centro del país el área de soja continúa bajando

Los campos están a un ritmo “agotador y no responden”.

Soja. Foto: Rurales El País.

Soja. Foto: Rurales El País.

El área de soja, en la zona Centro y Centro-Este del país “está disminuyendo a un ritmo de 10% a 15% año tras año”, indicó Diego González, integrante de Agromotora Flores. El ingeniero agrónomo dijo en Valor Agregado en Carve que esta situación está relacionada directamente por el traspaso a pasturas, “los campos están agotados y prácticamente no responden, lo que hace rotar a pasturas y por consiguiente la pérdida de área”.

De todas maneras, en un año desafiante para la producción, González comentó que el 2017 comenzó de buena manera y con un clima que está acompañando. Explicó que “la zona Centro está bien regada (…) y los cultivos de primera están con un desarrollo exuberante para los que estamos acostumbrados. Los de segunda, que se terminaron de sembrar a fin de año, están con buenas implantaciones en general”.

Asimismo señaló que “si los agricultores nos ceñimos a lo que dicen los pronósticos, la mayoría de nosotros no deberíamos sembrar”; sin embargo, el pronóstico de unos meses atrás, con el anuncio de un verano Niña, “nos ayudó a tomar mayor recaudo, sobre todo en la soja de primera; tener buenos rastrojos y en hacer bien las cosas”. Por tanto, anticiparse a la problemática ha ayudado a los productores con sus cultivos.

Para este año González estimó que el punto de equilibrio de una soja de primera, con una “renta llena”, ronda los 2.000 o 2.200 kilos por hectárea; “en campo propio baja unos 400 kilos”. El especialista señaló que en el Centro del país el productor ha mutado a hacerse sus propias labores y el cien por ciento arrendatario y contratador de servicios prácticamente ha desaparecido. “El productor tiene que ser arrendatario, dueño de campo o tener la maquinaría, ya que si no tiene ninguna de esas tres patas desapareció”.

Finalmente, y en cuanto a los rendimientos de los cultivos, González comentó que los productores son cautelosos y en general esperan conocer el volumen de producción para vender “porque los años han llevado a tener una desconfianza grande de los rendimientos”.  

Escuche la entrevista con Diego González:

Rurales EL PAIS