Gremiales

El IPCVA analiza la opinión de los argentinos en torno al bienestar animal

Según estudio del Instituto de promoción de la Carne Vacuna Argentina, el 62% de las personas asocian a la producción ganadera como una actividad sustentable

EUROCARNE | Un 63 % de la población argentina tiene una imagen buena o excelente del campo. La mayoría de los argentinos, asimismo, consideran que la ganadería es una actividad sustentable. Así lo demuestra un estudio realizado por el Instituto de promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), a través de un panel online con encuestas a la población de 18 años o más con acceso a internet. El relevamiento se realizó en agosto sobre total de 1.100 casos con una muestra representativa según cuotas de sexo, edad, zona geográfica y nivel socioeconómico de la población argentina.

El propósito del estudio fue evaluar la imagen que tiene la sociedad del campo, particularmente en relación a la actividad desplegada por la cadena de ganados y carne vacuna. La imagen positiva del campo durante lo que va de la pandemia tiene que ver seguramente con el hecho que se ha podido garantizar el funcionamiento de las distintas cadenas agroalimentarias y la sociedad no ha sufrido desabastecimiento de ninguna clase de productos.

Los resultados del panel online del IPCVA demuestran que los argentinos asocian en general a la producción ganadera como una actividad sustentable. En este sentido, 62 % de las respuestas vinculan a la producción ganadera con una actividad sustentable, solo un 14 % piensa que no es sustentable y un 24 % de las personas encuestadas no tiene conocimiento del tema o no se sienten en condiciones de dar su opinión.

Quienes tienen una mejor imagen del campo, suelen estar relacionadas con aquellas personas que no tienen sentimiento de culpa. Cuando se le pide a la gente que diga espontáneamente con qué asocia el concepto de bienestar animal, existe un 34 % de las respuestas de la población que no conocen lo que es el bienestar animal o no puede explicar el concepto. Sin embargo, aquellas personas que no sienten culpa por la faena para la producción de carne suelen asociar más este concepto a una buena alimentación y salud de los animales durante la cría, cuando se comparan con aquellos que sienten culpa por la faena.

Más allá de analizar la percepciones de la gente frente a estos temas, el estudio analiza también el comportamiento que presentan los argentinos con distintas conductas alimentarias en las conversaciones de las redes sociales. En este sentido, si bien la cadena de carnes tiene en estos momentos una buena imagen y la “cultura carnívora de los argentos” no está en riesgo por posibles cuestionamientos ambientales, éticos o morales ligados a la faena de animales para la producción de carne, también es cierto que aquellos que adhieren a las conductas alimentarias que abandonan o disminuyen el consumo de carne poseen hoy en día una mayor militancia y activismo en las redes sociales.

Mientras por un lado, la amplia mayoría carnívora, que en general no siente culpa, suele expresar muy poco los aspectos positivos de sus experiencias consumiendo carne vacuna. Por el contrario, aquellos que sienten culpa, suelen expresar mucho más sus quejas o reclamos en las redes sociales y además, cuando tiene buenas experiencias al comer alimentos de origen vegetal las dan a conocer ampliamente en los entornos digitales.

En consecuencia, el balance de lo que se ve o se escucha en las redes pareciera encaminarse, de continuar con estas tendencias de comportamientos, a un mayor cuestionamiento de la carne de aquellos que hoy están en contra de su consumo y una escasa defensa de la misma por parte de aquellos que están a favor de seguir disfrutando de la misma.