Ganadería

“En ganadería se incrementó el uso de tecnologías disponibles”

Carlos Molina, director del Instituto Plan Agropecuario (IPA), institución que está en proceso de definición de un nuevo plan estratégico de cara los próximos 5 años, “fortaleciendo las acciones de extensión, con el cometido de aumentar las capacidades instaladas en productores, empleados rurales, jóvenes, mujeres, que contribuyan a tomar mejores decisiones en el marco de sus actividades agropecuarias”. El jerarca analizó cómo influyó la extensión en la mejora de las empresas agropecuarias en los últimos años, así como los desafíos y las nuevas herramientas que tienen los técnicos para llegar más a los productores y poder ayudarlos a crecer.

Pablo Antúnez

-¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta la extensión?

-La extensión es tan linda como compleja, en la que se involucran personas. No es un trabajo con ganado y pasto, sino que es un trabajo centralmente que se desarrolla con personas, esto es importante de tenerlo claro. Esta característica sin dudas la hace ser una actividad compleja y desafiante. Uno de los principales desafíos/metas que la extensión tiene en estos momentos en la ganadería en general, es contribuir al desarrollo sustentable de los productores, a través de facilitar los procesos de acceso al conocimiento, incrementando la capacidad de adaptación e incrementando también la adopción de tecnologías, amigablemente con el ambiente. En definitiva, el logro de mejoras en la calidad de vida de los productores es el principal propósito y un desafío, es meta de la extensión, mejoras que se pueden lograr de diferentes maneras, dependiendo de los objetivos de cada productor y de la situación de partida.

-No todos los productores persiguen la misma meta. Eso es claro.

-Para algunos productores el incremento de los niveles de productividad de sus recursos será su desafío, su meta. Para otros, será lograr resultados más estables en el tiempo, mientras que para otros el objetivo principal puede ser lograr resultados más amigables con el ambiente. A su vez, otros prefieren trabajar menos tiempo y con mayores comodidades. Esta diversidad de situaciones respecto a situaciones de partida y metas, hace al desafío de la extensión

-¿Qué se entiende como extensión?

-Todo proceso que signifique transferencia de información con intencionalidad educativa en el medio rural, de carácter no formal y participativo que integra el conocimiento académico y el conocimiento empírico de los productores.
Es una actividad relevante para el logro de resultados sostenibles en ganadería del Uruguay.

-¿Qué papel juegan hoy las nuevas tecnologías en la extensión?

-Las nuevas tecnologías de la información y comunicación juegan un papel muy importante en la comunicación e interacción con los productores. Utilizadas adecuadamente contribuyen en el desarrollo de más y mejores acciones de extensión, facilitan el intercambio, la generación de redes, todos elementos imprescindibles para el desarrollo de acciones de extensión de calidad. No obstante hay que decir que no sustituyen las relaciones personales, tan importantes en las actividades de extensión, sino que las complementan. Particularmente al Plan, por su experiencia generada en Educación A Distancia (EAD) desde 2008, nos han permitido permanecer junto a los productores a pesar de la situación sanitaria.

-¿Qué sucede con los que no acceden a las nuevas tecnologías?

-Se han generado herramientas, principalmente, aunque no de forma exclusiva con base informática, que tienen por objetivo, la captura de datos, la generación de información, el apoyo a la toma de decisiones y la colaboración para el análisis y la discusión colectiva con y entre productores y técnicos. En el Plan tenemos claro la importancia de las mismas, la utilidad que nos brindan, el potencial que tienen. Sabemos que muchos productores están aún lejos o fuera de estas tecnologías y de su uso, por tanto, desarrollamos otro tipo de acciones, como es la comunicación en radio por ejemplo de forma de estar cerca de todos.

-En los últimos años ¿es posible afirmar que hubo una mayor adopción de las tecnologías impulsadas desde el Plan Agropecuario?

-El Plan Agropecuario, a partir de una fuerte articulación con la investigación y de la gran capacidad de trabajo de sus técnicos, desarrolla actividades en las que propone además de la reflexión por parte de los productores sobre las problemáticas a las que se enfrentan, tecnologías, que involucran procesos productivos con un adecuado uso de insumos que aplican en general en los sistemas ganaderos y que pueden formar parte de la solución para las dificultades a las que se enfrentan los productores.
Ahora bien, es tan elevada la diversidad entre los sistemas ganaderos, que lógicamente los productores, reciben los mensajes desde la extensión y de acuerdo con su conocimiento, su experiencia, su realidad, sus objetivos y los de su familia, así como de sus posibilidades, analizan y en ocasiones adoptan y/o adaptan lo ofrecido por el Plan Agropecuario (IPA).

-No son recetas, es información básica para la toma de acciones y decisiones

-El IPA no da recetas puntuales o aisladas, sino que ofrece información, diferentes alternativas tecnológicas, para que los productores tomen las mejores decisiones. A veces esas decisiones involucran adopción de una tecnología propuesta y a veces no.

-¿Qué cambios se están viendo?

-Es claro que al desarrollar extensión en forma grupal o colectiva dificulta medir de manera más precisa la adopción de tecnología. No obstante, a partir de la interacción con los productores, del intercambio permanente en diferentes espacios, es posible afirmar en forma contundente que se ha incrementado a nivel de unos cuantos productores ganaderos el uso de tecnologías disponibles y puestas a disposición desde las actividades que el Plan desarrolla.

-¿Cómo se mide eso?

-Se pone de manifiesto cuando se escucha a un productor hablar de el uso de determinadas tecnologías y con la precisión que lo hace. También decir que, de esta misma interacción, se identifican espacios de mejora en las empresas ganaderas, tanto en aspectos productivos, como económicos y/o financieros, como también en infraestructura disponible y en el manejo en general. Estos espacios de mejora son un área de ocupación permanente desde el Plan Agropecuario, con el objetivo de interactuar con esos productores y contribuir con ellos en la solución de sus problemáticas. Un ejemplo claro puede ser las temáticas referidas al manejo del campo natural y del también manejo del rodeo de cría, entre otras.

-¿Es un buena lectura pensar que los buenos resultados empresariales están referidos a una mayor adopción de tecnología?

-Los buenos resultados empresariales, definidos como aquellas empresas ganaderas que logran mejores resultados económicos-productivos de manera estable en el tiempo y respetando el ambiente, se logran en empresas que en general utilizan un set de tecnologías vinculadas a la utilización del campo natural y mejoramientos. También vinculadas al manejo de las haciendas (cría-recría-engorde), a una combinación adecuada de todos los recursos y también fundamentalmente vinculadas a la gestión global de la empresa. Aparece como un desafío la toma de decisiones basadas en cada vez más información objetiva que estos productores generan de sus empresas y utilizan para controlar, evaluar y decidir.

-¿Se van incorporando nuevas herramientas, como la regla para medir pasto?

-El uso sistemático de una recorrida por todo el campo con herramientas como la regla para medir pasto y la balanza, con una adecuada registración, serán sin duda en el futuro cercano una estrategia de impacto, no solo en el buen uso de tecnología sino también en el logro de resultados acorde. La adopción de este protocolo, que incorpora una tecnología específica, le abre las puertas a la adopción/adaptación de otras tecnologías y prácticas por parte de ese productor junto a su equipo de trabajo. La adopción de tecnología es uno de los elementos que construye un resultado bueno y estable en los años, pero no debemos olvidar el “gestor” que combina su conocimiento, su experiencia, las tecnologías disponibles y sus decisiones oportunas, como elemento imprescindible para el logro de resultados sustentables.

Producir más alimentos y cuidar los recursos

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta el sector agropecuario uruguayo?

-En un entorno global, regional y local, donde los cambios son algo permanente, el desafío de adaptarse y avanzar es algo diario. Desde el punto de vista productivo, el sector agropecuario deberá poder dar respuesta a una creciente demanda mundial de alimentos. El cuidado del medio rural, de las personas que en él habitan y de un entorno, que es de todos, implica producir más pero de manera sustentable. Esto, sumado a las demandas de un consumidor cada día más preocupado y exigente, requiere procesos productivos más eficientes y respetuosos del bienestar animal y de los recursos naturales. El manejo de otras variables no solo productivas, tales como una articulación adecuada con otros eslabones de la cadena, el acceso a mercados, la inocuidad alimentaria, el bienestar animal y el status sanitario, la trazabilidad, la disponibilidad y formación de mano de obra, entre muchas otras, requieren generar y hacer circular información, conocimientos y experiencias. Luego deben ser incorporados a procesos de decisión efectivos que contribuyan con el logro de los objetivos que los distintos actores con los que trabajamos se plantean.

-¿Y ese entorno qué demanda?

-Requiere del aporte e intercambio de ideas, de generar en conjunto futuros posibles y de colaborar entre todos a poder alcanzarlos. El Plan Agropecuario hace propios estos desafíos y debe seguir aportando a este proceso, en conjunto con los productores, sus organizaciones y otras instituciones.

-¿Con qué cuenta?

-Con la experiencia de todos estos años y con la capacidad y el deseo de seguir aprendiendo. Es la vocación institucional, brindar elementos para construir capital humano, generando, difundiendo, capacitando, construyendo de esta manera, capacidades en quienes trabajan y trabajarán, en quienes deciden y decidirán, de forma de seguir apostando a sistemas de producción sustentables, vivibles y adaptados a la nueva realidad.