Expo Prado

Entre competitividad por tres y la “agenda” se vivió un acto “polémico”

Ejecución de la Marcha Tres Árboles por la Banda del Ejército provocó algunas reacciones a favor y consultas varias, en un acto que tuvo varios ingredientes.

 

La Expo Prado finalizará su edición 2018 en esta jornada, pero el acto oficial, lo que antes se denominaba ceremonia inaugural, se llevó a cabo ayer sábado, el onceavo día de una muestra que se extiende por una docena de jornadas. Es el día del desfile de grandes campeones, es el momento de los discursos, en el que la anfitriona Asociación Rural del Uruguay y el Poder Ejecutivo, representado por el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, exponen el parecer de sus instituciones, a veces coincidiendo y otras, las más, confrontando.

Es una suerte de “rendición de cuentas”, donde el vocero de los productores hace una valoración de lo acontecido desde la edición anterior y va repasando la situación de los distintos rubros de la agropecuaria, poniendo énfasis en los aspectos que entiende son de mayor importancia y hasta de urgencia.

Para ello se basa en su equipo de trabajo, en el aporte de las distintas gremiales que componen la institución, en lo que surge del diálogo que durante la propia muestra se tiene con varios representantes del gobierno (ministros de Ganadería, Economía y Relaciones Exteriores), al que este año se sumó el que se tuvo con el Presidente de la República, que volvió a la Rural diez años después de su última comparecencia, aunque en 2015 estuvo en el predio tomando parte de una presentación de todos los candidatos al cargo a convocatoria de las cámaras empresariales.

Ingredientes.

Ese discurso cuya lectura le demandó al Dr. Pablo Zerbino exactamente 33 minutos, comenzó en un acto que demoró su inicio unos 20 minutos, y que ya tuvo al menos dos ingredientes salientes ya desde su arranque.

Primero, porque cuando ingresó al ruedo la Banda del Ejército –antecediendo a sus similares de la Armada y de la Fuerza Aérea-, lo hizo tocando la Marcha de Tres Árboles, una expresión musical que es considerada el himno del Partido Nacional, algo que se asegura será evaluado para saber si fue obra de la casualidad o si traía consigo alguna intencionalidad. Fue posible escuchar desde el ruedo algún solitario grito de “Vivan los blancos”, de quien reconoció la melodía con cierta pasión.

Inmediatamente después, cuando el programa incluía el izamiento de los pabellones patrios, que tradicionalmente lo hacen directivos de ARU, esta vez fueron llamadas a hacerlo tres mujeres: Cecilia Bonnevaux, Carla Piacenza e Inés Pérez Puig, respectivamente esposas del presidente Pablo Zerbino, del director de Exposiciones Alejandro Carvalho y del contador Carlos Palma Pons, lo que generó los primeros fuertes aplausos del palco de autoridades.

Tras irradiarse el Himno Nacional, Zerbino se levantó de su ubicación, discurso en mano, para dar a conocer la posición de ARU.

Competitividad.

Fue el término más escuchado a lo largo de esta edición de la exposición y tres veces lo reiteró el presidente durante su exposición, una de la que registró el espaldarazo de los productores con uno de sus aplausos.

A lo largo de su oratoria, incluyendo esa oportunidad, fueron 18 las veces que las palmas de la gran mayoría de quienes ocupaban la tribuna se golpearon con fuerza respaldando a Zerbino.

Se sabía que su discurso sería duro y lo fue. Con el respaldo de datos, números, estadísticas y comparaciones se criticó el momento que se vive ya no solo a nivel agro sino en el país y así como falta de respuestas claras y contundentes por parte del Poder Ejecutivo.

Como dijo uno de los dirigentes rurales asistentes a la actividad, “fue lo que esperábamos y más”, abordándose la situación que sufren los lecheros, los arroceros, el resto de los agricultores, los ovejeros y los citricultores.

“Al hacer el balance de los dos años transcurridos de esta Junta Directiva que me han honrado presidir, debemos reconocer una gestión con balance… deficitario. Deficitario no en lo económico, si en el aspecto político. Político apartidario, como siempre lo destacamos y es fácil comprobar a lo largo de los 147 años de vida de nuestra institución”.

Preocupados y ocupados.

El ministro Enzo Benech saludó protocolarmente a su predecesor, con sonrisas algo más hablaron mientras resonaban los sostenidos aplausos que despedían a Zerbino y, a su vez, se dirigió a los presentes en una oratoria no leída, pero que se basó en algunos apuntes que tenía en sus manos.

Saludó a los ingenieros agrónomos en su día y agradeció personalmente a Zerbino que a su vez lo había saludado a él por su profesión. “Gracias por el saludo, Pablo, vale doble”, dijo, y así, por su nombre de pila, fue como siempre citó al presidente de ARU en su oratoria.

La muletilla que le acompaña desde que el año pasado fuera también el vocero del MGAP debido a la ausencia de su antecesor Tabaré Aguerre por viaje, el “no estamos preocupados pero sí ocupados”, la citó varias veces para establecer que su accionar se da fundamentalmente en el trabajo y no en el escritorio.

De alguna forma sorprendió a todos los presentes iniciando su palabra citando a veteranos y viejos productores a los que conoció agradecidos por la llegada de la energía eléctrica a sus predios luego de una vida esperándola, y recién varios minutos después comenzó su discurso de modo formal, saludando a los presentes. Dos colegas, María Julia Muñoz de Educación y Cultura, y Víctor Rossi, de Transporte y Obras Públicas, así como algún diputado oficial, Luis Fratti, constituyeron su endeble hinchada.

Durante poco más de media hora, Benech defendió el accionar del gobierno, valoró lo que se ha venido haciendo, mencionó que más que “El Prado nos une” el eslogan utilizado en la muestra debió haber sido “El agro nos une” y solo recogió aplausos cuando citó al Dr. Alberto Gallinal y a su obra, fundamentalmente por la creación del Mevir y por el campo que donó al Secretariado Uruguayo de la Lana y donde se está demostrando que el riego es posible para la producción de pasturas.

“Acá vengo a rendir cuentas, a justificar lo que estamos haciendo. A decir que estamos ocupados y preocupados. Y que el gobierno hace lo que puede. Por eso, a veces sí la Expo Prado nos une, y a veces no”.

“Nos aburrió”

Minutos antes de terminar el discurso, dos de los presentes en la tribuna, se levantaron y bajaron hacia donde estaba la prensa. “Nos aburrió”, dijeron Guillermo Franchi y Marcelo Nougué, voceros de Un Solo Uruguay que habían aplaudido con entusiasmo las alusiones a los autoconvocados hechas por Zerbino un rato antes.

Hubo aplausos para el fin de sus palabras. Después vino el desfile de grandes campeones, con las notas salientes de una ternera Charolais algo rebelde y de algunos pequeños corderos que perdieron el rumbo entre tantas madres ovinas que andaban en la vuelta.

A la Expo Prado 2018 le queda la jornada de hoy antes de cerrar sus puertas. Pero la Rendición de Cuentas ya se hizo. Habrá que esperar ahora qué dice la gente, en definitiva, la Comisión Fiscal si es que hay que ponerle una función.

 

Rurales EL PAIS