Ganadería

Hay capacidad de exportar el doble de ganado vivo

Productores sostienen que la cría puede dar una rápida respuesta sin resentir el volumen de faena.

Embarque de  ganado  en pie en el Puerto de  Montevideo , exportacion de  ganado  vacuno a Egipto, ND 20141027, foto Agustin Martinez - Archivo El Pais

Pablo Antúnez.
Los productores están convencidos de que la ganadería tiene capacidad de respuesta en la cría para producir más aunque se exporte el doble del ganado en pie que se embarcó en los últimos años.
En 2015, salieron alrededor de 200.000 terneros en pie, preferentemente enteros para Turquía y Egipto, pero ahora la posibilidad de colocar terneras y vaquillonas en pie en Argentina, abre otro camino complementario de esa categoría.
Aunque recién se están intercambiando los primeros borradores del protocolo sanitario entre el Servicio Nacional de Sanidad Agroalimentaria (Senasa) y la Dirección General de Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería -precisamente mañana Argentina contestará a la propuesta de Uruguay-, hay quienes ya dan por hecho la posibilidad de exportar vientres.
“Hay capacidad para embarcar entre 400.000 y 500.000 bovinos en pie sin resentir el volumen de faena”, aseguró a El País el delegado de la Federación Rural en el Instituto Nacional de Carnes (INAC), Fernando Vila. Para los productores, es muy importante la libre exportación de ganado en pie, que hoy está focalizada más en la exportación de machos para faena y engorde -también en algún animal para genética y vientres lecheros a China-, por lo que, “conseguir “un mercado complementario para las categorías de hembras sería fundamental”, reconoció Vila.
Es más, “sería un estímulo muy importante para el productor”, porque “la vaquillona gorda es una categoría que se está volviendo difícil de colocar. El año pasado en plena zafra no había colocación para vaquillona gorda. Si se van como terneras para exportación sería un buen complemento”, dijo a El País el delegado de la Federación Rural.
De concretarse en breve la exportación de vientres bovinos de razas carniceras hacia Argentina -que tiene necesidades de recomponer su stock y bajar el precio de la carne en el mercado interno-, ayudaría también a evitar una mayor caída de los valores de las categorías de reposición. Si bien la reposición cayó no tuvo la baja abrupta que experimentó el valor del novillo y la vaca gorda. “Cualquier mercado que lleve vientres es bienvenido”, reafirmó Vila a El País.

DISPOSICÍÓN. Esta semana, el director de Sanidad Animal de Argentina, José Luis Ferro, dijo a Valor Agregado en radio Carve que el gobierno argentino preparó dos protocolos sanitarios para elevar a las autoridades uruguayas: uno para la importación de animales en pie para faena inmediata y engorde y otro, para reproducción.
Según explicó Ferro, para la importación de ganado de reproducción es necesario la norma Mercosur, donde se solicita un diagnóstico para brucelosis, tuberculosis, fiebre aftosa, conocimiento de vacunas, entre otras y la opción es “viable”. Ferró recordó que “lo tenemos arreglado hace varios años” y “funciona bien”.
El jerarca argentino explicó que la propuesta será enviada a Uruguay mañana y está focalizado en el ingreso de ganado para faena directa, carne luego de faenada y engorde.
“El protocolo está pronto, pero no sería ético comentarlo antes de que lo vean las autoridades del ministerio de Uruguay”, señaló el director de Sanidad Animal. De todas maneras, aseguró que es muy similar al firmado años atrás entre Uruguay y Brasil que permitió exportar ganado en pie a frigoríficos del sur de Brasil. “Es un protocolo alcanzable y fácil de cumplir y se ha hecho un avance importante”, subrayó.
“Argentina pretende enviar los animales de engorde a los circuitos de Unión Europea (UE). Para eso deberán ratificar el caravaneo de los animales y los controles de residuos que hacen en Uruguay; “esto permitirá que los bovinos sigan la cadena”, subrayó. En cambio, un animal que sea exportado para faena inmediata no puede ingresar a un establecimiento UE, sino que deberá ser preparado para el consumo interno.
Dentro de lo que son las normas Mercosur figura la necesidad de tratamiento espejo, por lo que mañana si la industria frigorífica uruguaya pretende importar ganado gordo desde Argentina para faena, si escaseara la oferta en Uruguay, no tendría barreras.
Algunos operadores que se dedican al negocio ganadero sostienen que incluso tienen negocios concretados, pero se está a la espera de la aprobación del protocolo sanitario que se está negociando. Como se hacía en la década del ‘90, el ganado iría en camiones uruguayos hasta la frontera y de ahí sería transbordado a transportes argentinos; el flete sería de unos 140 kilómetros.

Rurales EL PAIS