agro

Avanza la creación de un crédito blando para asistencia por sequía

Como en anteriores oportunidades se trata de créditos blandos, en parte subsidiados por la Secretaría de Estado, que serán opcionales para los productores ganaderos y lecheros que decidan adoptarlos

Pablo Antúnez

Tras la decisión de declarar la Emergencia Agropecuaria en prácticamente 5.5 millones de hectáreas que abarcan unas 79 Seccionales Policiales, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca avanza en la instrumentación de un crédito blando para asistir a los productores afectados.

La resolución declarando la emergencia aún no fue publicada, pero permite poner en marcha las ayudas a los afectados. Como en anteriores oportunidades se trata de créditos blandos, en parte subsidiados por la Secretaría de Estado, que serán opcionales para los productores ganaderos y lecheros que decidan adoptarlos.

El área de la Emergencia Agropecuaria abarca la totalidad de Río Negro y Paysandú. En Salto incluye un eje sobre Ruta 3 hasta Bella Unión, pero también se agregan otras Seccionales Policiales que están contra Paysandú y varias limítrofes con Tacuarembó. Así lo confirmó a El País el director del Departamento de Desarrollo Rural, Carlos Rydstrom Henderson.

A su vez, en Tacuarembó, se incluyen Seccionales Policiales que limitan con Durazno y Río Negro. En el corazón del país, la declaratoria abarca la zona de basalto.

Globalmente están incluidos los departamentos de Maldonado, Rocha, Lavalleja, Canelones, Río Negro, Paysandú, Salto, Artigas, Tacuarembó y Durazno, según admitió el jerarca.

Mientras tanto, el nuevo director de la Unidad de Descentralización y Coordinación de Políticas con Base Departamental, Luis María Carresse, explicó a El País algunos detalles del trabajo conjunto que la secretaría de Estado desarrollo con el Sistema Nacional de Emergencia (Sinae) y el Inumet. Hay varias zonas que llevan un año complicadas.

Carresse dijo que se avanza en la instrumentación de “un crédito blando que está prácticamente liquidado y diseñado para que tenga una tasa de interés anual de 7% en dólares”. Como en anteriores operativas, será con República microfinanzas. “Entendemos que es un crédito con interés bajo y hemos trabajado muchísimo con esa institución financiera”, detalló el jerarca del MGAP.

En pesos será con una tasa de 20% anual. “El Ministerio está en condiciones de subsidiar y llegado el momento, terminados los cálculos y las simulaciones, con respecto a la cantidad de productores que han abarcado estos apoyos, vamos a ver cuál será el subsidio correspondiente que otorgará la secretaría de Estado”, explicó Carresse.

La operativa está aceitada porque meses atrás —en marzo, abril y mayo—, ya estuvo funcionando por la sequía.

En paralelo, Carresse dijo que a los efectos de generar otro tipo de instancia y otro tipo de oferta de asistencia, también “se logró con el Banco República un excelente crédito, con un interés inferior a este que responde a que el directorio del BROU y las autoridades nacionales, entendieron que es de suma relevancia”.

En este caso el préstamo será a dos años, con una tasa de interés anual de 2,5% a 3%. “Hay que acercarse al BROU y quienes tengan una categorización buena y promedio, saldrán favorecidos”, detalló Carresse.

Desde la secretaría de Estado se estima que habrá otras zonas que se irán sumando a la emergencia, porque para la zona que se está declarando, los pronósticos climáticos no están mostrando mejoras en el corto plazo y el problema, parece que continuará.

Evitar mortandades y generar más comida. En ganaderías, las ayudas están focalizadas a aplicar tecnología que evite mortandades de ganado, como sucedió durante el invierno en algunas zonas de Lavalleja y Rocha que vienen arrastrando problemas de déficit hídrico y falta de forraje desde haces meses. Será difícil y costará bastante volver a preñar las vacas, principalmente a nivel del rodeo de cría, donde la pérdida de condición corporal  es notoria y por lo tanto, no hay presencia de celo.

No hay que olvidarse de las recrías, que serán las futuras vaquillonas y vacas del rodeo. Hay trabajos científicos que muestran que un animal que pasa penurias en esta etapa costará que mantenga un celo regular cuando de adulto y por lo tanto, será más difícil de preñar. Por más llegue la lluvia, la falta de forraje continuará siendo un problema.