Publicidad

Uruguay crece en producciones de aceite de oliva

Se realizó la primera inauguración oficial de cosecha de olivos

De acuerdo al último censo de productores de olivos realizado en 2020, se contabilizaron 162 explotaciones en unas 6.000 hectáreas efectivas.

Cosecha olivos.jpeg

La principal zona productora es la del este del país, con un 81% de la superficie, si bien se observan explotaciones en la mayoría de los departamentos. La producción se realiza fundamentalmente en secano, pero al día de hoy un 20% de las explotaciones tienen algún sistema de riego.

Se cultivan más de veinte variedades, pero son cuatro las que acumulan el 90% de la producción: Arbequina, Coratina, Picual y Frantoio respectivamente.

En 2021 se produjeron cerca de 17.000 toneladas de aceitunas, según DIEA. Menos de un 1% se destina a aceitunas de mesa, el resto es todo para aceite de oliva: por lo tanto se generaron casi 2 millones de litros del mismo.

Para la presente cosecha 2022, que tuvo la primera inauguración oficial por parte de la Asociación Olivícola de Uruguay, en presencia de su presidente Martín Robaina, el Ministro Peña y más autoridades, el panorama es similar productivamente al año pasado. Esto asegura una estabilidad productiva, dato que no es menor debido a la variabilidad ocasionada en estas producciones.

El consumo local de aceites de oliva promedia unos 500 gramos per cápita por año, con un 40% de producción local y un 60% de aceites importados en el mercado. El crecimiento de la producción nacional, tanto en volumen como en calidad, ha determinado una pérdida en la participación de las importaciones, las cuales vienen fundamentalmente de Argentina, España, Italia y Chile.

Uruguay exporta únicamente aceite de oliva virgen extra, alcanzando los 3 millones de dólares en 2021, con Estados Unidos y Brasil como principales destinos.

La licitación para las zafras 2022-2023 incluyó 10,288 kg de lana, 6,081 kg de vellón A con 15.7 micras y certificación RWS, adjudicada a Estancias Puppo S.A.

Publicidad

Publicidad