Expo Prado

En pista Romney Marsh, arrasó cabaña “Los Charrúas” de Ibarburu

La Cabaña “Los Charrúas” de Mario Ibarburu S en C, arrasó con los premios en una competitiva pista de la raza Romney Marsh, donde trabajaron como jurados los Ings. Agrs. Carlos Pisón y Juan M. Erramun. Expuso los dos Grandes Campeones PI y también los Puros de Origen, así como la Reservada Gran campeona PI.

“Los padres de estos animales son nuestros, es todo sangre de Los Charrúas.  Eso nos deja muy contentos y mantiene la línea de lo que estamos buscando”, afirmó Martín Ibarburu, uno de los principales de la cabaña floridense. En el caso de los ganadores en pedigree inscripto, los reproductores son hijos del Gran Campeón del año pasado y en el caso de los Puros de Origen son hijos del Gran Campeón P de O de 2016.

“Estábamos muy esperanzados con los animales que presentamos este año y fue una muy linda competencia, por volumen y por calidad, lo que jerarquizó más haber podido lograr los Grandes Campeones”, afirmó Ibarburu.

A su vez, la cabaña “La Fronteriza” de Juan  Feo Núñez se adjudicó la Gran Campeona P de O, la Gran Campeona PI y Mejor Vellón de la raza. “Buscamos mantener un Romney Marsh típico. Me gustan los vellones de mecha gruesa, bien representativos”, dijo Feo Núñez, propietario de la cabaña de Rivera.

En la pista no faltaron los homenajes. Se recordó la figura del periodista agropecuario  “Bimbo” Rodríguez, que también fue cabañero Romney Marsh, homenajeándose también a Mario Grandal que lleva 40 años armando la Expo Prado. También se nombró socios PRO a Gabriel Becco y Horacio Jaume.

Potencial. Al final del juzgamiento, el Ing. Agr. Carlos Pisón destacó la muestra numerosa y los animales destacados que encontró en las filas. “Hubo campeones con 160 kilos, carneros que llevan muy bien ese peso, con muy buenos vellones, muy bien conformados y buenas reses carniceras”.

También “se vieron borregas paridas, por lo que desde el punto de vista reproductivo se mostraron las cualidades que tiene la raza. Me llevo una muy buena impresión”.

Destacó que con un precio del cordero a los valores actuales, “desde el punto de vista de la rusticidad, de calidad de res y de capacidad carnicera, el Romney Marsh  tiene un lugar en la agropecuaria, además de tener la ventaja de ser resistente a enfermedades podales”.

Pison y su compañero de jura buscaron “animales productivos. En algunos casos en que la res carnicera no estaba balanceada con buena lana esos animales iban para atrás, porque hay que ponderar las dos cosas a la vez”.

 

Rurales EL PAIS