Ganadería

Se vacunarán contra aftosa bovinos menores de dos años

Período va del 15 de mayo al 15 de junio y es obligatorio.

Vacuna. Foto archivo El País.

Pablo Antúnez.

Desde el miércoles 15 y hasta el 15 de junio se desarrollará en Uruguay la vacunación contra fiebre aftosa de todos los bovinos menores de dos años.

Preservar el status sanitario es clave para poder mantener los mercados abiertos, tanto para carne y subproductos, como para animales en pie, por eso es fundamental vacunar con cuidado y evitar que la vacuna pierda la cadena de frío.

La vacunación es obligatoria y no está autorizado entre el 15 y el 31 de mayo el movimiento de bovinos menores de dos años. Según estableció el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, a partir del 1° de junio podrán moverse únicamente los bovinos menores de dos años que hayan sido vacunados por lo menos con 15 días de anticipación. Sí están autorizados los eventos que no impliquen movimiento de ganado, tales como remates por pantalla o virtuales.

Los animales que se destinen a faena podrán moverse con las vacunas de los últimos dos períodos anteriores. Según la resolución oficial: a partir del 16 de junio, deberán tener más de 15 días de inmunizados con la dosis correspondiente al período mayo-junio de 2019.

Exigencia. Las vacunas se entregarán al productor cuando este presente la planilla de Declaración Jurada de Dicose al 30 de junio de 2018, la Planilla de Contralor Interno y la Planilla de Control Sanitario actualizada. Las dosis se entregan al titular del predio con formulario de entrega de vacunas.

Como en períodos anteriores, las Comisiones Departamentales de Salud Animal (Codesas) y los Servicios Ganaderos zonales, serán los encargados de distribuir las vacunas y declararán los predios de vigilancia prioritaria. El control de las vacunaciones las hará el servicio veterinario zonal o las propias Codesas.

Cuidados. La vacunas deben almacenarse en el establecimiento en la parte central de la heladera a temperaturas de entre 2 y 8 grados centígrados y nunca deben ser congeladas.

Deben llevarse a las instalaciones (tubo) las dosis que se vayan a usar ese día y una vez que se vacía, mientras entra otro grupo de animales, la jeringa cargada debe reposar dentro de una heladera de tergopol a la misma temperatura que en la heladera (con hielo suficiente). De esta forma se evita un deterioro de las dosis y se asegura la inmunidad del rodeo. El ganado debe ser conducido con tranquilidad, evitando el uso de palos, perros, debe tener buena sombra y agua mientras espera ser vacunado y luego para ser devuelto al potrero. Se deben evitar las horas de sol intenso.

La vacuna debe darse en forma subcutánea y en las tablas del pescuezo del animal, evitando abscesos que compliquen la calidad de los cortes más valiosos o que compliquen los mercados de exportación. Se recomienda usar una aguja con medida 12×18 para los menores de dos años. Deben reemplazarse periódicamente.