Rurales El Suplemento

Juan Dumestre: “Diversificar en productos y rubros da sustentabilidad”

El presidente de Fucrea y productor agrícola prevé que las empresas agrícolas – ganaderas “tengan un cierre menor al ejercicio pasado”, y aseguró que los productores “están poniendo una pata más firme en la ganadería” .

“Van a venir argentinos, pero a invertir en sistemas mixtos para que en 5 o 6 años puedan seguir siendo sustentables en el tiempo”.

Martín Olaverry / Pablo D. Mestre

– ¿Cómo está analizando el cierre del año 2019/20 para las empresas agrícola ganaderas de Fucrea?

– Estamos sobre el cierre de un ejercicio que contó con una zafra de verano muy compleja, no a los niveles dramáticos del 2017/18 a raíz de la sequía, pero con un impacto muy fuerte en rendimientos en esos cultivos. Mientras que el invierno no fue malo, pero la incidencia en las empresas agrícola ganaderas es menor en valor y en peso que los cultivos de verano, como es la soja, por ejemplo.

– Dentro de los resultados de verano e invierno, y considerando los antecedentes de los años afectados por el clima, ¿cómo es la actualidad de las empresas con perfiles agrícola ganaderos?

– Es una situación compleja. La seca del año agrícola 2017/18 fue un golpe tremendo para los cultivos de verano en las empresas del litoral. En nuestra sectorial (Grupo San Martín, que se extiende del sur de Soriano al norte de Colonia), la seca afectó a todos por igual y con un impacto muy grande, a tal punto que seguimos con los coletazos desde lo financiero. A lo que se suma un verano 2019/20 con una muy fuerte baja de la productividad, básicamente en la producción de soja, que agrava la situación de las empresas del rubro.

– ¿Cómo se enfrenta esa dificultad?

– Desde el verano 2017/18 las empresas vienen con una pérdida patrimonial importante, algunas porque asumieron un endeudamiento nuevo y otras que, para cubrir o mantener el endeudamiento, tuvieron que liquidar algún activo como el ganado, por ejemplo. Fue bastante común salir de ganado propio para afrontar la situación de caja, un dinero que tenía que haber entrado por la soja pero que finalmente no ingresó. En ese año duro los rendimientos de soja estuvieron entre 1.800 a 2.000 kilos por debajo del promedio de nuestras empresas. Es mucha plata que se perdió.

– ¿Ese esquema de venta de ganado ha hecho que las empresas sean más dependientes de la agricultura y con menos posibilidad de diversificar los riesgos, o sucedió lo contrario?

– Sucedió lo contrario. Porque los graves impactos que se produjeron en la agricultura y afectaron el resultado económico y financiero de las empresas, los productores, en su mayoría, han optado por potenciar la pata ganadera que ya tenían, dado que todas son empresas agrícola ganaderas y no hay dentro del Grupo Crea una empresa cien por ciento con perfil agrícola. En definitiva, se volvieron más dependientes de la ganadería, aprovechando capturar los buenos precios de los últimos seis meses del año pasado y algunos del actual, pero bajo otro formato de tenencia: como la capitalización de ganado. Para adelante, producto del golpe del año 2017/18, hay una pata más en la ganadería y otras actividades, la diversificación en productos y rubros es lo que da sustentabilidad a las empresas, porque si uno falla, otro tiene que salvar la petisa.

– Considera que los números de las empresas en este ejercicio van a ser más justos que en el pasado…

– Sí, pero no me quisiera aventurar mucho porque hay situaciones bien diferentes en las empresas. Los grupos al norte del río Negro, incluso de la zona de Mercedes y Cololó, sufrieron mucho menos la seca en comparación con el sur. Las empresas del Grupo San Martín fuimos fuertemente golpeados, y será un factor importante para ver cómo termina el resultado del año. Hay empresas que se posicionaron 200 a 300 kilos por debajo de su rendimiento promedio de soja y otras que estuvieron 1.000 kilos más abajo. También influye cuán sojisada está la empresa, ya que hay algunas muy diversificadas que van a sentir menos el impacto. Va a ser un cierre de ejercicio menor para todos, pero habrá una diversidad de situaciones.

– Se ha hablado mucho de un retorno de los argentinos al país, ¿considera que el sector agrícola puede ser un receptor para inversiones vecinas?

– Es un tema que no ha estado en el seno de Fucrea como para dar una sensación del movimiento, pero particularmente entiendo que no se va a dar una oleada de agricultores puros como sucedió en 2012 y pelearon por mucha área agrícola, a tal punto que se temía un fuerte aumento de la renta por la demanda. Hoy las empresas que estamos en agricultura en Uruguay lo hacemos con una pata puesta en la ganadería, porque sufrimos los impactos y nos obligó a estar más diversificados. Sí creo que van a venir productores argentinos, y ya hay indicios de eso, pero a invertir en un sistema como el que estamos implementando en el litoral del país, con una diversidad muy grande de rubros y de productos. Hoy la agricultura no es soja: en invierno es trigo, cebada, colza, raigrás, avena, semillas forrajeras; todo muy vinculado a la ganadería bajo variados formatos de producción: recría, invernada, corrales, cordero pesado; también se sumó la forestación y mucho más. Tiendo a pensar, casi como una expresión de deseo, que van a venir a incorporarse a nuestros sistemas mixtos y diversos para que en 5 o 6 años podamos seguir teniendo una empresa que sea sustentable en el tiempo.

– ¿Cuáles son los desafíos más importantes que deben enfrentar las empresas agrícola-ganaderas cuando se hace un análisis interno?

– Las empresas agrícola-ganaderas son sistemas muy variables año a año, a diferencia de las ganaderas puras. Hay variabilidad muy grande en los productos, el resultado por hectárea, marcado por el clima; la variabilidad de precios, de mercados y de costos de producción, como la renta. Lo principal es encontrar estabilidad, ya que la variabilidad que describí nos pega mucho. Son empresas que requieren una alta inversión por hectárea y un financiamiento importante, por tanto son empresas de alto riesgo. Estas condiciones de peligrosidad hacen que los seguros agrícolas de rendimiento, que hoy se están trabajando fuerte, sean indispensables.

– ¿Cómo se trabaja en la creación del seguro?

– Estamos bastante más cerca. Fucrea no ha parado de trabajar, en realidad desde julio del año pasado con las primeras reuniones con las gremiales del sector se determinó que Fucrea lideraría el trabajo técnico de preparación apoyado en la base de datos de nuestros productores. Esa información requiere de mucho trabajo, es muy precisa porque el agricultor tiene que completar varios detalles: genera confiabilidad. También se logró un convenio de financiación con ANDE para la contratación de técnicos que van a analizar la base de datos de Fucrea con el sentido de buscar distintos indicadores que nos permitan estimar el rendimiento futuro. El pasado 18 de junio nos reunimos con el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, una actividad muy interesante, porque además de mostrar lo que estamos haciendo, se sumaron técnicos del Ministerio para integrar otras variables, como imágenes satelitales, para dar mayor sustentabilidad técnica al seguro agrícola de rendimiento. Después habrá que ver si la política logra la aprobación de la urgencia de los productores. Sin el seguro, se hace muy difícil afrontar la próxima zafra.

– Como Presidente de Fucrea, ¿qué mensaje entrega para los empresarios en un contexto especial?

– Son escenarios impredecibles, y seguramente a futuro la realidad no será sencilla para la producción, pero en mi caso, como productor Crea, no me veo y no me imagino trabajando y produciendo en una empresa agropecuaria sin estar en un Grupo Crea, sin tener la cabeza de 10 o 12 compañeros que discuten y llevan la empresa contigo para lograr un resultado sustentable en el tiempo y que se pueda traspasar a los hijos. Ese espíritu nos sigue moviendo, medir todo lo que se pueda medir, analizar cada uno de los resultados e ir trabajando en los ajustes que son muy necesarios. También quiero resaltar que Fucrea, como movimiento y con la fuerza de los productores, generó una recaudación que ya estamos para dar destino al fondo de Coronavirus. Hay muchos grupos ayudando a sectores locales sociales carenciados que están sufriendo mucho. Con esa acción propia de los productores Crea de colaborar y ser solidarios, es lo que hacemos permanentemente cuando vamos a la casa de un compañero del Grupo para tratar de ayudar, brindar seguridad y llegar más lejos.