Agricultura

Marcos Guigou: “Uso de los datos es fundamental para negocio, costos y ambiente”

El director de Agronegocios del Plata (ADP), empresa líder en agricultura por ambiente e innovación en el sector. Contó que el uso de los drones en la agricultura “desató toda una tecnología que es de las cosas de mayor impacto”, porque “afecta a todos los cultivos y llevó a mejoras productivas en rendimiento por hectárea”. También en cuanto a mejora de costos”, porque cada vez “es más precisa y se le da al cultivo lo que precisa en cada lugar”. La agricultura fue “bastante castigada con la aparición de cianobacterias y también la soja, “cuando en realidad es un cultivo que fija su nitrógeno del aire y usa niveles de fósforo más bajos que todos los cultivos que hacemos”.

Pablo Antúnez

-La empresa ADP fue precursora en el uso de tecnologías como los drones en la agricultura por ambiente. ¿En materia de expansión ¿cuáles son los principales desafíos ?
-La innovación está en todos los aspectos. Respecto a nuestros negocios principales que son la ganadería de corral y la agricultura, el primero está en un ajuste permanente de lo que son las dietas, así como en las mejoras para los animales vinculadas con el bienestar (dietas, raciones, sombra, agua).

-¿Y en agricultura?
-Los desafíos están muy vinculados al uso de los drones, que desató toda una tecnología que llamamos agricultura por ambiente. Es de las cosas de mayor impacto, porque afecta a todos los cultivos y llevó a mejoras productivas en rendimiento por hectárea. También posibilitó mejoras de costos, porque cada vez es más precisa esa agricultura y se le da al cultivo lo que necesita en cada lugar.

-¿Qué diferencia tiene la agricultura por ambiente?
-Es una técnica que demanda mucho mayor conocimiento, en ingeniero agrónomo por hectárea, en muestras de suelo por hectárea, porque todo se hace en base a esa división de los campos en base a productividad de suelo. Ahí tenemos impacto hacia varios lados.

-¿Por dónde vendrán las innovaciones?
-Por varios lados. Una que es bien relevante, es todo lo ambiental. Está bastante difundido el tema de las cianobacterias y se trata de tirarle la culpa a otro que no sea la actividad agropecuaria. La agricultura fue bastante castigada con eso y la soja, cuando en realidad es un cultivo que fija su nitrógeno del aire y usa niveles de fósforo más bajos que todos los cultivos que hacemos. Es un cultivo muy rústico.

-¿Cuál fue la experiencia de ADP en sus mediciones de fósforo y otras nutrientes?
-Nos pasó algo interesante, que surgió de ir ajustando y midiendo. En el dato de los últimos cuatro años sobre fijación de fósforo y la extracción que hacemos con los cultivos nos dio un balance de cero. Eso fue medido por una fuente externa. No es que hayamos buscado el cero, viene de una combinación de aspectos económicos, donde se va a invertir lo justo para que sea bien productivo el cultivo, pero no se le va a poner fósforo de más para que termine en un río.
Ese ajuste tiene un nivel muy alto de precisión porque se está trabajando en cada ambiente por su productividad.

-¿Puede profundizar más?
-Una zona que produce mucho extrae más fósforo u otros nutrientes. Esa extracción de nutrientes está relacionada con la cantidad de granos que se cosecha. Con la agricultura de precisión, la máquina va pasando en el campo y va poniendo las nutrientes exactas que el agrónomo decidió en base a la productividad del suelo. También te da una externabilidad positiva de la tecnología, no sólo desde la rentabilidad o del manejo de la relación insumo producto, sino del impacto ambiental.

-¿Después de la agricultura de precisión que se viene?
-Es muy difícil saber porque los cultivos van cambiando y las demandas del mundo y las modas, también. Parece difícil que los cultivos pesados donde está la tecnología (soja, maíz y trigo) pierdan su lugar, pero por ejemplo, la colza aumentó mucho en su espacio y pueden aparecer otros. En ADP hemos probado otras cosas. Hemos probado arvejas, que es una fuente de proteína bien interesante y que se produce en invierno, pero no hemos tenido mucho éxito en cuanto a adaptación de la genética a nuestro clima. Vamos probando otras cosas. Hace años que plantamos cardo con resultados bastante erráticos. Pienso que a gran escala los cultivos principales serán trigo, soja y maíz.

-¿Comparte la idea que la soja perdió un poco de protagonismo en los últimos años?
-Perdió un enorme protagonismo porque al haber una ganadería más intensiva, la demanda de granos para la alimentación animal es mayor. A su vez, puede haber una mayor incorporación de granos a la lechería, en la medida que se va intensificando más, pero no me animo a decir qué pasará en los cultivos. Me animo a decir que la tecnología dedicada a la agricultura ambiental y a usar mayor información en tiempo real, está impactando de manera fabulosa.

-¿Qué destacaría en cuanto a los nuevos productos que van surgiendo en este rubro específico?
-Hay algunos productos enlatados de empresas de nivel global que tienen mucha capacidad de inversión. Están dando productos parecidos a lo que es un Iphone. Están apareciendo productos de ese estilo en cuanto a la calidad del sofweare para usar en agricultura.

-¿Cómo favorece eso?
-Como tenemos mucha información geo referenciada de los campos y mucha historia, la capacidad de hacer ensayos en las chacras y analizarlos de manera sencilla con estos mecanismos, da una posibilidad de aprender muy rápido. Lo que más impacta hoy es que los datos son importantes no sólo para la productividad y para el negocio, sino también para el tema ambiental.
Podemos pasar horas hablando del ambiente, pero hasta que no nos ponemos a medir y a mejorar la tecnología con cosas prácticas, la realidad termina siendo una conversación.

-¿Qué permitiría hacer?
-Con esta tecnología se pueden hacer muchas cosas, medís, ejecutás y buscas hacer las cosas mejor. A partir de toda la información, el aprendizaje que haces sobre tus campos es cada vez más rápido, porque hay mecanismos como este tipo de sofweare que está muy afinado en cuanto a poder medir el rendimiento de una cosechadora. Si se hacen ensayos de dosis de fertilizante, densidad de plantas -en cualquiera de los cultivos- vos podes tener en tus campos ensayos de impacto sobre productividades potenciales.

-¿Por ejemplo?
-Se pueden probar cosas que a veces son disparatadas, no se podría usar el doble nivel de plantas en todo el campo por los costos, por el riesgo, pero hacer una tirada y ver qué pasa si pongo el doble de semilla o pongo la mitad, sí se puede. La dinámica en esto es gigante y hay que aprovecharla al máximo.

-¿Cómo está afectando la sequía a las sojas?
-Las sojas del sur están bastante afectadas. Después depende mucho de la zonas, de cómo fueron las lluvias de enero y esa lluvia de mitad de febrero. También depende mucho de la calidad de suelo, porque guardan más o menos agua. En caso de ADP hemos ligado bastante. Tenemos muy poca soja en el sur, salvo en Kiyú donde están bastante mal.

Exportación de Colza y otros proyectos.

 

La colza canola gana área en cada zafra y promete. En el caso de ADP ha exportado esta oleaginosa invernal a Emiratos Árabes, Israel y otros países, pero este año entró en la Unión Europea a través de otra empresa.

“Tiene demanda interesante y un valor por tonelada que, en general, está un poco por encima de la soja”, explicó Marcos Guigou, director de ADP. “Productivamente es un cultivo que tiene más debilidades, pero por otro lado, se hace en un momento del año donde no se hace soja. Está en el momento del año correcto”.

Según la visión de Guigou, “es un cultivo que seguirá creciendo, no sé si a unas tasas muy altas, pero en la medida que vayamos aprendiendo un poco más, crecerá”.

También se refirió al momento que está viviendo ADP, una de las empresas emblema en la agricultura uruguaya.

“La gente es importante en las empresas y el tener no solo cosas que dan para vivir, comer o hacer funcionar el día a día en los negocios, sino tener nuevos proyectos, es lo que más empuja hacia adelante. Siento que estamos en un momento de la empresa donde esas cosas están muy balanceadas”. Y profundizó: “en realidad tenemos muchos proyectos, algunos vinculados al noreste del país, pero cuando los precios de los granos bajaron tanto, nos costó mantener vivo y hoy tenemos un proyecto que está muy interesante para la zona y para la empresa, produciendo carne y generando alimentos.

Carne con trazabilidad desde los granos para diferenciarse.

La carne vacuna con datos que produce Agronegocios del Plata (ADP) en sus corrales, sigue ganando espacio en la Unión Europea, en los nichos de elite donde el consumidor está dispuesto a pagar ese valor agregado.

En ese sentido, Marcos Guigou, director de ADP contó a El País que en la carne, “es la primera vez que se tiene un producto para llegar al consumidor final. Se llega a restaurantes, a las góndolas de los supermercados o incluso se puede llegar directamente a los hogares. Hoy es bastante fácil por las plataformas que hay en Internet”.

El empresario contó que en los demás productos “el negocio de ADP es la escala, ser campeón mundial de costo bajo por tonelada, producir e ir al mundo con un barco o un contenedor”. En el caso de la carne “da para diferenciarse. Vemos que la trazabilidad que tenemos en el negocio, que hasta ahora no ha sido más que impacto para poder mostrar cómo lo hacemos, puede tener sentido para que el que compra el producto”.

En ese sentido reconoció que ese consumidor europeo que compra esa carne porque le gusta o por sus características, “a su vez, tiene un montón de información asociada de cómo se produjo”.

Guigou consideró que el proyecto de ADP carne con marca, “todavía tiene mucho para madurar. Producimos la carne pero no tenemos frigorífico, el producto tiene que pasar a través de otros aliados. En realidad la carne con marca lo estamos viendo como un negocio que tiene proyección de mediano y quizás, de largo plazo”, reflexionó.

Mirada a futuro. Guigou consideró que puede atarse, por ejemplo, con el tratado entre el Mercosur y la Unión Europea. “Pienso que para ADP puede ser un buen punto. Si en la medida que ese acuerdo va evolucionando, nosotros estamos cada vez más afirmados con una marca que aunque no sea un negocio muy grande, tiene sentido en la Unión Europea, el día que el acuerdo arancelario te proteja, estás en el mercado con un producto diferencial”. Según la visión del empresario, hasta que eso no suceda, “no se tiene un diferencial demasiado grande. Es bastante el esfuerzo para el volumen del negocio, pero es parte de lo que estamos haciendo para innovar”.

Más allá de trazabilidad país que rige para todo el stock bovinos, en el caso de ADP también se suma la trazabilidad desde los granos que consume el ganado que va al corral y es engordado previo a la faena. “Hoy nuestra carne tiene toda la trazabilidad, pero cuando va al proceso industrial, esa materia prima entra y sale con marca de una industria y quizás se pierde ahí. No perder ese valor sería algo relevante”, dijo Guigou.

En los granos no pasa, pero en la carne, el consumidor siente cada vez más esa necesidad de ir a una tienda gourmet. “Hay cada vez más casos en Uruguay donde se le pone un sentido muy grande al marketing alrededor, pero eso tiene un valor extra porque la gente demanda o más información, más presentación o una calidad perfectamente definida a lo largo del tiempo. Cualquiera de esas cosas las tenemos”, afirmó Guigou.