Opinión

Europa, entre la ansiada reactivación y exigencias

La atención de los exportadores está fijada en Europa, a la espera de la lenta recuperación del mercado en su retorno a la nueva normalidad, y por la exigencia sanitaria planteada. A su vez, China intenta renegociar contratos a un Uruguay que en el comienzo del año demuestra ser caro frente a sus competidores.

 

Martín Olaverry.

Valor Agregado I Portal Rurales El País. 

Con mercados y consumidores, mundiales cada vez más exigentes en aspectos de inocuidad alimentaria, la Unión Europea propone una actualización de su normativa sanitaria que implicaría una decisión importante para el negocio.

Mientras los exportadores de carne bovina esperan por una incipiente recuperación del mercado europeo, contemplan con cautela la determinación de las autoridades nacionales. Y no es sencillo, porque el estradiol es utilizado en unos 800 mil vientres en la Inseminación Artificial a Tiempo Fijo (IATF). El jueves, en la edición de mayo del Suplemento Rurales El País, el Director de los Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería confirmó que se están estudiando dos posibilidades: “La más drástica es suspender el estradiol o, en su defecto, utilizar la fortaleza de la trazabilidad, en el cual los animales que sean inoculados puedan ser impactado al usar estradiol y que no vayan a ese destino”.

La interrogante está planteada y se discutirá con los profesionales que hacen uso de la herramienta y los proveedores del estradiol para conocer las fortalezas y amenazas, como en cualquier análisis FODA, de la decisión que se pueda tomar. Una vez determinada la alternativa, hay que saber cómo la podrá auditar Europa.
Lo que queda claro es que la industria frigorífica sigue con mucha atención la definición del Ministerio de Ganadería, dado que podría llegar a tener impactos en la disponibilidad de materia prima, en épocas que el stock de las categorías para faena marcó una tendencia a la baja en los últimos años y proyecta recuperarse en el actual.

¿Qué incidencia tienen los vientres a Europa?

La carne de vaca se exporta congelada y la vaquillona, dentro de acuerdo al protocolo Hilton, puede ir a ese destino. Y puede pasar, porque sucede, que una vaquillona fallada se engorde y se destine a Europa. En ese nuevo escenario no estaría yendo.

Dejando de lado las exigencias, el foco está puesto en la reactivación. Europa manifiesta señales de una nueva normalidad, después de una crítica ola de contagios en algunos países que parecía no parar más, pero frenó.

Ahora, con una situación más controlada y la llegada del verano, podría volver a traccionar la demanda de enfriado, aunque la nueva normalidad implica restaurantes y hoteles en un 50% de su capacidad total, consumidores cautos e importadores con inventarios de carne bovina, que en algunos casos, serían destacados.
Actualmente, se está en la última ventana de la Cuota 481 del año agrícola 2019/2020 y la situación “es muy compleja”, según confirmó Eduardo Urgal el viernes en Valor Agregado. El principal de Frigorífico Pando aseguró que los envíos de estos cortes “son un tercio de lo que mandaba Uruguay con la vieja normalidad”, pero la industria está con una posición firme de “honrar los contratos con los proveedores de ganado”.

El periodo de Cuota 481 se refleja con claridad en el comportamiento de la faena y el precio promedio de la tonelada exportada. En la faena del 18 al 23 de mayo se procesaron 45.484 animales, de los cuales 47% del total corresponden a novillos, el 33% a vacas y el 17% a vaquillonas. Mientras el precio promedio de la tonelada se posicionó en US$ 4.259, unos US$ 317 más que el promedio del 2020. Con una cotización de la hacienda que continúa estable, y con leve distancia entre machos y hembras, con US$ 3,20 para el novillo, US$ 3,20 para la vaquillona y US$ 3,10 para la vaca.

¿Qué pasa con China?

El principal mercado para nuestra carne parecería abrir una nueva etapa de renegociación de contratos. Un punto que también genera preocupación en la industria y toda la cadena cárnica nacional. Si bien es un tema que golpea, el miedo de la industria no está ahí, sino en la posición de Uruguay frente a sus competidores. ¿Por qué? Porque en lo que transita del 2020 el país asiático demostró que Uruguay está caro frente a los competidores: en los primeros tres meses del año Brasil, Argentina y Australia aumentaron en grandes porcentajes sus envíos a China, mientras las exportaciones de Uruguay marcaron bajas. Y lo han dicho los industriales: “El problema no es China, el problema está siendo Uruguay”.

Otro punto que remarcaron los frigoríficos fue el interés de importar de la región ganado vivo para faena o reproducción. Es cierto que los protocolos del Mercosur están firmados, para cualquiera de las opciones, pero Uruguay solicitó recomendaciones a los principales mercados de cómo podría afectar a la caracterización de riesgo. Hasta el momento solo respondió Japón, dijo que no había problemas, pero que ese animal no se podría faenar en una planta habilitada al país asiático. Por tanto, y sin olvidar que Uruguay se ha destacado en el mundo por ser un país de baja importación, solo para el mejoramiento genético; parecería difícil que esa operativa se pueda definir en un mediano plazo.

¡Hay vice en INAC!

Hace dos domingos adelantamos que pronto se daría a conocer el nombre del vicepresidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), una persona cercana al Partido Nacional, y así fue: Conrado Ferber Artagaveytia integró el sector de Álvaro Delgado, la lista 404, es asesor de Presidencia en asuntos agropecuarios y fue Director de Exposiciones de la Asociación Rural del Uruguay (ARU). Él será el vicepresidente del INAC.