Gremiales

Las cooperativas del agro generan desarrollo y trabajo

Seminario de CAF mostró todo el gran potencial del sector.

En el seminario virtual “Cooperativas agrarias como generadoras de desarrollo local” organizado por Cooperativas Agrarias Federadas, la Facultad de Ciencias Económicas y el Instituto Nacional de Cooperativismo, se presentaron resultados de dos trabajos académicos que analizan de qué forma el cooperativismo agrario contribuye a los procesos de desarrollo local, abarcando la dimensión económica, social y ambiental.

Se hizo hincapié en que las comunidades locales requieren de agentes dinamizadores que estén presentes en el territorio para su desarrollo sostenible en el tiempo. Las características organizativas de las cooperativas permiten la creación y desarrollo de redes de cooperación a nivel productivo, social, institucional y ambiental, además de ser agentes económicos.

Rodrigo Arim, Rector de la Universidad de la República señaló la importancia de que desde la Facultad de Ciencias Económicas y Administración que se estén tendiendo puentes entre lo académico y la investigación, con la necesidad de generar conocimiento, que hace al bienestar social del país y al desarrollo de cada uno de sus rincones.

Habló sobre la construcción de una agenda de investigación a largo plazo para generar conocimiento valioso que sostengan las políticas públicas en esta materia

Culminó expresando que “pensar en clave de futuro es pensar en clave de desarrollo, y pensar en clave de desarrollo es entender la lógica de la interacción entre distintos actores instituciones, sociales y académicos para generar un desarrollo que nos permita potenciarnos como sociedad en conjunto”.

Pablo Perdomo, presidente de Cooperativas Agrarias Federadas (CAF) resaltó la importancia del trabajo conjunto entre la academia, el sector productivo y la institucionalidad.

“Las cooperativas agrarias están basadas en principios y valores cooperativos. Son una herramienta idónea para mejorar la competitividad de productores de pequeña y mediana escala contribuyendo a su sostenibilidad en el tiempo”

Concluyó expresando que “las cooperativas son empresas formales que ofrecen garantías. Somos auditados anualmente por la auditoria interna de la nación, pero también somos auditados socialmente en el territorio, estamos muy arraigados en lo local”.

Por su parte, Martín Fernández, presidente de Inacoop señaló que “las cooperativas agrarias tienen referentes indiscutidos en el sector agropecuario de este país. Copagran, Conaprole o Central Lanera Uruguaya son claros ejemplos de la importancia que reviste el cooperativismo en el sector agropecuario como agente de desarrollo local”.

También hizo referencia a “la agricultura familiar”, e indicó que la misma representa en nuestro país la mitad de los establecimientos rurales. “Las cooperativas agrarias federadas son el 32 % de la totalidad de los mismos y eso marca la importancia que tienen en el territorio”. A modo de datos que ejemplifican la importancia de tales cooperativas, Fernández señaló que las cooperativas agrarias reúnen el 50 % del almacenaje de granos.

Sostuvo que estas cooperativas son determinantes para el desarrollo local y para la permanencia de las familias en el medio rural. Agregó que “significan una herramienta imprescindible para conseguir economía de escala para muchos pequeños productores. Productores de pequeñas parcelas hasta exportadores al mundo”.

Culminando sus palabras Fernández agregó que “el desarrollo territorial necesita políticas públicas activas y desde Inacoop se asumió el compromiso de estar muy cerca de todo lo que significan los agentes de desarrollo territorial”. Indicó que “las cooperativas agrarias son verdaderos agentes de desarrollo, generan un entramado social en la localidad, muchas veces como agentes principales”.

Resaltó también el compromiso real que las mismas tienen con el medio ambiente y con la formación permanente para seguir continuamente mejorando la gestión.