Ganadería

Se estaría usando más la hemovacuna contra la garrapata

Muchos de los casos de tristeza parasitaria pueden estar siendo causados por el hombre y no sólo por el parásito.

 

 

Pablo Antúnez

La garrapata del bovino (Boophilus microplus) parece haber avanzado y mostrar mayor grado de parasitaciones en algunas zonas, incluso causando muertes de animales por enfermedades asociadas. A raíz de esas mortandades, parece haber más gente utilizando la hemovacuna, una herramienta que todavía sigue subutilizada por los productores a veces por desconocimiento y, en otros casos, por miedo.

“No hay un producto en la farmacopea veterinaria de Uruguay que se le aplique una dosis al animal y tenga una alta protección durante la vida productiva”, afirmó a El País el Dr. Rafael Carriquiry, veterinario del Instituto Plan Agropecuario (IPA) que trabaja en el norte del país.

Si bien reconoce que “hay más consultas” de productores y veterinarios, es consciente que la vacuna “todavía se está lejos del uso que debería tener”. En muchos casos, no se usa por desconocimiento y en otros por miedo a introducir babesiosis o anaplasmosis en lugares donde están libres de ambos problemas. “De animales vacunados no se contagia la garrapata con babesia y anaplasma como para después reproducir la enfermedad en el predio”, aclaró Carriquiry, buscando derribar ese mito.

En el marco de las Jornadas de Buiatría 2020, que realiza el Centro Médico Veterinario de Paysandú, se presentó un trabajo técnico donde se entrevistó a 27 productores ganaderos sobre los antecedentes, situación actual de la presencia de garrapata y tristeza parasitaria en su ganado, entre otros aspectos, así como su opinión sobre la campaña sanitaria.

Ese relevamiento reflejó, sobre la hemovacuna, que 18 entrevistados la conocen y, a pesar de saber que la vacuna reduce los brotes, sólo cinco de ellos la han usado alguna vez. Hay productores que han oído hablar de brotes de tristeza y muertes en animales vacunados, lo que les da mucha desconfianza y temor.

En las entrevistas, los ganaderos mencionaron que “no la emplean”, alegando que no quieren asumir los costos. No obstante, es probable que esas muertes de ganado -en muchos casos- se deban a errores en la conservación y aplicación de la vacuna, a situaciones de estrés, problemas nutricionales, enfermedades concomitantes más que a fallas en la eficacia de las vacunas disponibles en el mercado”.

El trabajo de referencia fue desarrollado por Ornella Galliazzie e Inés Peirano (estudiantes de grado, Facultad de Veterinaria), Cecilia Miraballes (Plataforma de Salud Animal- INIA/Tacuarembó), Daniela Sapriza (Unidad Académica Extensión Veterinaria, Facultad de Veterinaria) y Stephanie Lara (Unidad Académica Salud de los Rumiantes, Facultad de Veterinaria/Udelar).

Cambio. Por otro lado, hay un cambio importante respecto a los casos de babesia y anaplasmosis (conocidas como causante de tristeza parasitaria), enfermedades asociadas a la garrapata, que están encontrando los veterinarios de campo.

“Antes la tristeza parasitaria más frecuente que veíamos los veterinarios era la causada por babesia y en los últimos años, están siendo más frecuentes los casos por anaplasma”, aclaró Carriquiry.

La primera sólo la transmite la garrapata. La segunda, la transmite la garrapata pero “también los humanos con falta de cuidado en las prácticas ganaderas”, remarcó el veterinario del IPA.

Malas prácticas ganaderas como no cambiar o desinfectar agujas, otras acciones en trabajos de campo como castraciones, descornes o cualquier acto que ponga en contacto la sangre de un animal con la de otro, pueden impulsar la transmisión de babesia.

“Es probable que muchos de los brotes que están apareciendo de tristeza están siendo causados por nosotros mismos y hay que tener en cuenta que el período de incubación es 30 o 40 días”, remarcó Carriquiry. Es por eso que los veterinarios insisten en la necesidad e importancia de realizar un análisis de sangre en laboratorio en los establecimientos donde hubo mortandad por enfermedades asociadas a la garrapata, para saber dónde se está parado y qué parasito es el que está afectando. No es costoso y facilita mucho la toma de decisiones.
Asimismo, en los casos de mortandades por estos parásitos, hay que aplicar la hemovacuna en las terneras para evitar más daños económicos y problemas.

Campaña. Por otro lado, los productores reclaman aumentar los controles de garrapata en los predios y multar, exigiendo al MGAP que cumpla su rol de Policía Sanitaria. Así lo reflejó el trabajo técnico antes mencionado que se presentó en Buiatría. “Los productores consideran necesario aumentar los controles oficiales en los predios y aplicar multas a los que tienen animales infectados, porque no establecen planes sanitarios y afectan a sus linderos. Además, sugieren que se amplíe la divulgación de la información técnica”, destacó el relevamiento de referencia.

Esta semana, un avance importante en la campaña contra garrapata fue que la Dirección general de Servicios Ganaderos presentó a las gremiales de productores 17 propuestas relacionadas con la estrategia nacional para controlar el parásito y además, facilitará el trabajo a la hemovacuna a los ganaderos.

Las 17 propuestas son: la creación de un grupo de trabajo departamental, contar con agentes sanitarios dinamizadores, relevamiento parasitario, control en predios forestales, instalar compartimentos en remates ferias, función del veterinario dinamizador en terreno, aplicar despacho de tropa electrónico, test de resistencias, facilitar el acceso a la hemovacuna, registros biológicos, boxes – a.p.p., priorizar registros de nuevas moléculas, apoyar investigaciones, hongos ácaro patogénicos, enriquecer la comunicación, contribuir a mayor capacitación y buscar asesoramiento de expertos.