Publicidad

“Se ha transmitido la excelente genética a los ciclos ganaderos”

Francisco Albisu, productor agrícola y ganadero de Flores, se define a sí mismo como un “agricultor de alma sostenido durante 30 años por la ganadería”, y visualiza una buena zafra de toros para las cabañas y para los productores

Francisco Albisu.jpg
Francisco Albisu, productor agrícola y ganadero de Flores.

Francisco Albisu, productor agrícola y ganadero de Flores, se define a sí mismo como un “agricultor de alma sostenido durante 30 años por la ganadería”, y visualiza una buena zafra de toros para las cabañas y para los productores. Respecto de la campaña de verano, Albisu dice que los productores están agarrando experiencia con la siembra tardía de maíz y asegura que hay mucho espacio para mejorar en la gestión de residuos en la agricultura. El productor consideró que los cultivos de invierno vienen muy bien, sobre todo la colza, y expresó que los números del corral han mejorado, impulsados por el valor de la tonelada de carne exportada.

-¿Cómo observa el negocio agrícola ganadero en el país?

-Lo veo muy bien. El negocio ganadero está muy pujante y el negocio agrícola con sus bemoles. Nosotros estamos ubicados en una zona de agricultura marginal, es decir, cultivamos campos que no son tan agrícolas y eso nos lleva a que las puntas negativas de rendimiento nos peguen más fuerte que en zonas mejores. Por ejemplo, en campos donde el techo está en 3.000 kilos de soja, cuando no llegamos y caemos, se siente.

-¿Cómo vienen evolucionando los cultivos de invierno y cómo impactaron las últimas lluvias?

-Los cultivos de invierno vienen evolucionando bien. Los forrajeros para la ganadería, si bien no dieron el mejor resultado, están muy bien. El trigo y la cebada están sintiendo un poco la incidencia de hongos por exceso de humedad, pero a la colza le vinieron bien estas lluvias. Venimos muy bien, pero tenemos que llegar a la cosecha.

-¿Qué consideraciones le merece el crecimiento de la colza?

-A la colza la empezamos a usar como una cobertura, atrás de una soja tal vez. Luego se fue destapando ese misterio de la perfección de la siembra con 4 kilos de semilla por hectárea, y hoy hay variables de siembra al vuelo con altina en cobertura de 14 o 15 kilos que luego se van acomodando. Algunos cultivos fallan, pero el aprendizaje viene siendo muy interesante.

-¿Es un cultivo con un techo de rendimiento que puede crecer?

-Creo que sí y los técnicos están abocados a corregirle detalles. Como puente verde lo tirábamos, pero una vez instalado tiene requerimientos nutricionales interesantes, hay que prestarle atención a los hongos y demás. Hay que estar atrás del cultivo. No tengo del todo claro aún el tema de la cosecha. Al principio era inestable con muchas pérdidas y los productores encararon el hilerado, pero hoy se está usando mucho la cosecha directa.

-Con estos valores, ¿se puede pensar en los cultivos de invierno como cabecera de rotación por sobre los de verano?

-Creo que estamos bien en ambos. Tal vez los cultivos de verano, como vienen por delante y estamos viendo el incremento de costos, pueden manejar márgenes menores. Yo tenía la vieja teoría de pensar en un 50% de rentabilidad al instalar el cultivo, porque a veces las caídas son grandes y te pueden dejar en negativo. Sobre todo para nosotros que hacemos secano en un área marginal. En cultivos bajo riego tal vez se puede pensar un margen menor, con un 20% de expectativa. Hoy para el valor final del cultivo, sea soja o maíz, tendríamos que pensar en un 50% de rentabilidad.

-¿Los cultivos de invierno han quitado espacio a los puentes verdes?

-Sí, pero se transforman en un mejor puente verde si se quiere, porque con el bajo precio de la soja en zafras anteriores estábamos tratando de sacar kilos de carne en esos mismos puentes verdes. Eso no es lo óptimo, porque al final teníamos un castigo de pisoteo que se notaba en el siguiente cultivo.

-¿Con qué expectativas ve la siembra de verano?

-Veo un panorama bueno, a pesar de la Niña que pueda venir o no. Se está reduciendo en gran medida la siembra de maíz de primera. Aquello que sembrábamos a fines de agosto o principios de setiembre lo estamos corriendo 3 o 4 semanas, a los efectos de tener mejores emergencias por frío en el suelo. De todas formas, la mayoría está agarrando experiencia en maíz con siembra tardía, más allá de ser de primera o de segunda. Los cultivares de este tipo están andando muy bien en esta zona.

-¿Se busca también correr el período crítico de la época con menos lluvias?

-Claro. Disminuís el potencial del maíz pero tratas de zafar de la floración en enero o febrero que es mortal. En enero es casi garantido que algún tipo de estrés hídrico vas a tener. De todas maneras algo plantamos de primera, para estirar la ventana de siembra.

-Con estos precios, ¿podemos esperar alguna especie de expansión agrícola o la venida de capitales argentinos de nuevo?

-Me parece que ni cerca de lo que pasó allá por 2006. De todos modos, algunos andan con intención de venir, a pesar de que los márgenes si tenés que arrendar la tierra y contratar servicios e insumos se ajustan mucho. En Flores no hay un área para plantar como para jugar con esto. La renta de equipos y suelos, sumado a los insumos elevados, aún con una soja en buenos valores, ajusta más los números.

-¿Cómo evalúa los costos de producción? Mucho se dice que suben con los granos, pero cuando estos bajan los costos quedan arriba un tiempo…

-Así como el impacto de la suba de commodities nos agarró sembrados a precios económicos, después te pasa al revés. Si no vendiste producciones a buenos valores en el mercado futuro para la próxima zafra y se cae el precio te agarra “con las medias bajas”.

-¿Cómo observa al día de hoy los números del corral?

-Por suerte aquella expectativa incómoda de tener granos caros se viene poniendo un poco mejor en cuanto a que el kilo de carne o la tonelada exportada ha tenido un incremento sostenido en su precio. Esto hace que el número final del corral no sea malo, y en casos de ciclo completo como el nuestro valoriza el producto.

-La generación de un protocolo de exportación para el sorgo, ¿puede dar otra dinámica al cultivo?

-No lo tengo claro. El sorgo se consume casi todo en Uruguay. Hoy comen sorgo hasta los ganados de cría en algunos lugares, para sobrellevar las cargas que manejamos. Estamos manteniendo un stock ganadero elevado y estamos mejorando en la cría, aún compitiendo con la agricultura y la forestación que vienen creciendo. Hay que sostener los inviernos.

-Hoy las rotaciones agrícola ganaderas están fuera de discusión, ¿verdad?

-En nuestra zona, donde “agricolizamos” suelos que no son tan aptos, no hay lugar a dudas que tenemos que tener una rotación por conservación de suelos, por menor impacto y hasta incluso por cuestiones de erosión.

-Como productor y usuario de toros, ¿cómo visualiza la zafra entrante?

-Va a funcionar bien para las cabañas y los productores. En general se esfuerzan mucho y no siempre se da que la suba del precio del ternero y el ganado gordo se transmiten al toro de forma inmediata. Ya llevamos varias zafras buenas y esperamos que esta así lo sea.

-¿Cómo está la actualidad genética del país?

-En general estamos muy bien, no solo en las cabañas sino en el campo también. Aquello de ver ganados negros o cruza de mala calidad casi no pasa. No vemos malos ganados en general y se ha transmitido la excelente genética a los ciclos biológicos ganaderos en el país. Tenemos muy bien desparramada la genética.

-En su establecimiento, y considerando estos precios de los granos y la carne, ¿cómo decide qué área hace de cada producción?

-Es dificilísimo. Soy agricultor de alma sostenido durante 30 años por la ganadería. Hubo 6 años que la agricultura me dio satisfacciones. No se puede crecer en cultivos en detrimento de la ganadería y su funcionamiento. Hay que tratar de estabilizar y no hacer crecimientos desmedidos.

-¿Cuál es el principal desafío del sector hacia el futuro?

-En el manejo de residuos podemos mejorar a nivel agrícola, y ganadero también. En los corrales tenemos muchas disposiciones por decreto en este tema. Hay una gestión de residuos en los encierros registrados, pero en la agricultura se usan productos químicos con menor gestión. Descartamos chatarra, cadenas, correas, neumáticos y no tenemos una gestión de residuos clara. Si hablamos de cuidado ambiental a nivel país, creo que debemos tomar conciencia más en este aspecto.

Según datos del INAC, se industrializaron 53.918 vacunos
Si bien Uruguay importa unas 400 mil toneladas de maíz quebrado, la restricción será para el grano entero
Novillo aumentó 11 centavos, a US$ 4,68 por kilo carcasa
El criador manifestó que “se va a reducir la edad de faena y vamos a matar cada vez animales más chicos y necesitaremos más terneros”
El director de Indarte & Cía sostuvo que el momento ganadero “no es un globo”
Todas las categorías de ganado aumentaron su valor: el novillo cotiza US$ 4,57 por kilo en cuarta balanza; la vaca US$ 4,28; y la vaquillona US$ 4,39.
Si bien es común que se piense que las carnes uruguayas se exportan como mera materia prima, en realidad se trata de un producto premium con valor agregado, trazabilidad y ciencia detrás
El novillo cotiza US$ 4,45 a US$ 4,50; la vaca de US$ 3,30 a US$ 4,35
El único de los cuatro países con precios en baja es Brasil
Precios de todas las categorías cotizaron al alza, según ACG
La garrapata en bovinos genera pérdidas anuales en el entorno de US$ 45 millones
El negocio de la cría vive un momento histórico y sigue apostando a crecer en una zafra que pinta más que bien

Publicidad