Ganadería

Hay tecnologías para preñar pese al clima

Será un año difícil y costará volver a preñar las vacas ya paridas. El rodeo viene de meses complicados, pero el ciclo productivo no para.

El rodeo de cría se debe manejar todo el año y no sólo acondicionarlo pocos meses antes de que comiencen los entores. Las vacas deben separarse en base a su condición corporal, mejorar el estado de las que están más afectadas aportándoles mejor nutrición y prepararlas.

Pablo Antúnez

La ganadería de cría crece y se profesionaliza, con la meta puesta en producir más terneros.

Lo que históricamente fue el eslabón más débil de la cadena, por tratarse de productores familiares, que desarrollan su actividad -mayoritariamente- sobre campo natural, se fue fortaleciendo y en los últimos años, más allá de las preñeces “caras” que está debiendo enfrentar, muestra que se puede producir cerca de 3 millones de terneros.

Desde el ternero parte el producto clave de Uruguay: la carne de alta calidad, producida básicamente a pasto, que el mundo conoce y pide. De ahí en más, como sostiene el subsecretario de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ignacio Buffa, a futuro, Uruguay tendrá que “demostrar, en base a ciencia que produce lo que el mundo quiere. Agregar valor estará dado por mostrarle al mundo, usando la ciencia, que producimos sustentablemente y lo que el mundo quiere”…

Volviendo a la cría, será un año difícil, en muchas zonas, para volver a preñar las vacas y la seca moja la oreja a los ganaderos. Lo más importante es que hay suficiente tecnología validada en condiciones locales, para volver a preñar el rodeo.

El problema hoy es que el ganado viene perdiendo condición corporal, porque arrastra la seca de primavera del año pasado y un déficit hídrico que se pronuncia cada vez más. La comida es todo y nadie puede pensar en preñar haciendo a la vaca pasar hambre.

Encarecimiento. Los veterinarios dedicados a la cría sostienen que será otro año más con preñeces “caras”. ¿Por qué? Porque se precisará aplicar mucha tecnología para volver a preñar los rodeos de vacas paridas”.

“Para nosotros, el país está como overo (de dos colores). En la zona centro, hay manchones donde llovió y hay otras zonas contiguas donde los ganados están feos, porque no ligaron agua, no llegan a estar tan feos a los niveles del este u otras zonas más compleja”, explicó el veterinario. En el norte, los ganados están con mejor condición corporal y “ya hubo celo en algunos ganados de parición temprana, como es costumbre en la zona de basalto. La mayoría de los ganados están en una zona riesgosa de no tener un resultado acorde a ese mundo de terneros que tenemos y hay que volver a preñar las vacas”, decía a El País el Dr. Santiago Bordaberry, que es uno de los profesionales que todos los años aporta sus datos al Taller de Diagnóstico de Gestación que organiza INIA Treinta y Tres.

Tecnologías. Si bien el productor tiene claro las tecnologías para preñar, siempre es bueno recordarlas. Ese es el cometido de esta nota, buscando contribuir al conocimiento, utilizando datos del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) e Instituto Plan Agropecuario (IPA).

Destete Precoz: consiste en separar abrupta y definitivamente al ternero de la madre anticipadamente con respecto a la edad tradicional de destete. Se acepta como norma que el mismo debe hacerse cuando el ternero tiene dos meses de edad y pesa no menos de 70 Kg. de peso.

Es importante tener en cuenta que “el ternero debe ser atendido de manera de satisfacer sus requerimientos en ausencia de la leche materna. Ello permite que la vaca destine la energía de la producción de leche a otras funciones, como la actividad sexual.

El mayor efecto del destete precoz sobre la actividad sexual de las vacas se logra cuando el destete se realiza al inicio del entore, de manera que las vacas están la mayor cantidad de tiempo posible sin ser amamantadas y aumentan las posibilidades de levantar el anestro (falta de celo).

En la medida que las vacas pasan más días sin ternero al pie, el porcentaje de preñez es mayor. Esto a veces no es posible de lograr, porque deben atenderse al mismo tiempo, las condiciones de destete del ternero. Cuando el mismo logra 60 días de edad o 70 Kg. de peso a mitad de entore, entonces se reducen las posibilidades de preñar la vaca.

¿Por qué funciona? Porque al suprimir el efecto del amamantamiento, inmediatamente ocurre una concentración de nutrientes y energía que puede ser destinado a otras funciones para las que no alcanzaba lo que sobraba después de producir leche. Así, la actividad sexual que es de baja prioridad en la partición de nutrientes, encuentra la cantidad de energía necesaria para iniciar ciclos estrales normales (la vaca entra en celo cada 21 días).

Destete temporario: es una técnica de control de amamantamiento que consiste en interrumpir temporalmente la lactación del ternero.

En Uruguay, la forma más común de realizarlo es mediante la colocación de una tablilla nasal, la cual impide que el ternero amamante, mientras permanece al pie de la madre. Sobre qué vaca aplicarlo: se recomienda en vacas con condición corporal moderada, de 3.5 a 4 grados. Son hembras que no están en un anestro posparto profundo y que se encuentran mejorando su estado.

Vacas en estado corporal pobre, (Condición corporal 3 o menores) no presentan una reacción importante a esta práctica y necesitan otras técnicas más drásticas, como el destete precoz. Según los técnicos, el destete temporario tampoco es muy efectivo en vacas de primera cría. En cuanto a los terneros, para ser destetados, deberán tener más de 60 días de edad y un peso aproximado a 70 kg.

Se debe saber que en los días finales del destete se pueden ver terneros que han resentido su estado, con pérdidas de hasta un 10% de su peso vivo, pero mejorarán al retomar la lactancia. Hay que tener en cuenta que debido a que el efecto del entablillado no es inmediato y que las vacas demoran por lo menos, 20 a 30 días en reiniciar su ciclo reproductivo, es conveniente aplicarlo lo antes posible, al menos, entre 40 y 50 días antes de terminar el entore. Hay que tener en cuenta, que existe variabilidad en la respuesta individual, causada por diversos factores, tales como la condición corporal de la vaca, los días transcurridos desde el parto, el estado de la actividad ovárica y otros aspectos generales. El ternero se mantendrá con tablilla entre 11 y 14 días, retirándose posteriormente, para que retome la lactación. ¿Por qué funciona? Porque permitirá adelantar y concentrar los celos y obtener terneros más homogéneos y más pesados al destete del próximo año.

Con costos bajos, se puede esperar una mejora de la preñez de entre 20 y 25%.

Bien comida, la vaca siempre se va a preñar

La subnutrición tiene un efecto negativo sobre la performance reproductiva. “Si es severa en las últimas etapas de gestación se aprecia una baja condición corporal parto y disminuyen las posibilidades de que una vaca con cría al pie quede preñada nuevamente en el próximo entore, ya que fisiológicamente la vaca no está preparada para el reinicio de la actividad ovárica y no entraría en celo durante el entore próximo. La evolución de la condición corporal sería también determinante en la ciclicidad de la vaca (Quintans, G. 2004). Por eso es que la condición corporal debe medirse vaca por vaca, darle más comida a las que se pueden recuperar y optimizar su sanidad, para luego volver a preñarlas y no parar la fábrica de producir los terneros a cielo abierto.

La experiencia de una criadora de Cerro Largo

El precio de los terneros viene beneficiando al criador y lo alienta a seguir.

Lo óptimo es trabajar todo el año el rodeo de cría para optimizar su resultado productivo.

“Hacemos un manejo muy ajustado, se trabaja todo el año en el rodeo de cría. Se mira y se clasifican las vacas todo el año. Si alguna vaca precisa mejor comida se le da. Las vacas se miran de a una”, afirmó la productora Graciela Cristiano, productora ganadera de ciclo completo de Cerro Largo. Es titular del Establecimiento “La Figurita”, ubicado en la Novena Sección Policial de Cerro Largo, zona de Arévalo. La productora participó de la jornada: El manejo de la cría en el marco del Fondo de Transferencia. ¿Qué tenemos que hacer para preñar las vacas ahora?, organizado por el Plan Agropecuario, con el apoyo del INIA.

“Llevo más de 20 años con resultados muy buenos. Se está mucho encima del sistema de cría”, detalló Cristiano.

Entre los aspectos claves de manejo está el no alargar el entore, práctica común en otros predios.

“Se hace entore en primavera y no se alarga entore si fue bajo el porcentaje de preñez. Se intenta tener un período de 60 o 65 días de entore”, explicó la productora. La meta es “tener un ternero uniforme” y admite: “ concentrar las pariciones es a favor del trabajo”.

Respecto a los servicios en vaquillonas, dice que se aplica un servicio diferenciado que va de 55 o 60 días. “Se trabaja a lo largo de los años para acortar el entore. Con la parición temprana, el animal tiene todo el volumen de comida y se asegura la preñez temprana”, sostiene Cristiano. Pero lo más importante es que esa vaquillona será “una vaca de segundo entore que volverá a preñarse”, destacó.

El cuello de botella en la ganadería de cría se registra a nivel de las vacas de segundo entore, las que sin un buen manejo, adecuada nutrición y paquete sanitario acorde, generalmente vuelven a fallar si pasaron mal.