Ganadería

Toda la carne con hueso subió $ 5 y asados $ 10 por kilo

“El consumo no aguanta”, alertan los carniceros.

Cortes vacunos en carnicería. Foto AFP.

Pablo Antúnez

Volvió a subir la carne. Los cortes con hueso destinados al mercado interno, llegan al carnicero a $ 5 más por kilo (la media res), a lo que se suma que algunos frigoríficos ajustaron $ 10 por kilo los asados. El nuevo ajuste acompaña la suba del dólar, la falta de ganado gordo y el incremento del precio de la hacienda.

Es un año muy particular, donde además de una caída en la oferta del ganado preparado para faena, se sumó una demanda inusual de China, que busca sustituir parte de la carne de cerdo que perdió con el surgimiento de la peste porcina africana y paga precios récord.

El problema es que con las nuevas habilitaciones de frigoríficos brasileños para China y la suba de precios, el panorama de importación se complica.

Los frigoríficos habilitados —algunos de los cuales ya abastecen a Uruguay— rápidamente no querrán vender carne al país y priorizarán China. Si la tonelada de cortes delanteros que venden a Uruguay vale US$ 3.500, los importadores chinos están pagando esa misma mercadería a US$ 6.800 la tonelada. Lo mismo pasa con otros cortes como el pesceto, que a los importadores uruguayos les llega a US$ 4.000 la tonelada y los chinos los están comprando a US$ 7.800 y US$ 8.000 la tonelada.

Insólito. Heber Falero, directivo de la Unión de Vendedores de Carne (UVC) afirmó a El País que se está llegando a un punto en el que “el consumo no aguanta” y dijo que “es hora que el gobierno tome alguna medida para que la gente a fin de año pueda tener asado a mejor precio”.

Como “insólito”, destacó que “el asado quedó más caro que la media res”, porque este corte es rehén del mercado interno.

Falero estimó que un asado a fin de año costará “arriba de $ 340 por kilo”. También consideró que “es un disparate” que salga más cara la carne con hueso que las pulpas desosadas que llegan de Brasil.

“El asado tiene 50% de desperdicio y está saliendo más caro que las pulpas sin hueso” , dijo Falero y agregó que “el precio de los tres productos que consume la gente a fin de año (cordero, lechón y asado), estará entre 30% y 40% más caro respecto a 2018”.

Además, prevén otro aumento del pollo, que ya lleva 70% de incremento.