arroz

Vendieron otras 30.000 toneladas de arroz a Irak

El negocio se cumplirá en julio y mueve la aguja del sector

Pablo Antúnez

Uruguay concretó la venta de otro barco con 30.000 toneladas de arroz de alta calidad (blanco 5) a Irak, un destino tradicional pa-ra el cereal. Las 30.000 toneladas son para entrega en julio.

La venta se encuadra dentro de la nueva modalidad que emprendió Irak para comprar arroz. Antes se manejaba a través de licitaciones y ahora lo hace a través de empresas privadas, que son las que entran en el mercado y negocian directamente.

“Esta venta de 30.000 toneladas es una buena noticia para el sector arrocero uruguayo”, afirmó a El País Alfredo Lago, presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA).

“Llevábamos algunas semanas con lentitud para concretar negocios y esta venta genera un movimiento importante en la industria”, admitió Lago. Según la visión de los productores, la nueva modalidad de compra iraquí es posible que le otorgue mayor fluidez a los negocios en el corto plazo. “Uruguay es, por ahora, el primero dentro de América que vendió su arroz a través de este nuevo mecanismo.

Es un destino que tiene presente la calidad del grano, así como la seriedad del suministro”, afirmó el titular de la ACA.

La venta mueve la aguja de cara a la negociación del pre-cio provisorio para la zafra 2020/21, que la ACA emprenderá el próximo jueves 24 con los molinos que financian el cultivo. Hasta el momento la industria lleva vendido más de un tercio del arroz producido en una zafra con rendimientos récord -se produjeron más de 1.300.000 toneladas cáscara-, ayudada por el clima y por el recambio varietal que se viene dando cada año.

El nivel de ventas le está otorgando fortalezas a la negociación entre ambas partes y los productores están jugados a que se concrete alguna otra venta, en el corto plazo, que posibilite llegar con el 40% de la producción comercializada.

El anterior negocio con Irak fue por 120.000 toneladas, que fueron enviadas en dos barcos que salieron en abril y mayo. Hasta entonces, hacía un año que no se le vendía arroz uruguayo a este destino. Incluso, en esa licitación, Uruguay compitió con Argentina, Brasil y Paraguay, ofertó el precio más alto y la ganó, lo que prueba el reconocimiento de la calidad del producto, la seriedad de las certificaciones país y el estricto cumplimiento de cada negocio que hace la industria.

El cereal fue ayudado por la pandemia de Covid-19, porque sacó a grandes proveedores del mercado mundial, que apuntaron a su autosustentación. Ese espacio fue ocupado rápidamente por otros oferentes, en el marco de un mercado mucho más demandante.

Preocupación. Al igual que otros sectores exportadores, el arrocero está preocupado por la suba de los costos de los fletes y especialmente, por el incremento del valor de los contenedores. “Hay una preocupación en todo el sector exportador, que es el encarecimiento que se está dando en los fletes, no solo a nivel de contenedores, sino a nivel de buques también. Por eso, con el precio que están teniendo hoy los contenedores y las dificultades para conseguirlos, seguramente Uruguay se oriente a hacer negocios a través de buques”, estimó Lago. Seguramente surjan como mercado algunos países del Caribe o Centroamérica. ACA, Irak, arroz, Lago