Agricultura

Ventas anticipadas de soja se pararon

Pocos productores capitalizaron la suba de precios

Pablo Antúnez

El repunte de precios de la soja registrado en los últimos días aún no pudo ser capitalizado por los productores uruguayos.

“Las ventas anticipadas se detuvieron por la incertidumbre que genera la falta de lluvias sobre el área de la oleaginosa a sembrar”, explicó a El País el bróker Fernando Villamil, principal de Agrosud S.A..

Hubo productores que vendieron una parte de la soja que van a plantar antes de la siembra, mecanismo que se utiliza para financiar insumos, pero la falta de lluvias obligó a detener las tareas en las chacras porque no había humedad suficiente en el suelo.

Villamil explicó que una parte de la soja a plantarse “está comprometida”. Son contratos a fijar precio con los que se apalanca la siembra. “Más o menos, un tercio de la posible cosecha estaría comprometida”, estimó el bróker.

El volumen vendido anticipado y ya con precios, sería “entre 15% y 20% de la futura cosecha”, detalló Villamil. En cuanto a valores, el principal de Agrosud S.A. dijo que “hay de todo. Algunos productores vendieron a US$ 340 y de ahí hacia arriba hasta llegar a los US$ 400”.

Subas. El bróker entiende que el mercado de la oleaginosa podría tener más subas en los próximos días. Hay dos factores que están impulsando los aumentos de precios. Uno es “el informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, donde las existencias de la oleaginosa proyectadas para el final del ciclo son más bajas de lo esperado y muy bajas en términos relativos al consumo”, detalló el principal de Agrosud S.A..

Esas existencias proyectadas son similares a las del ciclo agrícola 2013/14, donde la soja tenía precios por encima de US$ 500 la tonelada en Chicago.

El otro factor que hace subir la soja “es la gran incertidumbre que hay sobre la cosecha del Hemisferio Sur, que es muy relevante para la oleaginosa, porque representa casi en el entorno del 54% de la producción mundial y el 60% del saldo exportable mundial”.

Según la visión de Villamil: “si hay un fracaso en la cosecha del Hemisferio Sur, va a repercutir en el precio y hoy está amenazada por el pronóstico que hay de lluvias por debajo del promedio en lo que queda de la primavera y el comienzo del verano”.