Ganadería

Ganadería en EE.UU.: ajustan costos de producción ante la caída de precios

En un viaje por los estados ganaderos de Texas y Nebraska se observó un cambio en las dietas de los rodeos; tienen como objetivo no perder su alta eficiencia reproductiva.

Más pasto: ante la caída de precios los rodeos no son suplementados con la generosidad de antaño. Foto: La Nación - GDA

Más pasto: ante la caída de precios los rodeos no son suplementados con la generosidad de antaño. Foto: La Nación – GDA

La Nación – GDA | Quince días del viaje repartidos entre el Centro de Investigaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usmarc) en Clay Center, Nebraska, y las Universidad de Nebraska y Texas A&M. Veintinueve profesionales entrevistados en encuentros que duraron entre una y dos horas y media. A lo que hay que sumar una considerable cantidad de publicaciones técnicas de actualidad. Todo este volumen de información recabado en la gira fue indispensable para tener un conocimiento actualizado del estado de situación de la ganadería de los Estados Unidos.

Y el ejercicio de comparación con nuestra ganadería permite detectar tanto nuestras fortalezas como debilidades productivas. El objetivo final no puede ser otro que el expuesto en la Cadena de Carnes: lograr que los distintos eslabones articulen como un todo para lograr que la Argentina ocupe nuevamente su antigua posición como gran productor y que a la vez vuelva a ser el principal exportador mundial de carne vacuna que antaño fue.

Detallo a continuación una síntesis de los principales temas analizados en la gira:

Costos. Una comparación de los mismos indica que de la tranquera para adentro producimos a la mitad o a un tercio de los valores norteamericanos. En tanto de la tranquera para afuera y hasta los puertos de destino los costos nuestros duplican o triplican a los de Estados Unidos. Por este motivo una tonelada de carne argentina de igual calidad puesta en Europa cuesta igual que una tonelada de carne estadounidense. Es un punto a mejorar. Es de interés señalar que el costo de mantener una vaca de cría por año en Estados Unidos oscila entre 750 y 800 dólares, una cifra considerable.

Pastoreo. Se observaron técnicas de manejo de pastizales naturales y praderas introducidas, cuya composición es muy distinta a las dos o tres especies a que estamos acostumbrados. Las variantes de pastoreo son amplias, desde el intensivo, no selectivo de rápida rotación, donde el ganado no sale de la parcela hasta haber comido la última hoja de pasto o maleza existente y con varios cambios diarios, hasta el pastoreo de tipo selectivo, con o sin ninguna rotación. Se incluyó el concepto “holístico” de utilización de pastizales naturales introducido por el reconocido botánico sudafricano, el Dr. Allan Savory y las razones por las cuales tuvo una difusión limitada. Aún se debaten sus conceptos.

Alimentación. Evolución de los criterios de la alimentación de madres y terneros durante la cría. Razones de economía han motivado cambios importantes respecto a la alimentación tradicional. Hoy las vacas no son suplementadas con la generosidad de antaño. Deben en cambio arreglarse con lo que el campo les ofrece y el refuerzo alimenticio se reduce al mínimo imprescindible. También encontré cambios significativos en el manejo de los terneros luego del destete. Se produce un reemplazo de la recría por el inmediato ingreso al corral de engorde, si bien hay todavía una porción de terneros que pasan por la clásica recría a pasto de entre tres a seis meses. En último término ha habido alteraciones de importancia en la tradicional composición de las raciones de engorde en el feedlot.

Mejoramiento genético y fertilidad en hembras. Se comparan varios criterios selectivos, desde un sencillo y corto servicio de 28 días en vaquillonas de 15 meses, eliminando aquellas que no se preñen, versus otras técnicas más sofisticadas que hacen uso del examen por el ultrasonido del desarrollo de componentes del tracto genital.

Fertilidad, crecimiento y longevidad en machos y hembras. Se discrepa entre guardar toritos de reposición de entre la progenie de la vacas que más duraron en el rodeo – entiéndase las que destetaron un ternero cada año por muchos años – o si por razones de progreso genético acelerado deberían en cambio reservarse para reproductores aquellos toritos nacidos de las hembras de generaciones más recientes.

Eficiencia de conversión. El mejoramiento de la eficiencia de conversión de alimentos por análisis del consumo residual conduce a grandes polémicas. Se trata de los animales que aumentan más rapidamente de peso comiendo simultáneamente la menor cantidad de comida. El argumento de los genetistas que se oponen es que ésta es una selección que disminuye el apetito y si las madres de rodeos se mantienen en pastizales naturales de baja calidad y receptividad -que son la mayoría- son de poco comer, ello se reflejará en la baja de la tasa reproductiva. Y la reproducción es el mayor factor de rentabilidad en la ganadería, siendo que 65% de los costos están asociados a la cría. Además experiencias en la industria avícola indicaron que las aves con poca predisposición al apetito no desarrollan satisfactoriamente su aparato reproductivo reduciendo la postura de huevos y aumentando el número de defectuosos. Por lo que esos programas han sido abandonados.

Los que están a favor argumentan que hay muchos casos en que los rodeos de vacas están en buenas praderas y bien alimentados, entonces aumentar la eficiencia de conversión de los novillos es un objetivo importante. La solución de compromiso es reservar este tipo de selección para las razas utilizadas para cruzamientos terminales, o sea que sus crías hembras no serán guardadas para reposición.

Más vacas preñadas y novillos más pesados. La tasa de extracción en los rodeos norteamericanos es considerablemente superior a la Argentina. Dos razones principales son su causa. La primera es el porcentaje de destete, donde estamos unos 22 puntos por debajo de su promedio nacional para vacas de carne, que es de 82 terneros por cada 100 vacas. Los 18 terneros que faltan se explican básicamente por vacas que no se preñan y en menor medida por terneros muertos dentro de las primeras 24 horas del parto. En materia de reproducción varios aspectos están bajo consideración. Uno es la política en los servicios de verano cuando hay grandes pérdidas embrionarias como consecuencia de los golpes de calor. También se estudia la condición corporal de la vaca en gestación porque determinaría el futuro nivel reproductivo de su cría hembra. La segunda razón de la diferencia en la tasa de extracción es consecuencia de los pesos de faena mucho mayores que los nuestros (unos 600/650 kg en promedio, vs. 370/380 kg). Siendo el peso óptimo 600/650 kg, hay novillos que llegan hoy al mercado con hasta 800 kg. La razón es el esfuerzo de los feed lots por reducir sus pérdidas ante la enorme y constante caída de los precios que han ocurrido desde noviembre de 2014 en que tocaron, medidos en pesos argentinos, un pico máximo de 56 pesos por kilo vivo hasta igualar los valores argentinos en torno a los 31 pesos de octubre. Las causas de este movimiento de precios comenzó con una gran sequía de tres años de duración que motivó una marcada liquidación de vientres. La siguió la consecuente retención que llevó a la retracción de la oferta y a impulsar los altos precios arriba mencionados. Había menos oferta de novillos gordos frente a la capacidad instalada de faena. Como consecuencia cerraron varias plantas importantes. A la retención siguió el natural aumento de la oferta y ahora hay más hacienda gorda que la capacidad instalada de faena. Siendo esa la causa para la sostenida caída de los precios.

Rurales EL PAIS