Ganadería

Lluvias mejoran estado y celos en rodeo de cría

Habrá preñeces tardías y más caras otro año más, pero sobre el final del entore se podrán incluir más vientres que mejoren los resultados

El rodeo de cría va mejorando su condición corporal y continúa apareciendo mayor porcentaje de celo. Los toros están trabajando bien y el productor, como en años anteriores, mantiene una fuerte apuesta a sacar la mayor cantidad de terneros posible, aún con dificultades.

Pablo Antúnez

Las lluvias están ayudando a mejorar la condición corporal del ganado y por consiguiente, comienza a aparecer mayores niveles de celo en el rodeo.

El partido no está ganado, ni mucho menos. Queda un mes de entore y lo más difícil, preñar las vacas con cría al pie, la categoría más difícil, que en muchas zonas, debido a la sequía y la falta de comida, venían detonadas. Esa mala condición también se reflejaba en la ganancia diaria y el estado de los terneros, porque las madres no tenían leche suficiente para alimentarlos.

No cae pasto del cielo y por consiguiente, el efecto de las lluvias periódicas no es automático, pero ya se está notando, alimentando la esperanza de veterinarios y ganaderos de mejorar los niveles de preñez sobre la última parte del entore. No será un año récord en cuanto a producción de terneros, pero los resultados tampoco serán desastrosos, como se presumía con la seca que durante un año venía arrastrando casi todo el país.

Optimismo. Las lluvias van a cambiar el panorama. El Dr. Emilio Machado, referente junto a su equipo en el segmento de la cría para Rocha y departamentos linderos, explicó a El País que es posible que todavía “no se esté capitalizando ese aporte, pero las lluvias fueron continuadas y buenas. Hay una situación que es totalmente diferente a la que teníamos hace 20 días atrás”.

Los campos mejoraron y los verdeos están respondiendo magníficamente, incluso se están pudiendo pastorear los sorgos. “Todo eso está ayudando”, aclara Machado. En Rocha y otros departamentos del este, al igual que en prácticamente todo el país, las vaquillonas y las vacas solteras se preñaron bien.

A nivel de vacas de cría “los lotes tempranos están muy bien de preñez y lo que encontramos peor son los lotes de pariciones tardías, los que parieron del 10 de octubre en adelante. Esos estaban fundidos”, explicó el veterinario rochense.

La meta es poder preñar temprano esos lotes y el partido se juega en este último mes de servicios.

“La situación hoy es buena y más en los campos del norte de Rocha, campos bajos que responden fantásticamente a las lluvias. Creo que habrá un repeche, algo fuera de fecha o en algunos casos bastante fuera de fecha. Es lo que se pudo hacer”, admitió Machado.

La situación era dramática. En esa zona, en las vacas de parición tardía, las ecografías que hacía el equipo de Machado mostraban anestro profundo (falta de celo) en el 85% o 90% de los vientres. A eso se sumaban terneros de menor tamaño, producto de las penurias que pasaron por la seca, la falta de comida y la menor producción de leche de las madres”, contó Machado.

Con el destete precoz estaban con mejor aprovechamiento que con la leche que estaban sacando de las madres.

“En algunos lugares se estaba usando la receta de que si los terneros no ganan 300 gramos por día hay que hacer destete precoz. Eso se vio porque los terneritos mejoraron frente a la situación que tenían cuando estaban con las madres que estaban sin leche y feas de estado. Esa era la situación hasta hace unos 10 días atrás”, detalló el especialista, que todos los años aporta sus datos al Taller de Diagnóstico de Gestación que realiza INIA Treinta y Tres. Su impulsora es la investigadora Graciela Quintans. Son los únicos datos profesionales que muestran la realidad de qué está ocurriendo con la cría bovina en Uruguay.

“Estamos como en una especie de momento de quiebre, en una inversión en la situación climática, hay un cambio real y que va a permitir colar mucha vaca a última hora dentro de la preñez”, explicó Machado. Como consecuencia, es probable que muchos productores alarguen los entores, estrategia que los veterinarios no apoyan aplicar.

“Se trabaja mucho para acortar los entores y no queda otra que alargarlos. Se vuelve a las preñeces de cola, pariciones tardías y se vuelve al atraso generacional que tiene el alargar la preñez”, admitió preocupado el veterinario.

DAO. En Cerro Largo, Treinta y Tres y otros departamentos linderos, las lluvias también ayudaron.

“Se hicieron más Diagnósticos de Actividad Ovárica (DAO) con resultados interesantes”, afirmó el veterinario Pablo Marinho, referente para las zonas citadas.

El DAO permite tomar decisiones a tiempo y mejorar los niveles de procreos en los rodeos, porque es un espejo de lo que está pasando adentro del ganado. Como todos los años, los productores que apuestan a estas tecnologías son los más ordenados y por consiguiente, obtienen mejores resultados al aplicar más tecnología para preñar sus rodeos.

Con la aplicación de tablilla (para evitar que mamen los terneros) en los ganados con anestro superficial y el uso de dispositivos de progesterona en las vacas, la situación mejoró. A su vez, se aplicó mucho destete definitivo de los teneros en los casos de vacas con anestro profundo. “Hoy la situación cambió. Hay celo y están trabajando mucho los toros. Pintaba feo, pero el panorama es otro. Eso en la gente que toma medidas y lo hace a tiempo. Los que encararon el problema van a andar bien”, remarcó Marinho.

Los ganados con terneradas al pie, al igual que en otras zonas zonas, también mejoraron con las lluvias.

Centro. En Durazno y otros departamentos linderos, también está comenzando a mejorar la situación del rodeo de cría. Lento, pero se mejora.

El Dr. Santiago Bordaberry aseguró que “hay una notoria percepción de los productores de avances en la condición de las vacas y una observación de que hay un poco más de celo del que había”.

El profesional aseguró que “el panorama es mejor”, pero aclaró que “no va a ser un cambio tremendamente significativo”, pero aún así, a mucha gente le va a significar un extra en el porcentaje de preñez sobre el final del servicio que por lo menos atenuará un poquito el panorama malo que teníamos. Hay una mejora perceptible de la condición corporal en muchas zonas”.

La gente que utilizó el DAO ya está jugada e hizo todo lo que podía para preñar. “Hay que esperar que siga lloviendo y que podamos tener una remontada de celo sobre el final”, sostuvo. Como en todo el país, el problema hoy está centrado en las vacas paridas que era la categoría que estaba más mal y según Bordaberry, “en algunas zonas horribles de feas”…

Bordaberry recomendó a los productores en este último mes de servicio que observen de cerda “el estado y la situación de los toros”.

Cuidar las terneras es la clave del éxito futuro

En promedio, las vacas se mantienen productivas durante alrededor de 5 entores. Aquellas vacas que paren por primera vez a los 3 años de edad, pasarán a ser vacas de refugo a los 8 años.

“Una buena madre en un rodeo comienza con la selección y manejo adecuado de la ternera: es el principio del éxito”, sostiene la investigadora de INIA y experta en la cría, Graciela Quintans.

El concepto que debe prender en el productor y está cada vez más claro es: “un adecuado manejo nutricional y sanitario en edades tempranas de la ternera afectará el desempeño productivo y reproductivo posterior cuando es servida”. En definitiva está bien claro que la vaca tiene memoria.

No se le puede pedir milagros y mucho menos un ternero por año.

El problema está focalizado en las vacas con cría al pie que estaban muy mal.

En el norte se ven resultados muy variables

El litoral norte del Uruguay, con mejor régimen de lluvias que el sur, muestra un mejor panorama en cuanto a preñeces.

“Hay una clara regionalización, porque en realidad, en la zona del litoral, Artigas, Salto y Paysandú, fue un verano de normal a bueno en cuanto a lluvias. Ahora en los predios donde trabajo más hacia Tacuarembó y Cerro Largo, ahí la lluvia fue más escasa. Incluso vemos claramente una regionalización del anestro”, destacó el Dr. Guillermo De Nava, uno de los referentes para el norte.

El profesional contó que en estos últimos días estuvo por Cerro Largo y Tacuarembó, donde encontró los campos están más verdes, pero bajos. “Los ganados arrastran una situación de déficit hídrico importante. La cantidad del anestro es mayor para el lado del este y la calidad del anestro es peor. Hay casi el doble de anestro profundo para Tacuarembó y Cerro Largo que para el litoral”, dijo el veterinario en base a sus datos. Las inseminaciones de primavera mostraron, en el norte, entre 5% y 6% más de anestro frente al año anterior.

Según la visión de De Nava, el invierno “fue largo y la primavera tardía o inexistente para el este.

Eso marco más cantidad de anestro en vaquillonas que significan preñeces más tardías y algo menos de preñez. Las vaquillonas que estaban ciclando y que se metieron en los programas de inseminación se preñaron bastante bien”, explicó. De Nava dijo que en los programas de Inseminación a Tiempo Fijo en 2020, se inseminaron 14.199 animales en 45 programas. En vaquillonas fueron 9.873 en 26 programas. La tasa de preñez promedio fue 62,0%. En vacas con cría al pie (anestro superficial y ciclando) se inseminaron 4.326 en 19 programas. En este caso la tasa de preñez promedio fue 61,9%, remarco el procesional en base a sus estadísticas.