Lechería

Consumidores de lácteos pueden favorecerse con acuerdo con la UE

Lácteas europeas tienen interés en entrar en Brasil.

Quesos. Europeos ya llegan con sus quesos pero a precios altos.

Pablo Antúnez

Los consumidores del Mercosur podrían salir favorecidos tras el acuerdo comercial entre la región y la Unión Europea. El sector lácteo nunca estuvo incluido en el tratado pero entró a último momento, creándose una cuota de quesos de 30.000 toneladas con un tratamiento arancelario preferencial para ese contingente.

“La Unión Europea tiene interés en entrar con sus quesos en Brasil, que es un fuerte importador del producto y el problema no estaría en el mercado interno uruguayo. Si vienen quesos dentro de esa cuota de 30.000 toneladas con tratamiento preferencial a precios más bajos, habrá una buena parte de la población que tendrá tendencia a probar esos quesos que antes no consumía porque tenían precios más altos”, explicó a El País Mercedes Baraibar Viñoles, economista del Instituto Nacional de la Leche (Inale) con perfil de comercio internacional.

Uruguay y Argentina, tienen un neto perfil exportador de lácteos y especialmente de quesos. Hasta ahora, la Unión Europea entraba en los países del Mercosur sólo con productos de altísimo valor agregado y pagaba el arancel externo común. Hay algunos quesos que tributan 28%, pero la mayoría tributan 16%.

“En esos productos, los países que somos exportadores netos de lácteos dentro de la región prácticamente no competíamos. Eran productos más diferenciados”, explicó Baraibar.

Para la economista, lo que había antes del acuerdo comercial entre ambos bloques “era mejor que lo tenemos ahora”. La región, previo al acuerdo, estaba blindada por el Arancel Externo Común (AEC) y ahora hay un acceso que es espejo”.

Teniendo en cuenta que Argentina y Uruguay, que son los exportadores natos de lácteos dentro de la región producen a partir de una lechería que no tiene subsidios como la de los países europeos, ahora se competirá “dentro de la región con un jugador que puede llegar con productos que pueden ser diferenciados o más del tipo de los que vendemos”. La Unión Europea mantiene a sus productores en los predios con subsidios y muchos de ellos están encubiertos.

“En el fondo, no habría una opción de libre competencia, porque podrían venir quesos también del tipo que nosotros producimos”, advirtió la integrante del Área Económica del Inale. Para la lechería uruguaya Brasil es un mercado importante, principalmente para quesos y leche en polvo.

“El mayor riesgo sería perder parte del comercio con Brasil, que es uno de los principales mercados. Pero también hay que pensar que desde 2014 para atrás, Venezuela era el principal mercado y Brasil era importante pero venía en segundo lugar. Venezuela era el 60% de las exportaciones de quesos y nadie sabía que iba a desaparecer. Es un sector muy dinámico”, explicó Baraibar.

Lo que debe quedar claro es que dentro de esa cuota de 30.000 toneladas de quesos habrá liberalización de comercio, fuera de cupo se seguirá pagando arancel. El crecimiento de la cuota será gradual y abarcará 10 años para que se llegue a completar.

Tras la firma del acuerdo, se está haciendo una revisión técnica de los aranceles para que se refleje fielmente lo que acordaron los ministros de ambos bloques. Las industrias lácteas del Mercosur tienen tiempo para rediseñar sus estrategias e incluso para desarrollar productos innovadores para el mercado europeo o con mayor valor agregado que permitan una mejor inserción y poder aprovechar así la rebaja arancelaria planteada en el acuerdo.

Credibilidad.

Pero más allá de las desventajas, el acuerdo comercial entre ambos bloques también abre oportunidades y lo que es más beneficioso, el Mercosur comienza a ser creíble, lo que será una atracción para que otros países, especialmente los asiáticos, se acerquen a negociar acuerdos comerciales.

“El Mercosur tenía la reputación de ser un bloque muy cerrado y los demás países no se acercaban a negociar. Este acuerdo le da al Mercosur una credibilidad internacional que es importante porque se pueden acercar algunos países a acercarse a negociar”, remarcó la economista de Inale.

También reconoció que no se sabe si en esos acuerdos con otros países “no seremos complementarios”.