Agricultura

Los granos cerraron una semana con vaivenes en el mercado de Chicago

Chicago cierra este viernes con subas limitadas a las posiciones más cercanas de soja, generalizadas en el maíz, mientras que el trigo apenas retrocedió.

image

La harina de soja, por su parte, volvió a sorprender, con un desempeño casi perfecto, subiendo sólo este viernes 14 dólares frente al jueves, cuando fue el único commodity agrícola que aguantó la ola de liquidaciones que atravesó todos los mercados financieros.

Los mercados financieros recuperaron parcialmente de las fuerte pérdidas sufridas este jueves, con un dólar que bajó levemente, aunque todavía en los rangos del jueves. Los mercados bursátiles subieron, mientras que el crudo bajó levemente este viernes, pese a lo que consiguió avanzar en el acumulado semanal. La firmeza del dólar conspira contra las subas en los valores del éste y los demás commodities. El oro, por su parte, subió marginalmente este viernes, pese a lo que cerró la semana a la baja, completando así tres caídas semanales consecutivas.

El maíz cerró arriba, recuperando prácticamente todo el retroceso del jueves y alcanzándole para cerrar la semana con leves ganancias. El margen del mercado climático en EEUU, y su influencia, parecería ser cada vez menor en la medida que se espera que los datos medidos hasta el próximo domingo arrojen progresos que superen el 80% del área de intención ya implantada. Pese a esto, las demoras en el ritmo de siembra se concentran en pocos Estados, en el extremo este del cinturón maicero. El mercado climático del hemisferio sur, extiende su influencia sobre los precios en EEUU, en donde se agrega una demanda extra por producto debido a la imposibilidad de abastecerse en Brasil quien, debido al clima adverso sobre la producción de safrinha y al tipo de cambio muy competitivo hace unos meses para el maíz de primera, se dedicó a vender todo lo posible hacia afuera y de esa forma se quedó prácticamente sin inventarios. La industria de proteína animal en Brasil está sufriendo el desabastecimiento, sin producto disponible y por eso mismo lo precios reflejan esa escasez, subiendo, pese a la aceleración en el ritmo importador desde Paraguay, Argentina y EEUU.

La soja subió en los contratos de vencimiento más inmediato y cayó levemente en aquellos más diferidos, aunque logró avanzar entre semanas consecutivas. La principal causa de esto fue el precio de la harina de soja, que voló hasta tocar máximo como hace varias meses que no conseguía. El mercado climático en Argentina, Brasil y Uruguay se mantendrá hasta tanto los ritmos de cosecha de cultivos de verano no se ponga a tiro con los valores históricos. Al mismo tiempo, la incertidumbre continuará hasta tanto no se conozca con exactitud el nivel de daño y pérdidas de los cultivos. En EEUU se mantiene el mercado climático también para la soja, aunque con el maíz sembrado a buen ritmo y con el área de siembra prácticamente liquidada, es muy poco lo que pueda cambiarse a último momento desde maíz a soja, por temas de precio más conveniente o por aspectos climáticos. En caso de producirse un aumento de último momento en el área sembrada con soja (en detrimento de la de maíz) se espera que el impacto sea limitado.

El trigo cayó en el blando de Chicago y el primaveral de Minneapolis, mientras que el duro de Kansas terminó con leves alzas. De todas formas, el trigo terminó la semana por debajo del cierre de una semana atrás.

Las lluvias de los últimos días caen en la última parte del ciclo, lo que podría generar problemas en cuanto a calidad y sanidad de los cultivos.

FIMIX – Agrofinanzas

Rurales EL PAIS