Entrevista

Cr. Julio Blanco: “Se necesitan políticas claras para inversiones”

El CEO de Interagrovial consideró que este momento de caída de las inversiones en Uruguay se debe a los altos costos para producir. Dijo que se necesitan “tratados de libre comercio” y abogó por “políticas comunes entre el sector público y el privado”.

Pablo D. Mestre.

-¿Cómo toma el respaldo de la compañía?
-Valoro mucho esto, porque John Deere en un momento como este, donde Uruguay está pasado por un bajo volumen de ventas, un período de recesión para la venta de maquinaria agrícola, en parte también para la de maquinaria de construcción, viene y respalda. Como lo dicen los valores de la compañía: de integridad, de compromiso, calidad e innovación, invierte fuerte en los momentos de baja. Por algo, después de todas las crisis, en sus 181 años, ha salido fortalecida, y es por esa visión de valores y contra cíclica de invertir más en los activos.

-¿Y desde Interagrovial, que en medio siglo también han sabido salir de crisis, ¿Cómo ve hoy esta realidad?
-Es una situación de mercado que ha impactado por lo que ha sido el margen de los agricultores en especial y la volatilidad de ese margen, no sólo en rubros como el arroz, lechería y agricultura, donde los márgenes han caído.

-¿A qué lo adjudica?
-A los costos de producir en Uruguay y los precios internacionales de los commodities. Ese margen teórico de producción de cada uno de estos rubros es muy reducido. Por otro lado, la volatilidad, porque además de las condiciones macroeconómicas para producir y de los precios internacionales de los commodities, que hacen que el margen sea estrecho, está el factor clima que le da la volatilidad a los rindes. Todo eso ha marcado fuertemente la economía del productor.

-¿Cómo ve la luz al final del túnel?
-Estamos en un camino donde, lo hablábamos con el Ministro Benech y los líderes de John Deere, el sector público y el sector privado tienen que tener políticas comunes, tener un norte. Hay muchas políticas que están hechas y son una buena base para producir en Uruguay. La Ley de Suelos, Trazabilidad ganadera, protocolos sanitarios, mapeo satelital de los cultivos, los controles que tenemos de protocolos en el uso de la tierra. Esas herramientas bien usadas son las mejores prácticas agrícolas y lo que va a valer en el mundo de acá en delante, que nos asegura protección ambiental y producir sustentablemente, están instaladas en Uruguay.

-¿Entonces?
-Y… Debemos tener certezas entre el sector público y el privado que todas esas herramientas tengan un norte, que tengan un plan y que apunten a algo.

-¿Por ejemplo?
-Acceder a los mejores mercados. Pero no con volumen, que Uruguay nunca va a ser determinante en eso, pero sí en calidad. Eso implica mejores tratados bilaterales y de libre comercio, que es lo que está faltando en muchos de los rubros. Esas políticas son las que hay que alinear, y no sólo el MGAP con el sector productivo nacional, sino el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Economía también. Y hay más.

-¿A qué se refiere?
-También están las políticas de fomento a inversiones, está el BROU, que es una herramienta que tenemos que valorar más y potenciarla. Están el resto de los bancos privados, que financian y tienen desarrollos muy buenos también. Tenemos que poner eso alineado en una sola dirección. Debemos pensar que en Uruguay hoy el éxito de los agricultores y ganaderos va a ir por el alineamiento de remar todos en la misma dirección y que se puedan implementar esas prácticas agrícolas que tiene el MGAP, incluso la Ley de Riego, con un norte. Por otro lado, facilitar que la tecnología entre.

-¿Y cómo se hace?
-Hoy el modelo de negocio que propone John Deere con la agricultura de precisión es un salto en el uso de la información, en la conectividad de las máquinas, en el asesoramiento al cliente en la prescripción para cultivar y cómo hacerlo, que no tiene precedentes. Hoy nosotros comandamos la máquina a distancia, sabemos qué está haciendo, la podemos reparar a distancia, podemos actualizar un software, regularla a distancia. Y además tenemos el manejo de la información y de la data del suelo y qué vamos a hacer en cada partecita del mismo con nuestra maquinaria. Ese modelo de negocio es lo que hay que implementar para que los rendimientos agrícolas suban, y por otro lado los gastos de producción se controlen o bajen.
Parte de todas estas políticas que tenemos en Uruguay es la Ley de Inversiones, cosas necesarias para que esta tecnología entre y se instale. En algunos casos será con máquinas nuevas y en otros con máquinas existentes que se puedan instalar estos sistemas, pero necesitamos políticas que funcionen bien en el marco de la Ley de Inversiones.

-¿Por ejemplo?
-En lo que es la Comisión de Aplicación, la Comap, estamos con buenos programas, especialmente a si combinamos riego o energías renovables. Ahí tenemos un buen plan. Lo que dejamos de tener es el otro plan de la Ley de Exoneraciones por reinversión. Cuando el productor invertía y haciendo una reserva patrimonial del 40% de la inversión y no distribuyendo, el productor podía bajar ese 40% como gasto, que le repercutía en un 10% más o menos como beneficio sobre la inversión. Esto era beneficio por reinversión, que no iba como proyecto. Eso quedó sólo restringido para un tipo de productores, no para todos. Eso sería muy bueno, en una situación como esta, porque lo que vemos es que ha caído la inversión por el piso. No está habiendo inversión en la agricultura uruguaya, ni en maquinaria agrícola, ni en tecnología. Si bien tenemos la Comap, no aplica para todos los productores y no todos los productores tienen renta para hacerse beneficiarios de esa Ley de Inversiones.

-¿Desde Interagrovial, qué herramientas tienen para apuntalar a los productores en estos momentos de crisis?
-Como soluciones de financiación tenemos John Deere Financial, el brazo financiero de la compañía con planes a 3 y 4 años en préstamos amortizables para maquinaria. Es un paquete muy bueno. Ahí hacemos un plan, y el productor entra con una inversión inicial del 20 al 30%, el resto se lo financiamos nosotros mismos a través de John Deere. Ese programa es muy bueno, está andando con tasas de mercado. Después tenemos una relación y acuerdos con los bancos locales, tanto con Santander e Itaú, como con el BROU. Y además, estamos empezando a armar una herramienta de financiación de proyectos, pero que aún no la tenemos disponible.

Rurales EL PAIS