Ganadería

Costos de inseminación e insumos se mantienen

Productores intentan preñar la mayor cantidad de vientres bovinos que incorporan más vaquillonas al rodeo

Pablo Antúnez

Las inseminaciones de vaquillonas están demoradas en la mayoría de las zonas. La falta de lluvias está atrasando la recuperación de la condición corporal de los vientres, limitando el peso al servicio y provocando que no estén entrando en celo regularmente (anestro temporario).

La primavera está tímida y eso se refleja en los ganados, sumado a que en algunas zonas puntuales, principalmente en el este y noreste, la seca pegó duro e incluso provocó mortandades durante el invierno, porque tomó a los predios con altas cargas. En el norte el panorama es otro. Los ganados están mejor y el rodeo de cría está ciclando, pero el régimen de lluvias fue diferente.

En el negocio ganadero y en la fábrica de terneros a cielo abierto, el clima es determinante. Pero lo más importe es que sigue firme la apuesta a preñar el rodeo y generar mayor producción de terneros. Cada vez hay más gente aplicando tecnologías para preñar, hay mayor investigación y se apela a la tecnología validada y probada en Uruguay.

El productor apuesta a crecer y la cría continúa levantando cada vez más la cabeza.

Otro dato importante es que el costo de los insumos para la inseminación artificial y principalmente para los programas a tiempo fijo (IATF), que representan el grueso de los servicios en vaquillonas, aunque en otros casos se mantienen las inseminaciones con celo visto (con detección de celo o sincronizando con prostaglandinas), se están manteniendo.

Hormonas y dispositivos usados en IATF mantuvieron los precios y lo mismo sucede con el costo de los jornales de los inseminadores en los programas convencionales a celo visto. Lo que complicó un poco fue la suba del precio de los granos, provocando un incremento de las cotizaciones de las raciones utilizadas para el destete precoz, que junto al destete temporario, serán herramientas que deberán aplicarse en el rodeo de cría, si se quiere volver a preñar las vacas en las zonas más complicadas. “En ganados de cría hay que aplicar toda la tecnología, si o si, se deberá realizar el diagnóstico de actividad ovárica (DAO) y volverá a ser un año con preñeces caras”, estimaron los Dres. Juan Andrés y Gabriel García Pintos al ser consultados en el relevamiento por El País.

SECA. En el este del país y especialmente en Rocha, que fue muy castigada por la sequía que aún perdura, no sólo murió ganado, también tiró para abajo el estado corporal de los que sobrevivieron. “Recién se están comenzando las revisaciones de las vaquillonas previo a las inseminaciones. Hay un enlentecimiento de los servicios”, explicó a El PAÍS el Dr. Emilio Machado, que junto con su equipo, es referente en el segmento de la reproducción y la cría.
Machado estimó que recién a partir de la semana próxima los veterinarios comenzarán a revisar un volumen mayor de vaquillonas. “Apenas llevamos revisados cinco lotes. Las vaquillonas vienen atrasadas como lo fue la primavera”, detalló Machado.

Contó que en algunos casos, esas vaquillonas que se apunta a preñar “recién están mejorando su estado corporal, les costó mucho recuperarse y estuvieron muy feas”, dijo el profesional. La subnutrición tiene un efecto negativo sobre la performance reproductiva. “Si es severa en las últimas etapas de gestación se aprecia una baja condición corporal parto y disminuyen las posibilidades de que una vaca con cría al pie quede preñada nuevamente en el próximo entore, ya que fisiológicamente la vaca no está preparada para el reinicio de la actividad ovárica y no entraría en celo durante el entore próximo. La evolución de la condición corporal sería también determinante en la ciclicidad de la vaca (Quintans, G. 2004).

Manejo y tecnología. Mientras tanto, en el centro del país, con campos y rodeos en mejor posición que en las zonas más afectadas por la seca, también hay atrasos.

El Dr. Santiago Bordaberry y su equipo, otro referente con la ventaja que también es criador, contó a El País que “hay situaciones muy diversas en las vaquillonas, según la situación de los productores”. En ese sentido, dijo que hay ganaderos que las preparan para el servicio, mejorando la condición corporal con buenas pasturas. “En estos casos, a pesar de las dificultades que mostraron los verdeos para ser pastoreados, en líneas generales, esas vaquillonas llegan bien al servicio”, detalló Bordaberry.

En el otro extremo, las vaquillonas que estuvieron solamente a campo, “después de pastorear los verdeos tras el retiro de las invernadas, están llegando bastante bien”.

Lo que más preocupa a los veterinarios, porque será difícil de preñar, son los rodeos de vacas paridas. “Para nosotros, el país está como overo (de dos colores). En la zona centro, hay manchones donde llovió y hay otras zonas contiguas donde los ganados están feos, porque no ligaron agua, no llegan a estar tan feos a los niveles del este u otras zonas más compleja”, explicó el veterinario. En el norte, los ganados están con mejor condición corporal y “ya hubo celo en algunos ganados de parición temprana, como es costumbre en la zona de basalto. La mayoría de los ganados están en una zona riesgosa de no tener un resultado acorde a ese mundo de terneros que tenemos y hay que volver a preñar las vacas”, agregó Bordaberry.

“Tanto en la Rural de Durazno como en Agromedical, vemos la necesidad de volver a pensar, a pesar de costos, en hacer algún destete en ganados de primera cría, que todavía están muy lejos de pensar que pueden salir del anestro post parto”, enfatizó.

En caso de la revisación de toros, otro elemento clave en la reproducción para no tener toros turistas en los campos, Bordaberry adelantó que “según la zona y los productores, hay una tendencia en general a cuidar más toros. Nos encontramos con toradas más cuidadas y con una tendencia a poner más atención a la revisación de los toros. Hay costumbre en algunos productores de no entorar si no se revisan antes los toros”, enfatizó.

Noreste. “En Treinta y Tres y Cerro Largo tampoco comenzaron las inseminaciones en vaquillonas, cuando en años regulares ya debían haber empezado. Hay mucho vaquillonaje sentido y ganando peso, pero aún así no está llegando a las fechas normales de servicio y de inseminación”, confirmó el Dr. Pablo Marinho , experto en reproducción y en la ganadería de cría. “Estuve recorriendo varios lugares para comenzar a inseminar y los ganados no están ciclando. En ganado de cría es lo mismo, igual que las vaquillonas”, dijo. ería, cría, veterinarios

Ganados muy feos y campos sin responder.  En Lavalleja y otros departamentos linderos, donde trabajan los Dres. Juan Andrés y Gabriel García Pintos, los ganados siguen sentidos. “La ley general es que no están lindos, son pocos los ganados que están mejor”, confirmaron. Consideraron que donde las lluvias sigan faltando, “esto viene como cometa sin cola, los ganados seguirán perdiendo kilos”, detallaron.

A modo de ejemplo, en una revisión de 200 vacas de cría encontraron más del 50% en anestro profundo (su condición corporal no les da para entrar en celo). En las zonas donde trabaja este equipo ya se hicieron algunas inseminaciones con IATF en vaquillonas.

Lo interesante es que se mantiene el porcentaje de refugo de toros en los rodeos previo al servicio y el promedio está en 20%, con predios donde se refuga 15% y en otros 30%. La revisión de los toros previo al servicio ya está incorporada en los ganaderos, el que la hizo una vez y vio el resultado, nunca la deja de hacer. Hay más productores interesados en revisar los toros porque la meta es generar más terneros cada año.