Agricultura

Mercado de soja se afectará si EE.UU. subsidia producción

Medida hará bajar los precios y afectará a todos los demás productores mundiales de la oleaginosa.

Porto de soja en Brasil.
REUTERS/Paulo Whitaker

Pablo Antúnez.

E l mercado mundial de la soja enfrenta una nueva amenaza. El gobierno de Estados Unidos anunció que asistirá a sus productores de la oleaginosa con US$ 4.696 millones, cubriéndolos de los daños causados por la guerra comercial que lo enfrentan con China.  Del monto anunciado, US$ 3.629 millones estarán destinados sólo a la soja —el resto alcanzará también al maíz, sorgo, trigo y algodón—, pero otros US$ 290 millones irán a asistir la producción animal  y US$ 127 millones a la lechería.

El anuncio de asistencia “es una mala noticia para el resto de los productores mundiales de soja”, analizó el director de Agrosur, Fernando Villamil.

“Trata de mitigar los efectos negativos que tiene sobre los productores de Estados Unidos esta guerra comercial y eso implicaría que no se afecten los niveles de producción de soja de Estados Unidos. Ese es el objetivo”, explicó el operador.

Por consiguiente, “seguiríamos teniendo una oferta importante y esto tendría un efecto similar a los años anteriores donde había un mercado más cerrado con más protección —los países importantes como Estados Unidos y los de la Unión Europea que subsidiaban sus producciones— y eso provocaba una distorsión  en la formación del precio y en la competitividad de los países productores que no aplicaban subsidios”.

El efecto inmediato sobre los precios sería la tendencia a la baja y esa “es una mala noticia”, porque “cuando se ponen aranceles, siempre las primeras reacciones son hacia el proteccionismo que afecta los niveles de comercio”, reflexionó Villamil en diálogo con El País.

Normalidad. Hasta el momento, la guerra comercial entre Estados Unidos y China, donde lo más afectado es la soja, porque el gigante asiático es el principal importador mundial, “no afectó la exportación de la oleaginosa desde países de Sudamérica, que siguen vendiendo con fluidez”.

El director de Agrosur reconoció que la soja de Argentina y Uruguay están teniendo algunos problemas pero no puede adjudicarlos al contexto comercial, sino a la menor oferta y a problemas de calidad, debido a la mala cosecha reciente. El clima no sólo afectó los rendimientos del cultivo y en caso de Uruguay fue la cosecha más baja de la historia, también complicó la calidad del grano y eso afecta los precios.

Futuro. Mientras tanto, las ventas de soja a futuro siguen bajas porque “los precios que se establecerían sobre las cotizaciones de Chicago —principal referente en materia de granos—, todavía están a la altura de lo que estarían los premios para las cotizaciones de las sojas disponibles. Recién se están haciendo algunos negocios que obedecen a apalancamiento financiero para la próxima siembra”, confirmó Villamil.

Rurales EL PAIS