Ganadería

Fuerte caída en el stock de novillos mostró Dicose 2018

Se precisa aumentar la producción de terneros en el futuro.

Novillos en el campo.

Las cifras de la Declaración Jurada de Dicose 2018 están mostrando una caída pronunciada en el stock de novillos. Los de 1 a 2 años bajaron 14,2% en un año y los de más de 2 años cayeron 15,4%.

En el primero de los casos pasaron de 987.300 a 846.800 entre 2017 y 2018. En el otro bajaron de 1.355.700 a 1.147.600 en las mismas fechas de la comparación anterior.

A nivel general, el stock de vacunos cayó 3,4%, quedando en 11.328.400. Fue   consecuencia de una tasa de procreos baja, de un menor porcentaje de vacas en la faena, un incremento en la industrialización de vaquillonas (23%) —producto de la cuota 481— y de un aumento fuerte en los últimos dos años de la exportación de terneros en pie. Al cierre del último ejercicio ganadero salieron 363.000 cabezas con destino a Turquía —es el principal mercado comprador—, pero también se exportó a China.

Con una mayor extracción y una tasa de procreos baja, el stock no crece.

La Consultora Apeo analizó los números y publicó en Twitter que el país tiene “el menor stock de novillos y la mayor área de pasturas intensivas de los últimos 44 años”. Y analiza: “si se sostiene el récord en la superficie de pasturas intensivas ¿eso puede traer consecuencias negativas en la industria y en la cadena si se confirma el descenso en la carne exportada a causa de la presión exportadora de Argentina, Brasil y Paraguay?”, se preguntó.

El problema es que la ganadería uruguaya “sigue sin incrementar  su tasa de marcación” que permanece en el 64 %, por lo que “tenemos más terneros a causa de más vacas de cría y no por mejorar la eficiencia reproductiva”, reconoció Apeo.

En la última Declaración Jurada de Dicose el stock de terneros creció 2,3%, pasando de 2.700.500 en 2017 a 2.761.700 este año.

A nivel de ovinos, el stock cayó 3,5%, se perdieron 227.000 cabezas. Fueron 6.561.500 cabezas en 2017 contra 6.334.100 de 2018. Son varios los desestímulos para el rubro ovino.

Rurales EL PAIS