Agricultura

El conflicto EE.UU. e Irán puede afectar ventas de arroz uruguayo

Está encareciendo fletes marítimos y complicando negocios del cereal.

Arroz.

Pablo Antúnez

El sector arrocero uruguayo está preocupado por la escalada en el conflicto entre Estados Unidos e Irán, hecho que ya está encareciendo los transportes marítimos y pone en riesgo la posibilidad de nuevos negocios con arroz uruguayo en Irak y países vecinos.

El presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), Alfredo Lago, recordó a El País que el año pasado un tercio del arroz exportado por Uruguay tuvo por destino Irak. “Nos preocupa qué pasará en Medio Oriente, más allá de que Irán hace años que no compra arroz uruguayo debido al embargo comercial impuesto por Estados Unidos. También le vendemos a Irak y Turquía, que son países muy próximos”, afirmó Lago.

Mientras tanto, se avanza en la concreción de negocios de buena parte del arroz que se produjo en la zafra 2018/19. “Llevamos un 80% del arroz vendido, nos van quedando menos de dos meses para cerrar el año comercial —cierra el 29 de febrero— y seguramente algo va a quedar”, estimó el presidente de ACA.

El panorama es más alentador que el que tenían los arroceros en agosto de 2019. “Se fueron incorporando mercados que no eran importantes, pero hoy pasaron a serlo. Cuba es uno de esos destinos”, explicó Lago. El país caribeño se destaca y ya lleva comprados cuatro barcos con arroz uruguayo, seguido de Perú que se sigue manteniendo entre los destinos de importancia.

Uruguay se mantuvo en 2019 como el principal abastecedor de arroz a Perú, seguido por Brasil y Tailandia, pero el precio de exportación estuvo, en promedio, 10% por debajo del valor FOB Golfo y 19% por encima del de Tailandia. Así lo hace notar el informe: Arroz: situación y perspectivas, publicado por la Oficina de Programación y Política Agropecuaria del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), elaborado por Lucía Salgado. El 58% del arroz exportado tuvo por destino Perú, consolidándose una corriente exportadora que se fortalece cada año.

Situación. Hasta el momento los cultivos están mostrando buenos desarrollos, ayudados por el clima.

“Las altas temperaturas, elevada radiación solar y mayor consumo de agua, favorecen la evapotranspiración que está por encima de lo normal”, contó Lago al analizar la situación.

Esa alta evapotranspiración es muy buena para el cultivo, porque desarrolla un potencial por encima de la media y las reservas de agua están calculadas para el área a plantar, pues el productor —en Uruguay donde no se planta arroz en secano— siempre calcula su área en función del agua que tiene para regar.

El titular de ACA aseguró que “los cultivos tienen memoria” y la mitad del área correspondiente a la presente zafra, se sembró en noviembre, cuando debió haberse plantado en octubre.

“Podemos tener un clima muy bueno hoy, pero lo está captando la mitad de la siembra, área que podrá explotar todo su potencial. El resto de la superficie plantada está jugada a que las condiciones de buen clima se mantengan durante el verano”, afirmó Lago.

Desde la ACA se resalta el esfuerzo que realiza el productor para que, aún en la adversidad, pueda manifestar toda su experiencia y capacidad. El arrocero uruguayo es uno de los más eficientes del mundo: “aún en la adversidad somos capaces de sacar una zafra adelante. El balance a hoy nos permite ser optimistas”, dijo Lago.

En Uruguay, el área arrocera caería 7% en la presente zafra, focalizándose en alrededor de 135.000 hectáreas. Opypa estima, manejando un rendimiento promedio en base a los últimos cinco años, que la producción baje un 8%.

El margen del cultivo se mantiene decreciente, especialmente para la mayoría de los productores, que son los que pagan renta (tierra) y agua para regar.

El aumento del rendimiento en las últimas dos zafras y la baja de los costos de producción, no pudieron compensar el menor precio que recibieron los cultivadores, según el análisis de Opypa.

Uruguay es el sexto exportador mundial de arroz, con una producción cercana a 1,3 millones de toneladas cáscara (dependiendo del área plantada y del año). Se vende al exterior el 95% de la producción y se generan más de 2.900 puestos de trabajo a nivel del cultivo.