Mundo

Peste porcina llegó a granjas alemanas

Denuncian dos focos en predios ubicados cerca de Polonia

Suínos. El precio de la carne suína continúa en pleno ascenso.

Alemania, uno de los principales productores mundiales de cerdos dentro de la Unión Europea y además, principal importador de carne de y animales vivos para faena, padece los primeros casos de peste porcina africana.

Hasta ahora venía aplicando medidas de prevención en sus granjas y cuidando el avance de los jabalíes, principales difusores de la enfermedad dentro del continente europeo.

El Instituto Friedrich Loeffler confirmó la detección de los primeros focos en una granja porcina. Según publicó el portal Eurocarne, se detectaron en dos explotaciones de Brandeburgo. Hasta ahora, la peste porcina africana solo se había detectado en jabalíes en Alemania.

Los cerdos que dieron positivo provienen de una granja ecológica en el distrito de Spree-Neisse y una pequeña granja en el distrito de Märkisch-Oderland. Esto significa que los casos también se encuentran en los distritos ya afectados por la peste porcina africana en los jabalíes cerca de la frontera polaca.

Además de las zonas restringidas existentes debido a la enfermedad en los jabalíes áreas centrales, áreas en peligro, zonas de amortiguamiento. Ahora se están estableciendo zonas de protección y zonas de vigilancia alrededor de las granjas que padecieron los primeros focos.

Los estados federales, similares a las comunidades autónomas de España, son responsables de combatir las enfermedades animales en Alemania. Las oficinas veterinarias in situ llevan a cabo las medidas de control de las enfermedades animales.

Prácticamente todas las importaciones de carne suina y animales vivos que hacen los alemanes proceden de la Unión Europea, básicamente de Holanda, Dinamarca y Bélgica. A nivel de animales vivos, los principales proveedores del mercado alemán son Holanda y Dinamarca.

La peste porcina africana parece imparable y entre otros países, China la sigue padeciendo. La enfermedad provocó una suba de los precios de la carne, porque el gigante asiático debe suplir la carne suína que perdió por otras proteínas cárnicas.