Publicidad

La mujer maravilla que domina el mundo de la carne

El trabajo siempre es la primera y principal lección. Con él se sale adelante y se alcanzan los objetivos. Así lo entiende Elizabeth Misa

0977f1e1-8e2d-4d95-af07-277199621c1d
Elizabeth Misa, directora de Frigorífico Las Moras.

Es periodista. Es deportista. Siempre fue una excelente alumna. Estudio órgano. A veces canta. Está casada, tiene dos hijos. Nació en una carnicería. Además de todo eso, está a cargo de un frigorífico. No es la mujer maravilla, es Elizabeth Misa. Una mujer con energía, determinación, capaz de enfrentar a un sindicato y llevar adelante las más difíciles negociaciones. El sexo que la define nunca fue un obstáculo; ni cuando se enfrentó a las reuniones de industriales, un mundo que hasta ahora era de hombres. ¿Fue difícil? Seguramente lo haya sido, pero hoy ocupa un lugar que se ganó poniéndole pecho a la situación.

“No siento que tenga un límite por ser mujer. Tenía que estar en el frigorífico y en ningún momento me cuestioné por qué no habían mujeres liderando frigoríficos. Sentí un vacío sí. Al estar en reuniones grandes me quedaba sola, no tenía con quien hablar. Muchas veces me volví llorando, pero esto me salió del lomo, de mis hombros, y estoy orgullosa de eso. Le digo a todas las mujeres que se propongan un objetivo y sigan adelante. Ser mujer no es un impedimento, menos hoy. Las cabezas cambiaron y nos estamos potenciando. Hay lugar para todos”, dijo.

Durante mucho tiempo su padre no la dejaba ir a las reuniones de cámara. Le decía: “Los hombres no van a poder hablar, no van a poder decir malas palabras porque estas vos”. Pero respondió: “Yo soy tu realidad y soy la realidad de ellos. En algún momento voy a tener que ir a las reuniones”. Y sí, estaban las groserías y nunca faltaba el que decía “¡uh! perdón, Elizabeth!. “A ver, soy mujer pero no soy boba. Tengo dos hijos varones. Sé con lo que trato”, aseguró.

El periodismo le apasiona, pero tenía que empujar al negocio familiar y postergó el oficio. Su padre siempre le dijo: “necesito gente de confianza para quedarme tranquilo”. Así empezó la historia.

Rebobinemos algunos años. Enrique Misa (padre de Elizabeth y fundador de Las Moras) aterrizó en Uruguay a sus 17 años. Venía de Galicia, España. Durante dos años trabajó en una carnicería y vivió en el sótano. Eso le permitió ahorrar y, con el tiempo, arrendó una carnicería. Luego otra. En esos andares conoció a su madre y cada cual trabajaba en un comercio. “Yo nací en una carnicería. Mi madre estaba descuartizando, se cayó y nací. Me crié dentro de la carnicería”, dijo.

A sus ocho años, Elizabeth cobraba en la caja para que su madre pudiera ir a hacer de comer. “Siempre crecí con eso de que había que colaborar en lo que fuera, cobrando en la caja, haciendo recortes para la picada, empezar el almuerzo, recogiendo la ropa. No tuve una niñez normal, pero no me pesaba, me crié con eso. Muchos años más tarde, en una conversación con mi padre, me decía que yo disfrutaba haciendo eso. Es cierto, lo disfruté mucho, pero también me hubiera gustado irme de vacaciones”, recordó.

Con la llegada de las grandes superficies, las carnicerías debieron adaptarse y nacieron los primeros minimarkets o supermarkets, en donde Elizabeth estaba al frente. “Trabajaba de siete de la mañana hasta las ocho de la noche. Papá, cuando terminaba en el frigorífico y antes de irse para casa, siempre pasaba y a las nueve de la noche daba vuelta todo lo que yo había hecho durante el día. Pasó un tiempo y le dije que renunciaba, que no podía estar ahí, porque la gente no me respetaba. Me dijo así, clarito: ‘Donde yo mando, no manda nadie más. Como esto no lo puedo mandar te lo dejo a vos, pero no voy a levantar ningún muerto’. Le dije que se quedara tranquilo, que yo me encargaba. Eso fue en el 2000 y en el 2001… (risas) Pero seguí y me fue bien. Demostré que podía. Entendí que en la vida todo es trabajo”, contó Misa.

En 2009 le dijo a su padre que en algún momento tenía que aprender el trabajo en el frigorífico, porque era su sucesora. “Recién en 2013 me llamó y me dijo: ‘Vení que te voy a presentar para que empieces’. Me presentó a toda la fábrica. Le dije: ‘¿empiezo?’. Todavía no, le respondió. En 2014 tuvo un accidente y ahí me dijo: ‘llegó la hora’”, contó.

Durante un año aprendió toda la parte de administración. Los tres primeros meses iba y venía llorando, porque pensaba que nunca iba a entender el negocio. Al segundo año se sentó en el escritorio de su padre. Ocupó un lugar detrás de la pantalla del monitor, para que “no se sintiera invadido”. “Así termine aprendiendo. Papá no era de las personas que te enseñaban. Aprendías a los golpes, con respeto, típico de gallego. Pero crecí, lo disfruté y hoy se siente su ausencia”, lamentó.

Su hijo mayor es el que está más orientado en el negocio y trabaja en la fábrica. De todas formas, Elizabeth opta por hablar, generar intercambio y escuchar. “Entiendo a mi papá. Su padre estaba en la guerra cuando era chico. Le tocó mantener a sus hermanos. Lo hacía repartiendo diarios para tener la comida para sus hermanos. Eso fue lo que aprendí. Él fue quien sostuvo a su familia”, explicó.

Los Protagonistas del Agro 2022, evento organizado por la Asociación Agropecuaria de Dolores (AAD) fueron Elizabeth Misa, directora general de Frigorífico Las Moras; Mariano Bosch, cofundador de Adecoagro; y Juan Bouza, director de Bodegas Bouza.
Los Protagonistas del Agro 2022, evento organizado por la Asociación Agropecuaria de Dolores (AAD) fueron Elizabeth Misa, directora general de Frigorífico Las Moras; Mariano Bosch, cofundador de Adecoagro; y Juan Bouza, director de Bodegas Bouza.
Agencia Camaleon

Crisis. El momento más duro, recordó, fue cuando el sindicato ocupó el frigorífico. En ese entonces, Enrique, su padre, estaba mal de salud, llegó a la puerta del frigorífico y no le permitieron la entrada. “Fue el peor momento. Tenía que cuidar a mi padre, tenía que ser la líder de los que estábamos afuera. Tenía que negociar. Tenía que contener a esa gente”, recordó.

Un día, Enrique la llamó y no comprendía porqué no lo dejaban entrar a la planta si era el dueño. “En sus últimos tiempos, estar una o dos horas dentro del frigorífico era lo que lo mantenía. Con mucha dificultad, subía la escalera y desde su oficina veía a toda la gente que entraba, cómo funcionaba la planta. Y que durante 15 días le prohibieran entrar fue muy bravo”, aseguró.

Otro momento complicado fue la llegada de la pandemia del covid-19, en marzo de 2020. Enrique falleció a fines de 2018. El 2019 fue un año de muchos desafíos para una empresa que cambiaba de liderazgo. “Papá era una persona muy fuerte, muy querida. Creo que me dieron tres meses ahí adentro, pero acá estoy. Seguí convencida de lo que estaba haciendo. También con mucha ayuda de mi familia que me bancaba muchas horas fueras de casa, ir a las cuatro de la mañana a pesar el ganado”, confesó.

En cierto momento Elizabeth creyó que había logrado posicionarse como la líder de Las Moras, pero la pandemia le dio un baldazo de agua fría. Otra vez.

“Habíamos hecho un montón de acuerdos en Francia. Compramos 20 mil animales para cumplir, pero no se llevaron ni un kilo. Estuvimos un año tratando de diversificar depósitos de frío para guardar la mercadería. Fue un momento clave para reestructurarnos y volver a dar confianza a la gente. En Las Moras la frase siempre es “Vamos por más”. Nunca pensé en decir hasta acá llegue”, concluyó.

Elizabeth Misa, directora general de Frigorífico Las Moras y productora ganadera, fue una de los tres invitados de “Protagonistas del Agro 2022”, organizado por la Asociación Agropecuaria de Dolores, evento al cual El País apoya, siempre en pos de buscar más gente que cuente sus experiencias y que represente a nuestro valioso campo.

“Ganas, empatas o perdes; hay que moverse”

“La situación es que compramos la materia prima más caro de lo que la vendemos, con el precio del novillo a US$ 5,23 y el IMEX a US$ 4,96”, señaló Elizabeth Misa, directoral general de frigorífico Las Moras. La ausencia china se está sintiendo. “Hace cuatro semanas pasamos las ofertas y no hay respuesta”, señaló. Sin embargo, el frigorífico no puede parar, tiene que seguir trabajando.

Y uno de carácter familiar, con capitales 100% nacionales, no tiene la espalda para aguantar estas situaciones. “Ganas, empatas o perdes, pero te tenes que seguir moviendo. La baja del stock nos hace pagar un valor que quizás no validemos, pero no está la opción de parar. Tenemos que seguir trabajando porque 500 personas trabajan directamente conmigo”, aseguró.

Para cerrar Misa expresó: “Yo no tengo el respaldo, no puedo llamar y pedir que me manden US$ 10 millones. Esto depende de mí, de lo que pueda o no hacer. El productor quiere vender lo mejor posible, lo entiendo, soy productora. Además, dentro de la cadena, la parte más controlada es el frigorífico: te controla INAC, DGI, BPS, Ministerio, los clientes…”.

Sin su mano izquierda, Alfonsina Maldonado es una atleta olímpica que ignoró sus obstáculos
Los secretos de las quebradas son mejor contados por quien los vivió: turismo, historia y conciencia natural
La vida de campo es diferente. La vida de antes también era diferente. Ni mejor, ni peor: diferente. Y es tal vez en el campo, en ese contacto genuino con la paisanada, con la naturaleza, con la libertad más pura para los niños, es donde se forjan algunos valores que perduran de generación en generación. Es la historia de la familia Zorrilla de San Martín, mi familia, que abandonó la comodidad del centro de Montevideo para criar a sus hijos en el campo, explotando la agropecuaria y haciendo crecer una estancia que estaba semi abandonada. Hoy, me siento en la responsabilidad y el desafío de transmitir esta historia que enaltece el valor de la familia, así como la de tantos otros en nuestro país, que no han utilizado la vida de campo y la producción agropecuaria solamente como medio para vivir, sino que ha sido indiscutiblemente su fin
Hace un año se le murió 2/3 del rodeo, pero hoy Alejandro Henry está de nuevo en pie y traccionando
Cuando a las “chinitas” se les da por jinetear. Las historias de Lucía Cardozo y Alexandra López, porque sigue dando criollas el tiempo...
José Luis “Coche” Inciarte tiene 73 años, es ingeniero agrónomo, fue tambero por casi 4 décadas y es sobreviviente de Los Andes
En julio pasado a Juan Velázquez una jauría le mató prácticamente toda la majada; gracias al apoyo recibido se levantó y apostó al rubro
Dos jóvenes de Solís de Mataojo nos muestran los secretos que esconden los montes y las sierras, el Uruguay que no conocemos...
Se realizó la tercera edición de Protagonistas del Agro, un evento organizado por la Agropecuaria de Dolores, el cual propone conocer más sobre la vida de actores claves relacionados con el agro. En esta ocasión participaron Darío Jorcin, Carlos María Uriarte y Gerardo Zambrano
Patricia Santos fue la primera uruguaya en viajar en un buque de exportación en pie a Turquía
Por segunda vez consecutiva una oveja Highlander con Texel parió cuatrillizos, todos en muy buen estado
Juan Manuel Torres Ferrari es un uruguayo que se animó a probar suerte en Suiza, en un establo, donde conoció la cultura del trabajo de la perfección

Publicidad

Publicidad