Publicidad

Negocio ganadero en un momento “bisagra” según Ducós

Cambios en los tiempos de espera para la faena con destino a China, es positivo para el negocio de la invernada corta y para algunos sistemas de corral, sostuvo el consultor Ducós

ganado
Ganado en campo. Foto archivo El País.

Los 90 días de espera en el establecimiento previo a la faena, “en un momento perjudicaban un poco sobretodo en la vaca”, dijo Gonzalo Ducós, director de la consultora Agrofocus, sobre el cambio en el tiempo de espera de 90 días a 46 para la faena con destino a China.

Entrevistado en Valor Agregado de radio Carve, el consultor sostuvo que “a veces en los sistemas de invernada corta vos podes tener una vaca preparada antes de los 90 días de residencia en el campo y tenes que andar esperando que se cumplieran los días”.

“Yo creo que en ese modelo de producción, colabora, porque destranca tener que estar esperando cuando tenes el ganado pronto en 65 o 70 días”, agregó.

Por otra parte, Ducós indicó que “tal vez” para alguna estrategia de corral “puedas tener encierres más cortos”.

En el resto de los sistemas ganaderos “claramente no cambia, porque los sistemas que producen su propia invernada y comercializan ellos, el ganado está en toda la etapa de la vida en el campo”, al tiempo que “cuando tenes que cambiar un Dicose, tenes un campo que cría, un campo que abastece, un campo que termina, ahí empezaban algunas complicaciones y podía entorpecer el negocio”.

Concluyó Ducós finalmente sobre este tema, que si bien es positivo a quien le toca, “no es algo determinante” a nivel general.

Por otra parte, en referencia a la situación del negocio ganadero, el consultor sostuvo quien se embarcó “en el negocio corto, compra de una vaca de invernada o de un novillo pesado, hoy la cuenta da negativa obviamente”.

“Estamos en la primavera y los ganados están ganando muchos kilos, y se está aprontando una cantidad de ganado gordo muy importante a nivel país, y estamos con 40.000 reses de faena”, dijo Ducós, que agregó que esta situación “puede generar un embotellamiento, en el momento en el cual muchos sistemas se descargan del ganado porque se viene el verano”.

“Claramente cuando vos te acercas a relaciones del ternero/novillo gordo de 1,35 o 1,37 ahí paras, porque el negocio no te da. Estamos en un momento bisagra y complejo”, afirmó el director de Agrofocus.

Según el consultor, Uruguay actualmente debería de estar faenando entre 52.000 y 55.000 cabezas por semana, sin embargo, está en torno a 40.000, “se te acumulan 15.000 cabezas por semana, entonces se te va a armar un botón muy importante, y ahí van a conjugar cuestiones de la industria”.

Por los próximos dos o tres meses “nos vamos a tener que acostumbrar a este novillo en la vuelta de los US$ 3,00 y capaz que circunstancialmente algo menos, una lástima porque por el otro lado están los costos que no dan, no cierran”, concluyó Ducós.

En el mercado de haciendas gordas, la caminería rural es un factor de distorsión

Publicidad

Publicidad