Economía

“El caos financiero argentino no se trasladará en inversiones en Uruguay”

El Director de Da Silva Agroinmuebles aseguró que “si se confirman las encuestas en Argentina, y en Uruguay el proceso electoral marca un cambio y otorga oxígeno para el campo, ahí sí podrían empezar a aparecer una corriente de inversores en busca del activo que hoy se perdió: confiable, reglas de juegos claras y amigables a la inversión”.

Sebastián Da Silva, director de Da Silva Agroinmuebles. Foto El País.

Las elecciones Paso en Argentina pusieron al frente a los Fernández y eso provocó un descontrol en los mercados financieros y la moneda local se devaluó en un 30%, alcanzando en el Banco Nación los 60 pesos por dólar.

El arribo de Alberto y Cristina Fernández son una preocupación para el agro y una de las causas por las que los productores agropecuarios argentinos llegaron al Uruguay en 2004 acompañando el boom de la soja.

Pensando en que la fórmula Fernández vuelva a gobernar en Argentina, el director de Da Silva Agroinmuebles, Sebastián Da Silva, considera que “el caos que se está viviendo en el Buenos Aires financiero no se va a trasladar al país”.

Entiende que para el inversor argentino el Uruguay “sigue siendo un buen refugio”, más allá que “en el último periodo sucedieron muchas cosas”. Da Silva agregó: “Hoy el estado de la economía uruguaya y rentabilidad del sector agropecuario es muy diferente, y eso hace que el pánico de Argentina no se traslade a los teléfonos de los operadores de tierra”.

El Director de Da Silva Agroinmuebles dijo que “el mercado de campos en el país se ha ajustado y hay oportunidades de inversión muy importantes”, “básicamente en la ganadería que es donde se puede predecir una rentabilidad para el campo del 2 al 3%”.

Sin embargo, Sebastián Da Silva considera que en el Uruguay político “soplan vientos de cambios, de sensatez y sentido común que no relatan lo que pasa en el campo, sino que lo entienden porque viven y es parte de la esencia del partido político con más chances de ganar”.

Por tanto, aseguró que “si se confirman las encuestas en Argentina, y en Uruguay el proceso electoral marca un cambio y otorga oxígeno para el campo, ahí sí podrían empezar a aparecer una corriente de inversores en busca del activo que hoy se perdió: confiable, reglas de juegos claras y amigables a la inversión”.