Región

Rechazo de varias organizaciones sudamericanas al cese de exportaciones en Argentina

La decisión del gobierno contó con el rechazo y preocupación de diversas entidades rurales del exterior que advirtieron, no solo las consecuencias negativas que esta medida va a traer en la ganadería argentina, sino también cómo perjudicarán a la región en su participación internacional como un núcleo agroalimentario

Alberto Fernández, presidente de Argentina

EUROCARNE | Ante el cierre de exportaciones de carne anunciado por el gobierno argentino, la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (CEEA) decidió convocar a un cese de comercialización de todas las categorías de hacienda vacuna desde el 20 hasta el 28 de mayo.

La decisión del gobierno contó con el rechazo y preocupación de diversas entidades rurales del exterior que advirtieron, no solo las consecuencias negativas que esta medida va a traer en la ganadería argentina, sino también cómo perjudicarán a la región en su participación internacional como un núcleo agroalimentario.

El Foro Mercosur de la Carne expresó en un comunicado que sus representantes “manifiestan su honda preocupación ante la medida de cierre de las exportaciones de carne vacuna por 30 días, anunciada por el gobierno argentino, con graves consecuencias para el desarrollo del país en el futuro”. Y agregaron: “La restricción voluntaria a las exportaciones es un instrumento de política comercial que, en este caso, daña al sistema productivo de la cadena cárnica, sector que genera empleo, activa la economía y mejora la inserción internacional competitiva del Mercosur ”.

Por su parte, la Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur (FARM), declaró “el total rechazo a medidas que atentan contra el libre comercio con graves consecuencias negativas en la cadena agroindustrial de la ganadería de carne, creando inestabilidad, incertidumbre y paralizando un rubro que genera desarrollo y derrame hacia otras actividades de la economía, en particular en el medio rural, los pueblos y las ciudades del interior”. Y añadieron: “Ante esta crítica situación, confirmamos que el camino a seguir es uno solo: la generación de desarrollo a partir del crecimiento de la producción y el comercio, para lo cual es condición indispensable generar condiciones de negocio estables, con reglas claras y que se mantengan en el tiempo”.

La Asociación Rural del Uruguay (ARU), envió una nota en donde expresó: “Manifestamos nuestra solidaridad con los productores ganaderos argentinos ante un nuevo avasallamiento al libre comercio, el funcionamiento de los mercados y definitivamente a la libre empresa”. Y continuó: “Más allá de los perjuicios para la cadena agroindustrial ganadera argentina, es necesario considerar los daños a nuestra región como exportadora de alimentos al mundo precisamente en momentos que persistimos en una difícil controversia con la Unión Europea en el escarpado camino por alcanzar un acuerdo de libre comercio. Medidas como las establecidas por el gobierno argentino solo sirven para deteriorar la imagen de la región como nodo agroalimentario del mundo”.

Mediante un comunicado, la Asociación Rural del Paraguay (ARP) declaró: “Desaprobamos la medida adoptada por el gobierno actual de la República Argentina, que de ninguna manera logrará controlar la suba de precios de la carne en el país, sino por el contrario, incrementará la crisis instalada por la pandemia del Covid-19. La suspensión de las exportaciones de carne bovina causará un grave daño a un sector que es motor de la economía y que genera empleo y actividad comercial en toda la región”.