Publicidad

El campo y la ciudad, se podrán mirar como algo unido y superador: ese debiera ser nuestro desafío

Es un desafío importante, que el contacto entre el campo y la cuidad no sea solo durante la rural del Prado, debe ser todos los días pensando que sin dudas si al campo le va bien al país le va bien

Gonzalo Ducos

Finaliza la Rural del Prado, momento donde el campo visita la cuidad. Esa es una frase que se escucha hace mucho tiempo, por supuesto que nos encanta ir y recorrer el Prado, reencontrarse con amigos, ver animales que expresan una genética magnifica que existe en las distintas razas que se exponen y cómo durante unos días se genera un montón de trabajo para mucha gente.

Ahora, uno podría pensar que si más del 90% de la superficie del país, se destina a la actividad agropecuaria, cómo puede ser que sea solo el 8% del PIB nacional. Miremos la evolución de las exportaciones del Uruguay en moneda corriente y pasamos de cerca de 2 mil millones de dólares en el año 2002 a más de 11.4 mil millones en el 2021 claramente es un incremento magnífico.

Si lo miramos en moneda constante para poder mirar más fino y poder ver cómo son nuestras exportaciones actuales comparando contra una moneda del mismo poder de compra (para no engañarnos), tanto para 2021 y seguramente sera para el cierre de 2022 , estamos en el momento de mayores exportaciones tanto en moneda corriente como constante de la historia reciente mirando en tiempos de Gardel y Le pera, porque para mí 20 años es muchísimo y, en ese tiempo, el agro nacional ha venido realizando transformaciones importantes que a veces no han sido correctamente enmarcadas.

En las exportaciones actuales, la participación del agronegocio dentro de esos 11,4 mil millones de dólares exportados por Uruguay fue del 80%, ósea que de lo que le vendemos al mundo somos responsables de la gran mayoría y lo podemos ver claramente cuanto es lo que aportamos en el cuadro que fue publicado por Uruguay XXI y que nosotros estamos utilizando. Me gustaría agregar, que según el Instituto Nacional de Estadísticas, el agronegocio empleó 210.000 personas, de las cuales 127.000 en el sector agropecuario y 83.000 en la agroindustria, lo que represento el 13% de la gente empleada a nivel nacional. A lo que hay que sumar las actividades secundarias que el agro genera de manera indirecta y la dinámica de los pueblos del interior que el campo genera.

Y también recordar el trabajo de Maria Ines Terra, en donde nos decía en el año 2009, que el efecto del sector agropecuario sobre toda la economía es de 6,22 pesos por cada peso invertido en el mismo, lo que hacia en aquel momento que el campo era el sector que más difundía en el resto de la economía nacional. Esos 6,22 pesos según nuestros cálculos, hoy alcanza los 11 pesos, pero sería interesante que con el rigor analítico de la investigadora jefa del trabajo anteriormente citado pudiéramos tener ese dato a hoy

La tarea de la comunicación, es una tarea en extremo compleja, porque no es solamente lo que yo quiero decir, es poder llegar a el otro, es tener la empatia y hacer el esfuerzo literal de ponernos los zapatos del otro, para podernos entender, algo que como país debemos hacer.

Cuando miramos ejemplos agropecuarios, siempre miramos y nos citan a Nueva Zelanda, personalmente creo que compararnos así no más pelado, es incorrecto y está mal, tenemos algunas cositas parecidas, pero solo algunas. Desde lo humano, pasando por lo climático y hasta desde nuestros propios orígenes somos incomparables y es muchísimo mas difícil ser un productor “exitoso” acá que allá, sino que alguien me explique como vinieron y se fueron realizando solo un negocio inmobiliario porque a producción bajo sus normas no anduvo.

Pero lo que si destaco siempre de ellos, es como cualquiera en la cuidad está comprometido con el agro, como todos entienden que es importante que llueva, si es enero y llueve y no da para la playa , no debería ser un problema, es más debería ser una alegría porque eso es trabajo y alegría para todos, no es posible querer vivir en Quinton (Colonia) que es zona rural y pretender estar en un barrio privado sin que la gente esté trabajando y generando trabajo para otros haciendo agricultura y que eso moleste. En fin, es un desafío importante, que el contacto entre el campo y la cuidad no sea solo durante la rural del Prado, debe ser todos los días pensando que sin dudas si al campo le va bien al país le va bien, hasta la próxima.Finaliza la Rural del Prado, momento donde el campo visita la cuidad. Esa es una frase que se escucha hace mucho tiempo, por supuesto que nos encanta ir y recorrer el Prado, reencontrarse con amigos, ver animales que expresan una genética magnifica que existe en las distintas razas que se exponen y cómo durante unos días se genera un montón de trabajo para mucha gente.

Ahora, uno podría pensar que si más del 90% de la superficie del país, se destina a la actividad agropecuaria, cómo puede ser que sea solo el 8% del PIB nacional. Miremos la evolución de las exportaciones del Uruguay en moneda corriente y pasamos de cerca de 2 mil millones de dólares en el año 2002 a más de 11.4 mil millones en el 2021 claramente es un incremento magnífico. Si lo miramos en moneda constante para poder mirar más fino y poder ver cómo son nuestras exportaciones actuales comparando contra una moneda del mismo poder de compra (para no engañarnos), tanto para 2021 y seguramente sera para el cierre de 2022 , estamos en el momento de mayores exportaciones tanto en moneda corriente como constante de la historia reciente mirando en tiempos de Gardel y Le pera, porque para mí 20 años es muchísimo y, en ese tiempo, el agro nacional ha venido realizando transformaciones importantes que a veces no han sido correctamente enmarcadas.

En las exportaciones actuales, la participación del agronegocio dentro de esos 11,4 mil millones de dólares exportados por Uruguay fue del 80%, ósea que de lo que le vendemos al mundo somos responsables de la gran mayoría y lo podemos ver claramente cuanto es lo que aportamos en el cuadro que fue publicado por Uruguay XXI y que nosotros estamos utilizando. Me gustaría agregar, que según el Instituto Nacional de Estadísticas, el agronegocio empleó 210.000 personas, de las cuales 127.000 en el sector agropecuario y 83.000 en la agroindustria, lo que represento el 13% de la gente empleada a nivel nacional. A lo que hay que sumar las actividades secundarias que el agro genera de manera indirecta y la dinámica de los pueblos del interior que el campo genera.

Y también recordar el trabajo de Maria Ines Terra, en donde nos decía en el año 2009, que el efecto del sector agropecuario sobre toda la economía es de 6,22 pesos por cada peso invertido en el mismo, lo que hacia en aquel momento que el campo era el sector que más difundía en el resto de la economía nacional. Esos 6,22 pesos según nuestros cálculos, hoy alcanza los 11 pesos, pero sería interesante que con el rigor analítico de la investigadora jefa del trabajo anteriormente citado pudiéramos tener ese dato a hoy

La tarea de la comunicación, es una tarea en extremo compleja, porque no es solamente lo que yo quiero decir, es poder llegar a el otro, es tener la empatia y hacer el esfuerzo literal de ponernos los zapatos del otro, para podernos entender, algo que como país debemos hacer.

Cuando miramos ejemplos agropecuarios, siempre miramos y nos citan a Nueva Zelanda, personalmente creo que compararnos así no más pelado, es incorrecto y está mal, tenemos algunas cositas parecidas, pero solo algunas. Desde lo humano, pasando por lo climático y hasta desde nuestros propios orígenes somos incomparables y es muchísimo mas difícil ser un productor “exitoso” acá que allá, sino que alguien me explique como vinieron y se fueron realizando solo un negocio inmobiliario porque a producción bajo sus normas no anduvo.

Pero lo que si destaco siempre de ellos, es como cualquiera en la cuidad está comprometido con el agro, como todos entienden que es importante que llueva, si es enero y llueve y no da para la playa , no debería ser un problema, es más debería ser una alegría porque eso es trabajo y alegría para todos, no es posible querer vivir en Quinton (Colonia) que es zona rural y pretender estar en un barrio privado sin que la gente esté trabajando y generando trabajo para otros haciendo agricultura y que eso moleste. En fin, es un desafío importante, que el contacto entre el campo y la cuidad no sea solo durante la rural del Prado, debe ser todos los días pensando que sin dudas si al campo le va bien a el país le va bien, hasta la próxima.
Finaliza la Rural del Prado, momento donde el campo visita la cuidad. Esa es una frase que se escucha hace mucho tiempo, por supuesto que nos encanta ir y recorrer el Prado, reencontrarse con amigos, ver animales que expresan una genética magnifica que existe en las distintas razas que se exponen y cómo durante unos días se genera un montón de trabajo para mucha gente.

Ahora, uno podría pensar que si más del 90% de la superficie del país, se destina a la actividad agropecuaria, cómo puede ser que sea solo el 8% del PIB nacional. Miremos la evolución de las exportaciones del Uruguay en moneda corriente y pasamos de cerca de 2 mil millones de dólares en el año 2002 a más de 11.4 mil millones en el 2021 claramente es un incremento magnífico. Si lo miramos en moneda constante para poder mirar más fino y poder ver cómo son nuestras exportaciones actuales comparando contra una moneda del mismo poder de compra (para no engañarnos), tanto para 2021 y seguramente sera para el cierre de 2022 , estamos en el momento de mayores exportaciones tanto en moneda corriente como constante de la historia reciente mirando en tiempos de Gardel y Le pera, porque para mí 20 años es muchísimo y, en ese tiempo, el agro nacional ha venido realizando transformaciones importantes que a veces no han sido correctamente enmarcadas.

En las exportaciones actuales, la participación del agronegocio dentro de esos 11,4 mil millones de dólares exportados por Uruguay fue del 80%, ósea que de lo que le vendemos al mundo somos responsables de la gran mayoría y lo podemos ver claramente cuanto es lo que aportamos en el cuadro que fue publicado por Uruguay XXI y que nosotros estamos utilizando. Me gustaría agregar, que según el Instituto Nacional de Estadísticas, el agronegocio empleó 210.000 personas, de las cuales 127.000 en el sector agropecuario y 83.000 en la agroindustria, lo que represento el 13% de la gente empleada a nivel nacional. A lo que hay que sumar las actividades secundarias que el agro genera de manera indirecta y la dinámica de los pueblos del interior que el campo genera.

Y también recordar el trabajo de Maria Ines Terra, en donde nos decía en el año 2009, que el efecto del sector agropecuario sobre toda la economía es de 6,22 pesos por cada peso invertido en el mismo, lo que hacia en aquel momento que el campo era el sector que más difundía en el resto de la economía nacional. Esos 6,22 pesos según nuestros cálculos, hoy alcanza los 11 pesos, pero sería interesante que con el rigor analítico de la investigadora jefa del trabajo anteriormente citado pudiéramos tener ese dato a hoy

La tarea de la comunicación, es una tarea en extremo compleja, porque no es solamente lo que yo quiero decir, es poder llegar a el otro, es tener la empatia y hacer el esfuerzo literal de ponernos los zapatos del otro, para podernos entender, algo que como país debemos hacer.

Cuando miramos ejemplos agropecuarios, siempre miramos y nos citan a Nueva Zelanda, personalmente creo que compararnos así no más pelado, es incorrecto y está mal, tenemos algunas cositas parecidas, pero solo algunas. Desde lo humano, pasando por lo climático y hasta desde nuestros propios orígenes somos incomparables y es muchísimo mas difícil ser un productor “exitoso” acá que allá, sino que alguien me explique como vinieron y se fueron realizando solo un negocio inmobiliario porque a producción bajo sus normas no anduvo.

Pero lo que si destaco siempre de ellos, es como cualquiera en la cuidad está comprometido con el agro, como todos entienden que es importante que llueva, si es enero y llueve y no da para la playa , no debería ser un problema, es más debería ser una alegría porque eso es trabajo y alegría para todos, no es posible querer vivir en Quinton (Colonia) que es zona rural y pretender estar en un barrio privado sin que la gente esté trabajando y generando trabajo para otros haciendo agricultura y que eso moleste. En fin, es un desafío importante, que el contacto entre el campo y la cuidad no sea solo durante la rural del Prado, debe ser todos los días pensando que sin dudas si al campo le va bien a el país le va bien, hasta la próxima.

Se agrava la sequía y las consecuencias serán profundas en todas las producciones. El litoral ha tenido más suerte, aunque con lluvias muy desparejas. La falta de agua le mueve el piso a las cadenas productivas y lo sentirá toda la economía.
El principal factor que impactó de forma negativa sobre los precios internacionales de la carne vacuna el año pasado fue la política de cero Covid en China. Eso quedó de lado, por lo que es lógico pensar que haya una evolución positiva del mercado en los próximos meses
Llama la atención que en estas horas se hable por todos lados de una situación que comenzó hace meses. Es como que recién ahora “la seca llegó a Montevideo…”
La economía china promete reactivarse este año, aunque todavía plantea incógnitas. Es un asunto clave para los agronegocios, en especial para el sector cárnico. Mientras, se siguen esperando lluvias más generalizadas. Si no hay más oferta, el efecto de una mayor demanda será acotado
Según José María Rodríguez, “se ven cambios en el patrón meteorológico, porque empieza a llegar más humedad a la región que dejará lluvias de mayor frecuencia y acumulados en febrero y marzo
En el presente artículo comentaremos los incentivos tributarios por inversiones en Uruguay, específicamente para el sector agropecuario y relacionadas con el “agua”, frente a esta situación particular de sequía que atraviesa el país. Los mismos son diferentes, dependiendo si se trata de un contribuyente de IRAE o IMEBA.
El 2023 será un año más exigente para los agronegocios y no solo por la sequía. Uruguay quedó con costos altos en 2022 y no será fácil revertirlo. Pero avanzar más despacio no es retroceder.
A partir de que China recompuso su producción de carne de cerdo tras superar la epidemia de peste porcina africana, los precios de esta proteína bajaron de forma drástica y llamó la atención que no lo hicieran los de la carne vacuna. La Ruta de la Seda, que está permitiendo la llegada de carne importada a zonas alejadas de la costa china, jugó un papel preponderante para sostener el precio del producto que se importa fundamentalmente desde América del Sur.
Las ventas de bienes al exterior marcaron un récord impactante y el desafío es mantener el impulso. No será fácil: el escenario externo está cambiando y los precios bajaron. Por esto, también tienen que bajar los costos, dentro y fuera de los establecimientos.
El segundo semestre de este año fue complicado para la ganadería, aunque terminó dando sorpresas positivas en la agricultura. Si el clima acompaña, estos agronegocios seguirán aportando a la economía.
El escenario económico global y local se muestra más restrictivo en el cierre del año, pero los establecimientos agropecuarios, en general, han acumulado fortalezas para seguir adelante. Ahora tienen que ayudar el clima y la conducción económica.
En los próximos años los cambios en el uso del suelo seguramente mantendrán la tendencia de los anteriores; con la segunda planta de celulosa de UPM, lo lógico sería que se dé un crecimiento adicional de la superficie destinada a la forestación, aunque no debería ser muy significativo

Publicidad

Publicidad