Opinión

Incertidumbre y gestión

No es un año más para el país. No sólo hay cambios por decisión democrática, sino por factores que nadie esperaba y que sacuden el piso. En momentos de temblores es fundamental reaccionar rápido y encontrar las mejores alternativas que permitan mitigar problemas y sus posteriores secuelas.

Martín Olaverry,

Valor Agregado I Rurales El País.

Ante las alteraciones externas, con impacto local, que más adelante voy a profundizar; se suma la gestión y la información se detiene en el Instituto Nacional de Carnes.

Mientras la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep), como asesora de la fiscalía, inició un proceso de investigación con solicitud de información sobre el uso de las tarjetas corporativas de los últimos dos presidentes del INAC y se votó en Junta, de forma unánime, la realización de una auditoría externa económica de las últimas tres administraciones; las gremiales de la industria frigorífica presionan para quitar algunos artículos de la Ley de Urgente Consideración, y el Poder Ejecutivo definirá la semana que entra quién será el nuevo Vicepresidente del Instituto.

En la última semana la Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay (Adifu) y la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF) se reunieron con la Comisión Especial de la Ley de Urgente Consideración para solicitar que se eliminen dos artículos: que INAC tenga potestad para controlar todas las carnicerías del país y que desarrolle tareas de investigación. Consideran que estos incisos desvían la atención original de impulsar una política nacional de carnes y promocionar el producto en los mercados. Además, se planteó, en un futuro, no tan lejano, que se analice una modernización de toda la Ley de INAC, un trabajo que se debería realizar por fuera de la LUC, según consideran los privados.

¿Quién será el Vicepresidente? Hay un nombre en la Mesa que el Poder Ejecutivo se encargará de anunciar en la semana. Al igual que en el resto de las Carteras, las autoridades buscan una mixtura entre los partidos de la coalición, y en esta oportunidad el candidato es afín al Partido Nacional.

A todo esto, no hay que olvidar la auditoría. El actual presidente del INAC, Fernando Mattos, ya dijo que “no se trata de una persecución política”, sino que “es una cuestión de orden y de gestión”. A tal punto que el jueves se lo dijo a los anteriores presidentes: Federico Stanham y Alfredo Fratti, que hoy, junto al ex vicepresidente Fernando Pérez Abella, también están siendo auditados por fiscalía por el uso de las tarjetas corporativas.

Mercados.
Mientras la gestión se ordena, los mercados globales para la carne bovina están envueltos de incertidumbre a causa de la pandemia. Pero con China que, a pesar de sus pequeños vaivenes, está marcando el ritmo de las exportaciones cárnicas de la región. Las cifras lo reflejan: en los primeros cuatro meses del año la “aspiradora asiática” compró más de 3 millones de toneladas de carnes, un 83% más que en 2019, y representó en abril el 77% de los envíos de carne bovina congelada de Uruguay.

Y, más allá que algunos importadores chinos intentan bajar los precios de compra, surgen crecientes oportunidades para cortes de mayor valor comercial por el incipiente conflicto entre el gigante asiático y Australia, que generó la suspensión de cuatro industrias del país oceánico; una alternativa jugosa en momentos de escasa demanda europea.

Como dije, en el viejo continente las compras continúan bajas. A tal punto que Japón, solo con mantener sus niveles de demanda, pasó a ser en marzo el principal comprador del enfriado uruguayo. Sin embargo, los operadores locales, al igual que los productores, confían en la recuperación de la Unión Europea y en seguir trabajando con la Cuota 481, un negocio que hasta hace poco tiempo era todo previsibilidad.

Días atrás se comenzó con la faena programada de bovinos para esa alternativa comercial. El presidente de la Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay (Adifu), aseguró en Radio Carve que la Cuota 481 “es otro de los desafíos que enfrenta la industria”. En ese sentido, el Dr. Marcelo Secco remarcó que “es un negocio importante que se mantenga”.

Tanto es así que la empresa Agronegocios del Plata (ADP) abrió un confinamiento en la zona de Caraguatá, Tacuarembó, para encerrar un máximo de 5.000 vacunos. Alcanzando una capacidad total de 15.000 animales, si se suma el corral que la empresa tiene en Soriano.

Pese a las proyecciones optimistas, la actualidad del mercado de haciendas no encuentra diferencias de precios entre el ganado de campo y corral. El novillo logra una referencia de US$ 3,20 el kilo al gancho, sin gran demanda ni presión de compra. La vaca, con una colocación un importante en China, achicó la brecha con el novillo y cotiza entre US$ 3,05 y US$ 3,10. Mientras la vaquillona emparda al macho por el interés de los abastos.

Al mismo tiempo, los importadores locales mantienen las compras de carne bovina de Brasil, a pesar del Coronavirus, previendo la menor oferta de ganado en los meses de invierno y la mayor competitividad internacional de Brasil por la devaluación de su moneda frente al dólar.

Sin olvidar la reposición, por estos días continúa una importante demanda de terneros, realidad que se volvió a observar en las ventas de Plazarural y en La Revancha del Ternerazo. Y el interés no es solo para el campo, también se activó la compra de animales enteros para cumplir con los nuevos permisos emitidos por el gobierno turco, reflejando que es un negocio que no se frenó.

Israel.
La incertidumbre también salpica a la región, ya que las industrias frigoríficas están a la espera de que los rabinos puedan llegar al Mercosur para iniciar las faenas. Estaba previsto que despegue un avión de Israel con 13 cuadrillas hoy domingo 17 de mayo, pero por motivos que no se conocen el charter saldrá el 31. Ya está definido que llegará a San Pablo y después aterrizará en Asunción. En ambos casos cumpliendo una cuarentena en condiciones especiales.

Argentina se adelantó, y hace varios días comenzó con las faenas en cinco plantas con rabinos locales habilitados que cumplen orden del Rabinato israelí.

En el caso de Uruguay, y más allá de lo sanitario, las empresas están estudiando los precios de ventas, dado que la cotización del novillo dista, en algunos casos, hasta en más de US$ 1 por kilo carcasa con otros exportadores de la región.

El sector da que hablar. Hay mucha incertidumbre y pocas certezas, pero se intenta regular. Queda mucho por definir, mientras se espera que los temblores sean cada vez menos.