Publicidad

Eran muchos menos

El dato preliminar del stock da cuenta de 11,537 millones de vacunos al 30 de junio pasado, 351 mil menos que lo proyectado para ese día y 374 mil por debajo del dato del mismo día de 2021. La diferencia es significativa y cambia las expectativas de evolución del sector en el mediano plazo

Rafael Tardáguila
Rafael Tardáguila

Con bastante más atraso que lo habitual, finalmente el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) divulgó los datos preliminares de existencias vacunas y ovinas al 30 de junio pasado, en los que se advierte una significativa caída tanto respecto al dato del año anterior como respecto a la proyección para este año que había hecho el propio MGAP en agosto. El dato no sorprende, dado que la enorme extracción que se dio durante todo el ejercicio 2021/22 permitía suponer una caída del stock vacuno. Lo que había sorprendido, en realidad, era la proyección inicial que, contra todo pronóstico, daba cuenta de una estabilidad en la cantidad de animales. Ese dato era de 11,889 millones de cabezas, solo 20 mil menos que un año antes. El margen de error de esa proyección elaborada por el MGAP era de 2%; sin embargo, el dato informado la semana pasada es 3% inferior, por lo que el error de la proyección supera el margen manejado por el equipo técnico.

El dato preliminar da cuenta de 11,537 millones de vacunos al 30 de junio pasado, 351 mil menos que lo proyectado para ese día y 374 mil por debajo del dato del mismo día de 2021. La diferencia es significativa y cambia las expectativas de evolución del sector en el mediano plazo. Con la proyección de agosto era probable que la parición de 2022 —los terneros a ser contabilizados a mediados del año que viene— fueran una cantidad récord, no muy lejos de los 3,1 millones de cabezas. Esto porque se había proyectado un rodeo de cría de 4,36 millones y, teniendo en cuenta el dato favorable de preñez que había informado INIA Treinta y Tres, se podía estar cerca de esa cantidad de animales. Pero el dato ahora es de 4,22 millones de vacas en el rodeo de cría, 132 mil menos. Por lo tanto, los terneros del DICOSE 2023 seguramente sean cerca de 2,95 millones, unos 100 mil menos.

La diferencia no es menor, dado que impacta de forma negativa en las expectativas de oferta de animales a faena en los años venideros, fundamentalmente en los ejercicios 2024/25 y el siguiente.

Desde un punto de vista histórico, la cantidad de vacas de cría sigue siendo alta. Los 4,2 millones se superaron por primera vez en 2013, pero de todas formas es la menor cantidad desde 2015, un llamado de atención pensando en el futuro potencial de producción de terneros.

En lo referente a la oferta del presente ejercicio y el próximo, las novedades no tienen un impacto tan grande, dado que ya se sabía que la oferta descenderá. En lo referente a la cantidad de novillos, los cambios no son tan significativos. Por más que también son menos que lo que se proyectaba, con una baja adicional de 50 mil cabezas, esta se concentra en animales nuevos, novillitos de 1-2 años. La oferta para el ejercicio en curso va a ser poca y lo será aun más por el menor incentivo por el lado de los precios para acelerar el engorde. Esto último tendrá un impacto mayor que la cantidad de animales.

Por su parte, el stock de ovinos al 30 de junio ascendía a 6,133 millones, casi 100 mil menos que un año atrás. Hubo una baja de casi 100 mil cabezas en las ovejas de cría y de 55 mil en el caso de los capones, lo cual fue parcialmente compensado por un aumento de las categorías nuevas, corderos diente de leche y borregas. Se trata de la menor cantidad de ovinos desde que se recaban estos datos a principios de la década de 1970.

En definitiva, la situación en el caso del rodeo vacuno es distinta a la que daban a entender las proyecciones divulgadas en agosto. Es importante la celeridad en dar a conocer estos datos clave para la ganadería, pero es más importante aún que los números no difieran sustancialmente de la realidad. Para el año próximo la expectativa desde el MGAP es que cerca de 100% de las declaraciones juradas sean presentadas de forma electrónica. Esto permitirá una celeridad en la divulgación de la información y que los números presentados no sean muy distintos a los reales. Será un gran paso adelante para poder analizar la evolución del principal sector de la economía uruguaya con bases ciertas.

Stock vacuno al 30 de junio 2022

Da la sensación de que vendrán tiempos mejores para los dos principales productos del rubro ovino
Se agrava la sequía y las consecuencias serán profundas en todas las producciones. El litoral ha tenido más suerte, aunque con lluvias muy desparejas. La falta de agua le mueve el piso a las cadenas productivas y lo sentirá toda la economía.
El principal factor que impactó de forma negativa sobre los precios internacionales de la carne vacuna el año pasado fue la política de cero Covid en China. Eso quedó de lado, por lo que es lógico pensar que haya una evolución positiva del mercado en los próximos meses
Llama la atención que en estas horas se hable por todos lados de una situación que comenzó hace meses. Es como que recién ahora “la seca llegó a Montevideo…”
La economía china promete reactivarse este año, aunque todavía plantea incógnitas. Es un asunto clave para los agronegocios, en especial para el sector cárnico. Mientras, se siguen esperando lluvias más generalizadas. Si no hay más oferta, el efecto de una mayor demanda será acotado
Según José María Rodríguez, “se ven cambios en el patrón meteorológico, porque empieza a llegar más humedad a la región que dejará lluvias de mayor frecuencia y acumulados en febrero y marzo
En el presente artículo comentaremos los incentivos tributarios por inversiones en Uruguay, específicamente para el sector agropecuario y relacionadas con el “agua”, frente a esta situación particular de sequía que atraviesa el país. Los mismos son diferentes, dependiendo si se trata de un contribuyente de IRAE o IMEBA.
El 2023 será un año más exigente para los agronegocios y no solo por la sequía. Uruguay quedó con costos altos en 2022 y no será fácil revertirlo. Pero avanzar más despacio no es retroceder.
A partir de que China recompuso su producción de carne de cerdo tras superar la epidemia de peste porcina africana, los precios de esta proteína bajaron de forma drástica y llamó la atención que no lo hicieran los de la carne vacuna. La Ruta de la Seda, que está permitiendo la llegada de carne importada a zonas alejadas de la costa china, jugó un papel preponderante para sostener el precio del producto que se importa fundamentalmente desde América del Sur.
Las ventas de bienes al exterior marcaron un récord impactante y el desafío es mantener el impulso. No será fácil: el escenario externo está cambiando y los precios bajaron. Por esto, también tienen que bajar los costos, dentro y fuera de los establecimientos.
El segundo semestre de este año fue complicado para la ganadería, aunque terminó dando sorpresas positivas en la agricultura. Si el clima acompaña, estos agronegocios seguirán aportando a la economía.
El escenario económico global y local se muestra más restrictivo en el cierre del año, pero los establecimientos agropecuarios, en general, han acumulado fortalezas para seguir adelante. Ahora tienen que ayudar el clima y la conducción económica.

Publicidad

Publicidad