ovinos

Ahora sí, combate a la bichera

Plan Estratégico para control y erradicación del mal que genera pérdidas al sector ovino.


Pablo D. Mestre

En La Paloma, Durazno, un amigo llamado Juan Martín me dijo: “tenés que dedicarte a la bichera que hace perder mucho dinero a los productores ovinos, es poca plata y se arregla. Y vamos a hacer una inversión que va a ser un gran avance en la producción ovina y nos va a ahorrar muchos costos”. Ese fue el compromiso público que asumió el presidente electo Luis Lacalle Pou en plena campaña electoral ante el sector.

Cuando asuma el primero de marzo ya tendrá una hoja de ruta porque, como dijo el Ing. Agr. Romeo Volonté, Gerente del Secretariado Uruguayo de la Lana: “los astros se están alineando para que Uruguay se encamine a ejecutar un Plan para el control y erradicación de la mosca de la bichera”.

Trabajo. El viernes, a instancia del ministro Enzo Benech, se reunieron delegados de las principales gremiales del sector para dar a conocer los resultados del Grupo de Trabajo que elaboró el Plan Estratégico para el Control/Erradicación de Cochliomya hominovorax (Mosca de la Bichera o Gusano Barrenador del ganado) en Uruguay.

Dicho Grupo, integrado por MGAP, INIA y SUL, recopiló antecedentes en el control de la mosca de la bichera, estimó las pérdidas anuales, directas e indirectas, asociadas a esta plaga, recomendó las posibles estrategias de control y sus costos asociados y evaluó la normativa actual, utilizada para control y erradicación.

Al presentar un resumen del documento, el Ing. Agr. Romeo Volonté mencionó que se realizó una recopilación detallada de los antecedentes a nivel del país e internacional para definir que la estrategia que Uruguay debe aplicar “está relacionada con la propuesta de un Plan estratégico subregional para la erradicación de la mosca de la bichera en América del Sur, elaborado por la Organización Internacional de Energía Atómica (Oiea)”.

El Gerente del SUL comunicó que el Grupo de Trabajo analizó la factibilidad de aplicación de esa propuesta, que plantea como Fase 1 “la campaña de control/erradicación de la mosca de la bichera, mediante la técnica del Insecto Estéril (TIE), utilizando moscas estériles provistas por la planta de la Comisión Panamá Estados Unidos para la erradicación y prevención del gusano barrenador del ganado”. Volonté dijo que el Grupo de Trabajo entiende que “esta propuesta es pasible de recibir algunos ajustes, que en cierta medida permitan reducir algunos costos previstos”.

Los costos. La ejecución del Plan tomado como referencia, según el informante, “contempla una inversión inicial de US$ 4 millones de costo anual, con máximo de US$ 18 millones al quinto año”. Y el costo máximo asociado a mantener una posible barrera limítrofe “de US$ 16 millones por año”.

También el Ing. Volonté habló de las pérdidas anuales atribuibles a la presencia de la mosca de la bichera en el país. “El Plan Estratégico comprende un detalle de los antecedentes de distintas estimaciones realizadas, las que van desde los US$ 24,5 millones por parte de un muestreo realizado por el MGAP en el año 1998, que actualizado al 2019 equivaldría a US$ 38 millones, pasando por estimaciones del Dr. John Wyss en el año 2000 que las estimó en US$ 147 millones y otros trabajos que lo situaron en más de US$ 200 millones por año”.

El grupo del Plan Estratégico incorporó para la actualización de la estimación de las pérdidas una encuesta difundida junto con la Declaración Jurada de Dicose, para estimar con mayor precisión aspectos como el costo atribuible a la mano de obra que requiere la atención a la prevención y el tratamiento de animales afectados por la bichera.

El valor arribado por parte del Grupo de Trabajo fue de US$ 41,3 millones anuales. Coincidiendo con estimaciones anteriores realizadas por el MGAP.

Según el Ing. Volonté, este valor es un piso, “ya que hay aspectos difíciles de cuantifcar, pero fáciles de imaginar si pensamos en el escenario de un Uruguay sin bichera”. Dijo que existen impactos negativos no cuantificados, “como el impacto en la salud humana, el bienestar animal, la fauna silvestre, la pérdida de inocuidad de los productos (ejemplo: carne, lana)”.

Factibilidad. En base a las cifras manejadas, el Gerente del SUL dijo que se realizó un estudio de factibilidad económica de la propuesta realizada por la OIEA, obteniendo estos indicadores:

-Inversión inicial cercana a US$ 4 millones.
-Costos anuales que alcanzan un máximo de US$ 18 millones al 5º año.
-Costo a partir del año 9 de US$ 16 millones.
-Valor Actual Neto Económico (VANE al 7,5%) de US$ 96,5 millones.
-Tasa Interna de Retorno Económico (TIRE) de 32%.
-Relación beneficio/costo de 1,78
-Recuperación de la inversión al 9º año (PRI).

Máxima prioridad. Según Romeo Volonté, el control y eventual erradicación de la mosca de la bichera en el Uruguay “es una posibilidad real”. Consideró que las principales limitantes estarían asociadas al fortalecimiento de las capacidades actuales de la DGSG-MGAP y a la asignación de los recursos necesarios.

Afirmó que se propone una gobernanza para la ejecución del Plan con el involucramiento del sector público y privado y la priorización necesaria.

Además, consideró que la Técnica del Insecto Estéril (TIE) “ofrece antecedentes internacionales y nacionales que avalan la definición como principal estrategia para el plan de control-erradicación de la mosca de la bichera”. Por otra parte, Volonté destacó que “para llevar adelante el Plan contamos con el apoyo de organismos internacionales como el USDA, la Copeg, la OIEA, así como de la voluntad de diversos organismos y entidades de productores regionales”.

Es por ello, que el Gerente del SUL aseguró que “debemos establecer el Plan de Control/Erradicación de la mosca de la bichera como una política sectorial de máxima prioridad”.

Confianza. Más allá del compromiso del presidente electo Luis Lacalle Pou, también se debe mencionar que el posible ministro Ing. Carlos María Uriarte ha hecho mucho hincapié y levantado la bandera del combate a la mosca de la bichera, y va a tener la oportunidad de liderarlo cuando asuma el primero de marzo.

En el mismo sentido también se ha expresado el referente de agro de Lacalle Pou, y posible subsecretario del MGAP, Ing. Ignacio Buffa, así como todos los asesores de los partidos políticos que participaron en la última Inauguración de la zafra ovina realizada en INIA Treinta y Tres.