Región

Santa Catarina mantiene el liderazgo en la cría de cerdos en Brasil

En marzo, la agroindustria de Santa Catarina envió 55,7 mil toneladas de carne de cerdo, con ingresos de US$ 138,4 millones 

EUROCARNE | La producción porcina en Santa Catarina continúa liderando la producción y las exportaciones brasileñas, a pesar de los fuertes incentivos que otras unidades de la Federación están destinando al sector. El estado de Santa Catarina ha superado otro récord en las exportaciones mensuales del producto. En marzo, la agroindustria de Santa Catarina envió 55,7 mil toneladas de carne de cerdo, con ingresos de US$ 138,4 millones. Esta es la marca más importante desde el comienzo de la serie histórica en 1997.

Al celebrar estos resultados, el presidente de la Unión de Industrias de la Carne y Productos Cárnicos del Estado de Santa Catarina (Sindicarne), José Antônio Ribas Júnior, recuerda que Santa Catarina perdió ante Paraná, en el pasado, el liderazgo en la avicultura brasileña debido a ventajas en las condiciones competitivas de ese Estado, tales como incentivos fiscales, excelente infraestructura, condiciones logísticas y abundancia de maíz. “Son facilidades que aquí no tenemos y que requieren mucho esfuerzo para mantener nuestra hegemonía”, observa el dirigente.

El año comenzó con caídas en las exportaciones de carne de cerdo, pero Santa Catarina reanudó el crecimiento y expandió las ventas a los mercados más grandes. Los principales destinos de la carne de cerdo producida en el estado ampliaron sus compras en el último mes, con énfasis en China, que brindó un incremento de 53,6% en divisas.

Ribas señala que la cadena productiva de Santa Catarina sigue optimizando la producción y, en la actualidad, se sacrifican más de 30 mil cerdos diariamente. Para mantener este volumen de procesamiento industrial, se cuenta con una base de producción formada por más de 3.9 millones de animales alojados en el campo. Esta cadena es operada por aproximadamente 6,000 productores integrados, cooperativos e independientes.

El 2020 fue un año de intensa producción, con un crecimiento superior al 35% respecto a 2019, alcanzando un volumen de exportación superior a los 1.300 millones de dólares.

El líder enfatiza que este extraordinario crecimiento se debe a la combinación de cuatro factores: productores competentes, salud, nutrición y genética. “Todos estos aspectos son observados por productores integrados, cooperativos e independientes, con énfasis en los mencionados criterios de salud, nutrición y genética y, por supuesto, el cumplimiento de los estándares de bienestar animal (BEA), que es una norma imperativa y que nunca podrá ser tangente ”, explica.

El presidente de Sindicarne señala que “el gran desafío es mantener el volumen de producción y exportaciones, agregando valor al producto, manteniendo la cordura como factor predominante en la cadena productiva, especialmente al observar el avance del PSA (peste porcina clásica) en todo el mundo”.

Estos son los desafíos internos. Los externos son la necesidad de balancear el precio de los granos y su oferta, reducción de costos internos y balance de facturas altas por elementos como electricidad, combustibles (fletes), materiales de construcción y mano de obra para expansión, además de la escasez de silos. de almacenamiento. La falta de líneas de crédito es otro obstáculo señalado por José Ribas.