Ganadería

Sigue incertidumbre sobre próximas faenas de ganado

Gobierno trabaja para garantizar salud y que actividad siga.

Frigorífico Carrasco. Foto archivo El País.

Con un nuevo ámbito de acercamiento entre las partes que no dio resultados, impulsado el viernes pasado por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, sigue la incertidumbre sobre la faena de los próximos días.

El plenario de la Federación de Obreros la Industria de la Carne y Afines (Foica) Cerro -el gremio también está integrado por Foica Ciudad Vieja- votó un cese de actividades del 1° al 8 de abril. Hoy todo está librado a que cada planta arregle con su gremio la posibilidad de seguir trabajando.

La Foica Cerro plantea una pausa sanitaria que gobierno, industria frigorífica y productores y carniceros, consideran que no corresponde, porque la industria cárnica tiene medidas de higiene y desinfección de máxima seguridad.

“Los alimentos siguen siendo una de las bases fundamentales para enfrentar y mitigar las crisis sanitarias. En estos momentos somos todos un equipo y la solidaridad se demuestra en la cancha, sin pausa, con mucha responsabilidad pensando en toda la comunidad, porque de esta situación salimos juntos, dejando de lado estrategias desgraciadas que sólo analizan con mucha estrechez la situación del país”, dijo la Federación Rural a través de un comunicado. Sabiendo que “muchos operarios no están de acuerdo con el paro planificado, exigimos que el gobierno proteja a todos los trabajadores -en el sano juego democrático- tanto a los que quieren seguir trabajando como a los que quieren parar”, agregó.

Visión. Antes del coronavirus el mercado chino estaba complicado. Se renegoció precio de varios contenedores, algunos importadores salieron del mercado y la deuda que mantienen con las empresas uruguayas, en parte, aún hoy, sigue sin resolverse. Ahora se sumó la paralización de la Unión Europea, donde la pandemia redujo el consumo. Nuevamente la industria renegocia y refinancia embarques.

“Realizamos reuniones convocadas por el MGAP, pero también participó Trabajo y Seguridad Social y Salud Pública, frigoríficos y gremio. Frente al desconocimiento que hay sobre el coronavirus, siempre se buscó garantizar la salud de los trabajadores”, explicó a El país el presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Fernando Mattos.

“Buscamos que la actividad no pare y se mitiga el riesgo sanitario de los operarios, considerando que es esencial el abastecimiento de carne, porque una de las vías para mantener una buena inmunidad es una buena nutrición”, agregó Mattos. Desde su punto de vista, parar la faena “es dañino” y advirtió que “hay industrias muy delicadas que pueden no retomar las actividades frente a los perjuicios que una medida como el paro puede causar y además, no hay ninguna garantía de que la situación epidemiológica esté mejor al retomar las actividades”.

Mattos recordó que “la autoridad sanitaria es el Ministerio de Salud Pública” y consideró que “será la situación epidemiológica la que determine el cese de actividades. Entiendo que no corresponde que un temor paralice actividades de por sí, cuando se están tomando todas las medidas de mitigación de riesgo”, dijo.

Por su parte, Gabriel Capurro, presidente de la Asociación Rural del Uruguay, aseguró: “el paro afecta a la cadena alimenticia más importante, con un producto esencial para la población y para la exportación. Al productor lo agarra en un momento de cosechas e inversiones” y con “necesidades financieras, que en la medida que no se puedan cubrir por la faena van a paralizar muchas actividades”. La Unión de Vendedores de Carne manifestó “su total rechazo al paro” y pidió al gremio “agotar otras medidas de diálogo”.