Ganadería

Ricardo Reilly Arrarte: “China genera oportunidades, pero hay que moverse bien”

El delegado de ARU en la Junta del Inac, integró la delegación oficial que concurrió a la feria Sial en Shanghai. Consideró que la principal oportunidad en el gigante asiático es que “está todo para hacerse” y que Uruguay “cumple con los requisitos como para satisfacer la demanda en ese mercado”. No obstante ello, Reilly aseguró que “es necesario comenzar a trabajar en un TLC con China en breve”, porque aseguró “no estamos solos, el futuro del comercio mundial pasa por este mercado y hay que actuar de forma inteligente”.


Pablo D. Mestre.

-¿Qué le pareció la feria Sial?
-Es una feria de grandes dimensiones, y abarca todo tipo de alimentos de diferentes partes del mundo. También hay áreas de la feria para otros rubros como maquinaria, transporte de carga, infraestructura y logística. Para el sector de la carne, este ha sido el año de mayor concurrencia, una demostración de que hay interés por parte de los importadores. Esto ratifica las proyecciones que muestran a China como el principal importador mundial de alimentos, y primer importador de carnes de Uruguay.

-¿Qué tal la presencia del INAC?
-Muy buena, con un stand destacado por su dimensión y diseño. Hubo más de 70 uruguayos entre representantes de frigoríficos, empresas exportadoras, brokers, integrantes de la delegación oficial y gente vinculada al negocio.

-Es que el mercado chino merece esa atención…
-Obviamente. La importación de carne vacuna de China aumentó un 32% en volumen durante el primer trimestre del año en comparación al 2017. Al aumento de la demanda se le suma una disminución del canal gris debido a mayores controles por parte de autoridades sanitarias. También el Yuan es una moneda que está fuerte frente al dólar, tras recuperarse en comparación al año pasado. Esto favorece aún más la importación de alimentos.

-¿Dónde está la oportunidad en el mercado Chino?
-La principal oportunidad es que está todo para hacerse, y Uruguay cumple con los requisitos como para satisfacer la demanda en este mercado. La mejor definición de China es que se trata de un continente lleno de oportunidades.

-¿Qué le impresionó más?
-Me llamó la atención que los altos mandos de empresas o grupos económicos de China, que son gigantes en términos internacionales, están manejados por gente relativamente joven para lo uno está acostumbrado. Todos chinos, de poco más de 30 años, algunos con posgrados en el extranjero, que hablan inglés y a veces también español.

-¿Cómo ve el futuro comercial con China?
-No estamos solos. Esta es una carrera que se corre de forma muy dinámica. China está siendo muy atractivo como mercado y por lo tanto todos quieren ganarse su espacio. En la feria hubo una marcada presencia de todos los países y empresas que ya venden a China, pero también de todos los que están pretendiendo incursionar. Por eso, a los proveedores más tradicionales como Argentina, Brasil, Australia, o Uruguay, se le suma la fuerte presencia de Sudáfrica, Irlanda y hasta la de otros países no tan nombrados como por ejemplo Etiopía, cuyo stand en la feria, se encontraba frente por frente al stand de Uruguay. Estados Unidos, si bien estuvo presente, se mostró con un perfil más bajo, probablemente debido su situación conflictiva desde el punto de vista comercial con China.

-Mucha presencia de autoridades se vio.
-Va en ese sentido. La delegación de Uruguay encabezada por el ministro Enzo Benech, pero también marcaron su presencia durante la inauguración de SIAL China, los ministros de agricultura de Argentina, Brasil, Irlanda entre otros.

-¿Se viene más optimista?
-China es un mercado pujante, pero en el que cada vez hay una mayor competencia. La creciente importación desde Brasil en estos últimos años es un claro ejemplo de ello. En estos días está yendo una misión de autoridades sanitarias de China a Brasil, con el fin de inspeccionar y eventualmente habilitar un número importante de plantas frigoríficas para diferentes carnes.

-¿Cómo ve la firma de un TLC con China?
-Por más que el arancel del 12% que aplica China para la carne sea relativamente bajo en términos relativos, sumado al hecho de que no existan cuotas que limiten el ingreso, es necesario comenzar a negociar un acuerdo comercial con China lo antes posible. El sector agropecuario, así como el grueso de las exportaciones del Uruguay, están sostenidas directa o indirectamente por el mercado chino. El futuro del comercio mundial pasará por China. Hay que actuar de forma inteligente.

Rurales EL PAIS