Ganadería

Prevén más exportaciones de carne uruguaya a China

Foto: web Inac.

Nutrida delegación uruguaya participará de la feria Sial China. Foto: web Inac.

Pablo Antúnez.

China continuará siendo el principal comprador en volumen de carne bovina uruguaya y en ese mercado “se prevé una demanda sostenida para el segundo semestre del año”, afirmó a El País desde Shanghai el operador Daniel Castiglioni, principal de la empresa Casti Trader.

Uruguay ya es un proveedor conocido adentro de ese mercado, gana terreno a nivel de ventas, pero aún tiene mucho camino por recorrer, de la mano de algunos segmentos de alto valor que están casi inexplorados (incluso adentro de la carne ovina).

Del 6 al 8 de mayo se realiza en Shanghai una nueva edición de la feria de Sial China —la más grande de Asia— y la mayoría de las industrias frigoríficas exportadoras estará presente sondeando el mercado, atendiendo clientes y buscando conocer algo más sobre la comercialización de carne en el gigante asiático.

A la vez, el Instituto Nacional de Carnes (INAC) estará presente con un stand mucho más grande que otros años (250 metros cuadrados en total).

La delegación estará integrada por el presidente del INAC Federico Stanham, los delegados en Junta Directiva, Guillermo Villa y Alberto González por productores ganaderos e industriales, respectivamente. A la vez, el área técnica del organismo está representada por la directora de Mercados Externos Silvana Bonsignore y del Departamento de Marketing estará Cecilia Shaw.

Termómetro.

“La feria de Sial China es un termómetro para medir la demanda del mercado, sirve para intercambiar opiniones con los clientes, conocer nuevas oportunidades y saber cómo va evolucionando la presencia de carne uruguaya”, dijo a El País el Director Regional de Marfrig Cono Sur, Marcelo Secco.

Si bien señaló que en momentos de dificultades no es partidario de participar en ferias, reconoce que son una buena oportunidad para que “las empresas puedan sondear sus marcas y mantener el vínculo con sus clientes”.

Por su parte, Eduardo Urgal, director de Frigorífico Pando reconoció que la fuerte participación en Sial muestra que “vamos jugados a un mercado que hoy nos está llevando más del 60% de la carne exportada. China está siendo, sin duda y por varios cuerpos de distancia, el principal mercado para la carne uruguaya”.

Reconocida.

Los industriales uruguayos de la carne son conscientes de que hoy hay más conocimiento del producto que venden en China, a pesar de que Uruguay es la segunda opción en el canal formal, ya que Australia es su principal competidor.

“A nivel de los principales operadores hay conocimiento y antecedentes de las carnes uruguayas y del grado de cumplimiento de los frigoríficos uruguayos”, pero todavía nadie sabe cuánto pesa eso en el mercado, señaló Secco.

“Somos muy minúsculos frente a las oportunidades que tienen otros proveedores, pero desde el punto de vista comercial, aún hay muchas oportunidades”, sostuvo el empresario.

Recordó que en caso de Uruguay debe “ir haciéndose camino al andar frente a un competidor como Australia que realmente tiene la preferencia en materia de volumen y tiene ventajas arancelarias, porque cuenta con un Tratado de Libre Comercio. Esas ventajas arancelarias se traducen rápidamente en el precio, es un cálculo que hacen los importadores y que nos lo hacen saber en las negociaciones”.

Secco no pasó por alto que la industria uruguaya “tiene muchos segmentos de mercado aún no explorados, pero hay ciertas limitantes por el tiempo de vida útil de la carne enfriada. Por lo menos en el segmento de mayor poder adquisitivo, hay una oportunidad que Uruguay tiene que seguir explorando”.

En tanto, Urgal dice ver a China como un mercado estable en el futuro próximo para Uruguay.

“No es conveniente para Uruguay que las autoridades chinas le abran el mercado a las carnes de Argentina o Brasil, pero estamos viendo que conforme China está abriendo más mercados, a la vez, también va cerrando el canal gris. Prefiero tener menos carne del canal gris y más carne de proveedores directos. Si bien en el corto plazo puede que no sea lo más conveniente, en el largo plazo, será un mercado mucho más transparente”, remarcó el industrial uruguayo que como el resto de sus pares emprendía el viaje hacia Sial.

Potencial.

China vive una desaceleración de su economía, pero aún así está manteniendo una demanda sostenida.

En la medida que la economía creció a tasas elevadas, su clase media se agrandó y promueve cambios en la dieta, donde la ingesta de carne vacuna con origen bien determinado se impone.

Ahí es donde Uruguay tiene ventajas, porque ingresa por el canal formal, a diferencia de otros competidores como Brasil, que entran por el “canal gris” (productos con origen desconocido e introducidos en forma ilegal).

Las importaciones chinas de productos agroalimentarios rondaron los US$ 135.000 millones en 2014, cifra que representa el doble que sus exportaciones. El principal proveedor de alimentos es Estados Unidos, con el 22,4% del mercado, pero en la lista de los 20 primeros está Uruguay, Brasil, Argentina, Chile y Perú.

Desde China, el broker uruguayo Daniel Castiglioni, instalado en el mercado y principal de la empresa Casti Trader, está previendo una demanda sostenida en el futuro inmediato.

El operador dijo a El País que “los importadores están tomando precauciones y cautela a la hora de concretar negocios debido a que están mirando de reojo qué sucede con los precios en el mercado local y la oferta de otros países proveedores”, principalmente Australia; aún así, “apuestan a la carne uruguaya”.

Las negociaciones de Brasil y Argentina para entrar con su carne enfriada a partir del canal formal están adelantadas, pero en los hechos ese mercado todavía sigue cerrado para ellos.

“Los proveedores brasileños aún siguen entrando su carne vía Hong Kong (canal gris). Hubo fuertes rumores en estos días sobre la posibilidad de apertura del mercado para la carne brasileña. Si se concreta la apertura, la carne uruguaya tendrá fuerte competencia”, indicó Castiglioni.

El consumo de la carne en China continuará creciendo

“Sin duda alguna las importaciones de carne fresca y congelada seguirán creciendo durante los próximos años por el aumento continuo de la demanda”, afirmó Chen Wei, secretario general de la Asociación de Carne de China a El País de Madrid. Es una gran noticia para Uruguay.

Los datos estadísticos parciales del Instituto Nacional de Carnes (INAC), hasta el pasado 30 de abril, muestran que las ventas de Uruguay crecieron 59,19% respecto a igual período del año pasado.

En ese lapso los frigoríficos uruguayos exportaron 44.240 toneladas de carne bovina peso canal contra 27.789 toneladas peso canal enviadas a igual fecha de 2014.

El incremento de los negocios se debió a que las complicaciones generadas en el mercado ruso, con la devaluación de la moneda local, hizo que los frigoríficos debieran redireccionar las ventas de delanteros bovinos, apostando más a China que paga mejores precios por estos cortes.

Ahora, más allá de la competencia futura de Argentina y Brasil, también se sumará la de Chile que firmó hace más de ocho años un Tratado de Libre Comercio con la República Popular de China. Hasta el momento los chilenos lograron posicionarse como el primer vendedor de fruta fresca como manzana, uva, cereza, ciruela o arándano. También se ha convertido en el segundo proveedor de vino, tras Francia, pero no ha incidido en los negocios cárnicos, aunque más que cortes bovinos pueden aportar un volumen de carne de cerdo, alimento de fuerte consumo en China.

Rurales EL PAIS