Publicidad

Sojeros paraguayos piden al gobierno que abra el mercado de China

La nación tiene acuerdo con Taiwán y eso dificulta negociación.

FILE PHOTO: A local producer of soybeans shows the camera a handful of freshly harvested soybeans on a farm on the outskirts of San Jose
FILE PHOTO: A local producer of soybeans shows the camera a handful of freshly harvested soybeans on a farm on the outskirts of San Jose, Uruguay, April 27, 2011. REUTERS/Andres Stapff/File photo USA-TRADE/CHINA-LATIN AMERICA
ANDRES STAPFF/REUTERS

Soja.

Agencia EFE | La crisis que atraviesa el sector de la soja paraguaya ha acentuado en las últimas semanas las voces que desde el sector privado exigen al Gobierno que se abra a China como solución a sus problemas, aunque Paraguay carece de relaciones con el gigante asiático por su alianza con Taiwán.

La petición la formalizó este lunes el gremio agrícola del sur del país en una reunión con el ministro de Agricultura y Ganadería, Denis Lichi, y el secretario de la Presidencia, Julio Ullón, en la que analizaron las posibles soluciones a la crisis del sector, cuya producción se redujo un 23,5 % desde enero.

Además de solicitar una reestructuración de sus deudas, los productores pidieron al Ejecutivo que abra una "oficina comercial" en Shanghái (China) o, en su defecto, "buscar algún (tercer) país para acercarnos y hacer negocios" con China, según explicó a los medios el presidente de la Coordinadora Agrícola de Itapúa (CAI), Dante Servián.

Servián remarcó el atractivo de ese mercado "especialmente" para las materias primas alimentarias como el maíz, la carne vacuna y porcina o la soja, rubro en el que Paraguay es el cuarto exportador mundial.

Al respecto, el titular de Agricultura informó tras el encuentro de que el Ejecutivo estudia las "posibilidades" de acercamiento a China y, aunque no concretó la fórmula que utilizará, adelantó que "muy pronto vamos a tener una puerta de acceso" a ese mercado.

El objetivo de Paraguay es abrir el mercado chino a sus empresarios sin verse obligado a renunciar a su relación diplomática con Taiwán, al que China considera una provincia rebelde, y que tiene en el país suramericano a su único aliado en la región.

Las voces que desde los diferentes sectores productivos solicitan al Gobierno ese acercamiento se acrecentaron en los últimos meses como una solución a la desaceleración de la economía paraguaya, que según las previsión de abril del Banco Central del Paraguay (BCP), crecerá un 3,2 % en 2019, ocho décimas menos de lo que estimó en diciembre.

Los últimos en reclamarlo públicamente, aunque no directamente al Gobierno, fueron la patronal agrícola Unión de Gremios de la Producción (UGP) y, en declaraciones a Efe, el directivo de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Ricardo Felippo.

Desde la ARP, que agrupa a los ganaderos del octavo exportador mundial de carne bovina, Felippo señaló la pérdida de competitividad que supone esa falta de relaciones frente a sus vecinos, que exportan gran parte de su producción a China.

En el caso de la soja, la apertura a China permitiría a los productores paraguayos reducir su dependencia de la cotización del grano en el mercado de Chicago, donde en un año ha perdido cerca de un 20 % de su valor, después de que las autoridades chinas aplicaran un arancel del 25 % a la soja estadounidense en el marco del conflicto comercial entre ambas potencias.

La caída de precios coincidió este año con una drástica bajada en la producción debida a las inclemencias climáticas, lo que podría hacer perder al país entre el 1 y el 1,5 % de su PIB, según explicaron recientemente a Efe fuentes del Centro de Análisis y Estudios Económicos (Cadep) de Paraguay.

En la reunión de este lunes, los productores amarraron del Gobierno el compromiso de que trabajarán para reestructurar sus deudas a través de los estatales Banco Nacional de Fomento (BNF) y Agencia Financiera de Desarrollo (AFD).

El objetivo según el ministro Lichi es dotar de liquidez a los empresarios para que puedan afrontar la próxima campaña de siembra de la soja, que comienza en septiembre.

Guillermo Crampet
Si bien es un momento de buenos valores, "con ese rendimiento la cuenta es negativa”
Como habitualmente sucede, el inicio se dio en el norte del país, en las chacras de los sucesores de Julio Pinczak
Respaldado en un incremento de precios de las materias primas y posibilidades de financiación, productores renovaron cosechadoras, tractores y sembradoras
INIA aclaró que la carga encontrada en los cultivos es baja
Es productor agropecuario y fue presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz y de FUCREA. Dice que el sector arrocero ha tenido “una evolución brutal y el productor es arriesgado”, y recordó las negociaciones por el precio con Ricardo Ferrés como duras, pero leales: “era un tipo con una menta privilegiada y muy razonable para conversar”. Gigena dijo que se pueden aprovechar mejor los campos y llevar la producción de carne al doble, y para eso es clave invertir en fertilizantes, praderas y aguadas.
Se esperan buenos rendimientos, pero el costo por hectárea trepó en un 30% para ubicarse en los US$ 1.500
Las cotizaciones se ven presionadas ante las expectativas de lluvia en las áreas de cultivo de Argentina
"Se sintió la seca primaveral en que los kilos de uva producidos irán a la baja, pero lo positivo es que estamos frente a una vendimia de excelente calidad", expresó Gutiérrez. La vendimia 2023 está en marcha, y como aprendizaje respecto a las medidas de contingencia, las bodegas requieren también de riego en los casos que se pueda.
El vicepresidente de INIA e investigador del IRI en la Universidad de Columbia expresó de qué forma se pueden establecer las predicciones meteorológicas, aclarando que entre el pronóstico del tiempo (de hoy a 5 o 6 días) y las tendencias climáticas para la próxima estación (aproximadamente 3 meses), es muy difícil pronosticar a ciencia cierta lo que puede suceder con las lluvias, por eso importantes institutos del mundo están invirtiendo mucho dinero para achicar esa brecha. En el caso de Uruguay y el tercer año Niña consecutivo, Baethgen afirmó que no hay humedad en la atmósfera, si bien las tormentas de verano no son fenómenos de gran escala y de golpe pueden caer 50 milímetros, y “te cambia todo”. A su vez, esta seca se está notando más que los anteriores porque empezó más temprano: “en setiembre ya se veía el déficit hídrico en los suelos de Uruguay”.
El agricultor de Soriano expresó que el déficit hídrico está afectando más a las pasturas que a los cultivos, pero hay muchas chacras donde los cultivos de invierno aprovecharon la poca agua que quedaba.
El productor arrocero dijo que se va a llegar al fin del riego porque se tomaron precauciones por encima del promedio, y expresó la voluntad de la gremial de “prosperar con proyectos de represas multiprediales”.
La buena humedad en la siembra proporcionó una ventaja

Publicidad

Publicidad