Agricultura

Marcos Guigou: “Parecería que lo peor ya pasó”

Uruguay tiene “oportunidades” por cómo está parado en un mundo cada vez más desafiante

Las empresas del agro están cambiando. Las generaciones que las integran están mejor preparadas para la incorporación de tecnología y para saber leer las señales que mandan los consumidores pidiendo cambios, consideró el director de ADP, Ing. Agr. Marcos Guigou. Las comunidades agrícolas en otros países no lo pueden hacer.

Pablo Antúnez

Estamos en un ciclo muy bueno para la producción agrícola”, porque “la suba de precios mejora los indicadores y licúa los costos, que en Uruguay son altos”, analizó el Ing. Agr. Marcos Guigou, director de Agronegocios del Plata (ADP), empresa líder en la producción de granos, líder en producción sustentable, compromiso con la comunidad y adopción de tecnologías de elite que se abren camino en el mundo.

Es que el efecto generado por la mejora de precios más potente sobre los costos, porque se miden por tonelada producida. Si sube el precio de la tonelada se licúa el precio de costos como los fletes y otros. Guigou espera que en 2021 el efecto de La Niña “no sea fuerte y vaya acompañando los cultivos. La expectativa es que sea un año correcto y que estos precios ayuden al final de la zafra”.

Desde su punto de vista, el año que está finalizando “fue muy justo”. Es que hubo rendimientos “bastante pinchados en soja, que se complementaron con muy buenos rendimientos para el maíz”.

El director de ADP recordó que los agricultores ya se habían acostumbrado a que los precios de la soja no ayudaban mucho. “Ese mismo año (por el 2020) con precios más parecidos a los actuales, hubiera sido otra cosa.”, admitió el empresario de Dolores.

Posteriormente vino la siembra de cultivos de invierno, con fuerte apuesta de los productores a la colza y en el caso de ADP, también a la cebada y al trigo.

“Fue un año bueno en trigo y en cebada. Hubo muchas heladas y eso generalmente es bueno para el rinde. Eso se dio, pero en algunas zonas había daños puntuales. Igual en general fue muy buen año para invierno”, recordó Guigou.

Zafra de verano. Ahora se transita por una zafra de cultivos de verano afectada por el déficit hídrico.

“Los cultivos donde hay riego potencial están espectaculares. Donde hay campos bajos están bien y con las lluvias que se dan en estos periodos secaos ayudan”, detalló.

Es por eso que Guigou consideró que “por ahora es más el susto que la realidad. Viene lloviendo menos que lo normal, el agua llega justito, pero está y los cultivos se están instalando”.

Corral. No fue un año bueno para el negocio del corral, donde ADP produce su carne con marca y trazabilidad hasta los granos, entrando directamente en las góndolas de supermercados europeos.

“En la carne de más alto valor, primero se cayó la demanda en China. Se complicó la entrada de carne en diciembre y cuando los precios parece que venían levantando, se “re pinchó” la Unión Europea”, recordó el director de ADP en su análisis con El País.

Guigou dice tener la expectativa de mejora, porque el piso de los precios ya se estableció. “Da la impresión de que el peor momento ya paso y el ajuste que se hizo en lo interno fue muy duro”, dijo el empresario.

La suba de precios

ayuda a licuar los costos de producción,

que en el Uruguay son altos.

Tecnología. Desde lo tecnológico, considera que hay oportunidades para Uruguay. “El desafío es una combinación de la mejor tecnología por el lado de la productividad, por el lado de la sustentabilidad y por el lado de lo que los mercados quieren”, reconoció Guigou.

Esa combinación entre tecnología disponible y procesos viables y la aceptación del mercado del proceso productivo aplicado, “es el mayor desafío”, agregó.

Cada vez más, en cada rubro, el manejo de datos, el poder procesar la información y entender lo que el mundo pide, ese cambio rápido, es la base del éxito y para el director de ADP, “es el principal aspecto a trabajar”.

El futuro es promisorio, porque “las empresas han cambiado”, sostiene el empresario. En ese sentido explicó que en ADP “el 50% de la gente que trabaja es generación X (nacido entre el 1979/80. El 3% es un poco mayores. El 45% son generación Y (la generación del milenio) y 5% es generación Z (posmilénica). Me parece que si uno compara las oportunidades, el mundo está dando oportunidades”.

En granos la demanda es fabulosa, hay que producir más con la misma tierra y cada vez cuidando más el entorno y las comunidades. “Nosotros lo estamos pudiendo hacer con mucha gente joven y la comunidad agrícola en los países desarrollados hay mucho más de la generación Z. Ahí tenemos una gran oportunidad como país”, admitió Guigou.

Muchos de los desafíos pasa porque los mismos integrantes de las empresas del agro puedan entender los cambios que pide la demanda, por saber leer las señales. “Eso es un aspecto interesante para entender lo que el mercado está pidiendo, como para innovar cuando el mercado lo pide. Hay un enorme potencial por el tipo de cosas que hacemos, por cómo se planta Uruguay en un mundo desafiante, pero también por cómo trabajan hoy los equipos de agro con generaciones que entienden la tecnología y pueden adaptarse rápidamente”, dijo Guigou.