Publicidad

Momento de acelerar

Solo resta que el gobierno cumpla con los dichos del presidente durante la conferencia la noche que se confirmó que la LUC quedó vigente y que el país apriete el acelerador para mejorar su inserción internacional. El momento es el oportuno

Rafael Tardáguila
Rafael Tardáguila

El país superó el referéndum por la Ley de Urgente Consideración (LUC), tema que monopolizó la atención de los últimos meses y que, por lo tanto, dejó para atrás otros bastante más acuciantes y trascendentes.

En el discurso la misma noche en la que se supo que los 135 artículos impugnados quedaban vigentes, el presidente Lacalle Pou mencionó algunos de esos otros grandes temas. Seguramente el más importante sea el de la reforma de la seguridad social, proyecto que deberá contar con el más amplio respaldo político porque va a involucrar a los gobiernos de las próximos tres o cuatro décadas. Pero el presidente también mencionó como prioridad la inserción internacional. Concretamente, dijo que “la política de este gobierno va a seguir siendo abrirse al mundo” y que el Mercosur “tiene que entender que tenemos que abrirnos sin dejar de participar de un bloque que muchas veces es demasiado proteccionista”.

La vocación de Uruguay es exportadora por una razón muy sencilla, que es que su mercado interno es insignificante. Tiene las condiciones para producir alimentos de calidad que son demandados y apreciados en todo el orbe. Es un deber de las autoridades intentar que los productos que el país vuelca al mercado internacional lleguen de la forma más ventajosa para las partes, con la mayor cantidad de oportunidades comerciales y con las mejores condiciones de acceso posibles.

Además, puede ser un momento más que oportuno para avanzar en este sentido. En épocas de guerra como la que se está dando en Europa del este —otra región clave como proveedora de alimentos y energía— los países proteccionistas están observando que quizás sea momento de hacer más laxas las barreras no arancelarias que impiden el ingreso de determinados productos. Usualmente estas barreras se levantan sin ningún tipo de respaldo científico, como es el caso de la política de la Unión Europea para el ingreso de organismos genéticamente modificados, que se van liberando en un lentísimo cuentagotas. La decisión la toma con el pretexto de proteger la salud alimentaria de su población, pero la razón real es proteger las ineficiencias productivas de sus agricultores mediante la prohibición del ingreso de alimentos que se producen de forma más barata y eficiente en otras partes del mundo.

En el intento de asegurar la provisión de alimentos a su población, muchos países están tomando dos tipos de decisiones. Por un lado, suspendiendo o encareciendo las exportaciones, de manera que una mayor proporción de ese alimento se destine al mercado interno. Lo están haciendo los países involucrados en la guerra, pero otros más también, como algunos del sudeste asiático y, en la región, es lo que hace Argentina.

Por otro lado, tienden a hacer más laxas las restricciones al ingreso de alimentos con el objetivo de mejorar el acceso al mercado internacional y ayudar a disminuir los precios domésticos en momentos de alta inflación global. Fue el caso de España y Portugal que, en los últimos días, quitaron algunas barreras fitosanitarias y se convirtieron en los primeros países de Europa en abrir sus mercados al ingreso de maíz de Argentina, tras la autorización concedida por la Unión Europea (UE) para que cada miembro del bloque flexibilice los requisitos de manera de resolver el abastecimiento de materias primas discontinuado por la invasión de Rusia en Ucrania. Este último país es un exportador trascendente de maíz y de otros granos forrajeros (cebada) y alimentos animales.

Otro ejemplo de estas barreras que se hacen más laxas fue la flexibilización de Japón para el ingreso de carne vacuna estadounidense. Tokio contaba con una cláusula gatillo que se disparaba una vez superado determinado volumen de carne estadounidense, elevando el arancel de 25,8% a 38,5%, que es la tasa básica (la que paga Uruguay). Ese límite quedó ahora de lado.

Los países exportadores como Uruguay deberían aprovechar esta coyuntura para lograr mejoras más permanentes. Comenzó a reflotar la posibilidad de que, finalmente, tras más de dos décadas de idas y vueltas, se retome la negociación del por ahora frustrado acuerdo Mercosur-Unión Europea. La posibilidad siempre contará con el rechazo firme del sector agrícola francés —de tanta influencia política— y del irlandés, pero, quizás ahora, con la atención y la preocupación puesta en otro lado —en la necesidad de asegurar el suministro de alimentos a precios menos altos—, haya una mayor propensión de los europeos a avanzar en este sentido.

Por otro lado, Uruguay y China avanzan en un estudio de prefactibilidad de un Tratado de Libre Comercio y está la posibilidad de hacer lo propio con Turquía. Eventualmente, podría jugarse una ficha a un acuerdo similar con el Reino Unido.

Esta política aperturista no es ni más ni menos que lo que hacen nuestros competidores. Australia y Nueva Zelanda cuentan con acuerdos de libre comercio con todos los principales países a los que venden. Es lo obvio, porque es la forma de elevar el ingreso de divisas en países esencialmente exportadores. Pero en esta región del mundo, mucho más pobre que aquella, hay quienes consideran que el desarrollo pasa por otro lado.

Solo resta que el gobierno cumpla con los dichos del presidente durante la conferencia la noche que se confirmó que la LUC quedó vigente y que el país apriete el acelerador para mejorar su inserción internacional. El momento es el oportuno.

Se agrava la sequía y las consecuencias serán profundas en todas las producciones. El litoral ha tenido más suerte, aunque con lluvias muy desparejas. La falta de agua le mueve el piso a las cadenas productivas y lo sentirá toda la economía.
El principal factor que impactó de forma negativa sobre los precios internacionales de la carne vacuna el año pasado fue la política de cero Covid en China. Eso quedó de lado, por lo que es lógico pensar que haya una evolución positiva del mercado en los próximos meses
Llama la atención que en estas horas se hable por todos lados de una situación que comenzó hace meses. Es como que recién ahora “la seca llegó a Montevideo…”
La economía china promete reactivarse este año, aunque todavía plantea incógnitas. Es un asunto clave para los agronegocios, en especial para el sector cárnico. Mientras, se siguen esperando lluvias más generalizadas. Si no hay más oferta, el efecto de una mayor demanda será acotado
Según José María Rodríguez, “se ven cambios en el patrón meteorológico, porque empieza a llegar más humedad a la región que dejará lluvias de mayor frecuencia y acumulados en febrero y marzo
En el presente artículo comentaremos los incentivos tributarios por inversiones en Uruguay, específicamente para el sector agropecuario y relacionadas con el “agua”, frente a esta situación particular de sequía que atraviesa el país. Los mismos son diferentes, dependiendo si se trata de un contribuyente de IRAE o IMEBA.
El 2023 será un año más exigente para los agronegocios y no solo por la sequía. Uruguay quedó con costos altos en 2022 y no será fácil revertirlo. Pero avanzar más despacio no es retroceder.
A partir de que China recompuso su producción de carne de cerdo tras superar la epidemia de peste porcina africana, los precios de esta proteína bajaron de forma drástica y llamó la atención que no lo hicieran los de la carne vacuna. La Ruta de la Seda, que está permitiendo la llegada de carne importada a zonas alejadas de la costa china, jugó un papel preponderante para sostener el precio del producto que se importa fundamentalmente desde América del Sur.
Las ventas de bienes al exterior marcaron un récord impactante y el desafío es mantener el impulso. No será fácil: el escenario externo está cambiando y los precios bajaron. Por esto, también tienen que bajar los costos, dentro y fuera de los establecimientos.
El segundo semestre de este año fue complicado para la ganadería, aunque terminó dando sorpresas positivas en la agricultura. Si el clima acompaña, estos agronegocios seguirán aportando a la economía.
El escenario económico global y local se muestra más restrictivo en el cierre del año, pero los establecimientos agropecuarios, en general, han acumulado fortalezas para seguir adelante. Ahora tienen que ayudar el clima y la conducción económica.
En los próximos años los cambios en el uso del suelo seguramente mantendrán la tendencia de los anteriores; con la segunda planta de celulosa de UPM, lo lógico sería que se dé un crecimiento adicional de la superficie destinada a la forestación, aunque no debería ser muy significativo

Publicidad

Publicidad