Ganadería

Hereford volvió a mostrar adaptabilidad al medio

La gira de otoño de los criadores fue en Lavalleja, por estancias “Las Espuelitas”, “Sarandí” y “Valle del Laurel”.

Foto: Soc. Criadores de Hereford

Pablo D. Mestre.

Quedamos conformes porque vimos gente que vive en el campo y del campo y además que tienen a la raza Hereford como bastión fundamental para los objetivos de sus empresas”, sostuvo el Cr. Javier Aznárez Elorza, tras la gira de criadores.
El presidente de los criadores de Hereford se mostró conforme pues “vimos cómo la raza tiene la versatilidad, el poder de adaptación a los distintos ambientes productivos del país”. En ese sentido destacó que las tres empresas que visitadas “tienen índices reproductivos arriba del 82%, parejo en los años, más allá del evento puntual de sequía de este año”. Para el Cr. Aznárez “quedó demostrada una vez más la adaptación de la raza al ambiente y que puede cumplir con la demanda de la industria, pues los tres predios mostraron que están vendiendo animales con los pesos de carcasa que se demandan”.

Además, ponderó el poder de convocatoria. “Más de 100 personas estuvieron, gente distinta en cada establecimiento mostrando la convocatoria de la Hereford”.

Las Espuelitas.

Juan José Arrospide Otegui trabaja desde el año 1973 en campos que pertenecen a la familia desde hace más de 110 años. La explotación se realiza con rodeos comerciales de vacunos Polled Hereford y con lanares de raza Ideal. Es un predio principalmente criador, con invernada de vacas y parte de los machos; con producción de toros y carneros de planteles de autoconsumo donde continuamente se introduce genética con animales que tengan las características productivas que se persiguen en el establecimiento.

En los vacunos, se trabaja sobre un rodeo Puro por Cruza, donde se buscan animales con buena conformación, moderados, buenas carcasas y mucha carne en los traseros. Apuntando a animales rústicos, que desarrollen al máximo su potencial productivo sobre campo natural, donde conviven con los lanares.

El Cr. Aznárez Elorza destacó que es una empresa donde los principales “trabajan y viven en el campo y del campo”. Destacó un trabajo muy ordenado, gran mayoría de campo natural con buena producción. “Un ganado Hereford muy trabajado, todo puro de origen, con criterios claros de buscar un ganado funcional que produzca en esos ambientes”. Manejan un rodeo netamente comercial, todo puro de origen, con un plantel propio para producir toros para su rodeo.

En suelos Índice Coneat 60, con alto porcentaje de campo natural, se trata de un campo criador, que está en proceso de transformarse a ciclo completo con parte de los terneros machos, invernando una punta de novillos.

Estancia Sarandí.

Santa Elena de Guarapirú, es una empresa familiar ganadera de ciclo completo, integrada por Roberto Mailhos y su familia.

Se inverna toda la producción propia más una parte de terneros comprados. La recría se realiza a campo, y se terminan los novillos con un peso en planta de más de 500 kg entre 2,5 y 3,5 años. El plantel Hereford es para la producción de toros mayoritariamente de uso propio. Siempre se crió ganado Hereford, originariamente astado y en la década de los 70s, junto con la introducción de semen americano, se volcaron al mocho.

El Cr. Aznárez Elorza lo definió como un ganado de mucha historia, “muy seleccionado con muchos años de trabajo, con un criterio muy claro de los objetivos que buscan, buscan en su plantel para su rodeo comercial animales funcionales, con buenas aptitudes maternas, con bajo peso al nacer, pigmento y carniceros, puesto que vende los novillos con 2,5 años con 520 kilos”. La búsqueda es hacia un ganado que se reproduzca en un campo natural, pero con pesos de carcasa adecuados a las demandas de la industria.

Desde hace 20 años, sobre la base de ese buen Hereford propio, comenzaron un plantel de Braford que provee de toros a otro establecimiento y eventualmente también se venden.

“Esto muestra que Hereford para Uruguay es un pilar fundamental en todo sistema de cruzamiento. El año pasado lo vimos en cruzamiento con Angus y este año con Braford”, dijo el presidente de la Sociedad Criadores.

Valle del Laurel.

El establecimiento de la familia Gastambide – Norbis, enclavado en una de las zonas más pintorescas del país, en las Sierras de Polanco, desde el año 1999 produce ganado Polled Hereford. El predio consta de 1646 ha. (727 propias y 919 arrendadas), dividido en 21 potreros, contemplando la existencia de aguadas permanentes, sombra y abrigo.

La Empresa, desde el inicio, se dedica como sistema productivo principal, al ciclo completo de vacunos, abierto a compras de novillos y vacas para invernar.

“Es un profesional de fuera del sector que hace bastantes años tiene a la producción agropecuaria como forma de vida, muy encarada como empresa y que ha invertido fuerte, bajo la asesoría de Leonel Aguirre, en su programa genético, un programa importante de trasplante de embriones y que ha debutado el año pasado en las pistas de Durazno y del Prado con éxito”, afirmó Aznárez.

Convencido que Hereford es la mejor raza para el Uruguay, el Dr. Carmelo Gastambide ha trabajado muy de cerca con el inspector de la Sociedad Criadores para su programa genético y ha invertido mucho.

Tras la gira, la Sociedad Criadores de Hereford programa para el mes de agosto una jornada temática que se definirá esta semana. “Será para abordar un tema y analizarlo a fondo, así como el año pasado fue el cruzamiento y la producción en forestación”, aseguró el Cr. Javier Aznárez Elorza.

Galería de fotos de la Sociedad Criadores de Hereford.

Rurales EL PAIS