Agricultura / inundación

Productores están perdiendo entre 1500 y 2000 kilos de arroz por hectárea

En soja los rendimientos en la zona de Treinta y Tres rondan entre 800 y 1000 kilos por hectárea.

Foto: archivo El País.

Foto: archivo El País.

Alfredo Lago, productor arrocero de Rincón de Ramírez en Treinta y Tres, dijo en Valor Agregado por radio Carve que la situación en la zona, después de las fuertes inundaciones, es muy compleja con pérdidas importantes en el arroz y la soja.

“Pudimos cosechar razonablemente bien hasta el 4 de abril cuando se inició el temporal hasta el 26 de abril, la cosecha era de un 20% o 30%, y hoy estamos alrededor de un 50%”, comentó Lago. “El primer análisis se hace comparando cuánto se sacaba en lo previo y cuánto después de las inundaciones; en lo que refiere a kilos por hectárea la pérdida es de 1500 o 2000 menos”, indicó.

El productor afirmó que significa una pérdida importante teniendo en cuenta que es un cultivo que está al límite en cuanto a su rentabilidad. “Todo lo que se saque por debajo del límite son pérdidas directas para el productor. Hoy tenemos una pérdida importantísima”.

“Para empatar necesitamos 8000 o 7500 kilos por hectárea según las condiciones del productor, al menos para cubrir costos directos. Hoy es difícil pensar que a nivel país se puedan lograr esos promedios. Hay algunos productores que pueden estar más justos a los costos pero hay muchos que quedarán con márgenes grandes y negativos”, explicó el exintegrante de la Asociación de Cultivadores de Arroz.

Según aseguró Lago, algunos productores van a quedar por el camino ante tantas pérdidas. “Venimos con más de tres años de rentabilidad cero o márgenes muy escasos y no tenemos recursos para enfrentar el desastre de este año. Muchos productores eficientes y con larga trayectoria quedarán en el camino”.

Soja. Alfredo Lago explicó que en la zona de Treinta y Tres los campos con cultivos de soja estuvieron bajo 10 o 15 centímetros de agua. “Esos granos por debajo de la planta con agua están perdidos”.

“Hay productores que iniciaron la cosecha de soja previo a las lluvias con 2500 kilos de soja por hectárea, sabiendo que no fueron las mejores chacras, y el viernes pasado se retomó la actividad con rendimientos que rondan los 800 a 1000 kilos por hectárea”, señaló. “Las pérdidas son muy importantes”, finalizó.

Escuche a Alfredo Lago:

Rurales EL PAIS