Ganadería

Corriedale demostró su rentabilidad en gira anual

En la gira anual de criadores, con más de 300 personas, se apreció integración de la raza a otros sistemas productivos.


Pablo D. Mestre.
Con el objetivo de ver a la raza Corriedale inserta en distintos sistemas productivos, y comprobar que la rentabilidad de la oveja juega un papel importante en ellos, los criadores de la raza realizaron su gira anual.

Don Alfredo.

El establecimiento de la familia Tedesco, en Chamizo, departamento de San José, ocupa una superficie de 2.557 Has., con IC promedio de 110, siendo el 63% campo natural.

Allí realizan ciclo completo de ovinos y venta de reproductores, además de tambo y ganadería bovina. El stock de ovinos es de 5.589 cabezas.
El plantel tiene origen en 1976 en “La Rábida” de Santayana, y se han ido incorporando borregas PI de reconocidas cabañas. La selección de los planteles se orienta en la producción de kg de lana, carne y calidad de vellón. Hacen mucho hincapié en la selección objetiva y programa de evaluación poblacional de la raza.

Manejan 2.230 vientres ovinos encarnerados y el porcentaje de señalada es de 120%.

En la lana hacen acondicionamiento grifa verde, produciendo unos 26.000 kg de lana, 11 kg/há., con promedio 28,1 de diámetro.

Paralelamente la empresa maneja un Compartimento ovino, comercializando 4.641 corderos, que significan 13,2 k de carne/há. Y una tasa de extracción de 72%.

“Don Alfredo es un reflejo de lo que queríamos ver: sistema integrado con agricultura, lechería y ovinocultura con plantel, con el agregado del Compartimento”, afirmó Rodrigo Granja García. El presidente de la Corriedale dijo que lo de Tedesco “integra muchas aristas y la oveja juega un papel importante, no sólo el plantel, muy laureado en los últimos años, sino que se han preocupado de dar valor agregado al cordero pesado con el compartimento”.

Destacó la puesta en práctica de “Santa Leopoldina”, una asociación público/privada, con la validación de la figura del Compartimento del SUL, el MGAP que pone la normativa y el privado que hace la inversión. “Se vieron los corderos próximos a salir y las instalaciones, desde afuera, desde la calle obviamente por las estrictas normas de bioseguridad y para respetar el estricto control”, dijo Granja, resaltando “el gran aporte que significa esta herramienta para el ovino”.

La Cimarrona.

El establecimiento de los Sucesores de Roberto Mirande ocupa 2.741 hectáreas en paraje Salsipuedes, departamento de Río Negro, con el 84,6% de campo natural.

Allí se hace ciclo completo de ovinos con venta de corderos pesados en primavera a campo natural. Y también ciclo completo de Hereford y Angus. Además tienen cabaña de caballos Criollos.

Prolificidad, conformación, rusticidad y fácil cuidado, afinar la lana sin perder lo logrado, son los objetivos de selección. El stock de ovinos es de 2.231 cabezas (0,15 UG/Há).

Los vientres encarnerados (2018) fueron 713, con 46% de melliceras y 123% de señalada.

La lana es grifa verde, producen unos 9.500 kg. De lana con promedio 28,4 micras y rendimiento al lavado de 80%.

El peso promedio de los corderos vendidos es de 43 kg., siendo 16,57 los kg de carne ovina/há. La tasa de extracción es del 35%.

“El objetivo era ver un establecimiento que tiene un manejo sencillo, pero igual llega a excelentes resultados”, aseguró Rodrigo Granja. Destacó “una majada con potencial genético de alta tasa reproductiva, a campo natural”. Y mencionó “la excelente señalada con manejo muy sencillo a campo natural, con sanidad tradicional”.

La clave, dijo el presidente de Corriedale, “está en tener genética identificada y hacer un manejo consecuente todos los años sabiendo que da el resultado buscado”.

Resumió que en lo de Mirande se vio “al ovino inserto en producción de vacunos y caballos Criollos, con mucho peso del rubro ovino dentro del esquema económico del establecimiento”.

El Piramidal.

En el paraje Cardozo Chico, Tacuarembó, está la reconocida estancia y cabaña “El Piramidal” de la familia Gambetta Saravia. Sobre 2.270 con IC promedio 117 y 77,2% de campo natural, desarrollan la cría ovina con venta de cordero pesado y venta de carneros en dos planteles separados: Corriedale y Merino Dohne. Además hacen ciclo completo abierto de vacunos con Angus y Polled Hereford.

Los ovinos son 3.469 (0,25 UG/Há.). Los vientres encarnerados (2018) fueron 1.450, con 28% de mellizos. La señalada de corderos fue de 1.638, un 113%.

La producción de lana es grifa verde, con un total de 12.200 kg de Corriedale con promedio de 25 micras de diámetro. De Dohne son 3.700 kg. con 19,1 micras.

Venden 860 corderos, siendo la carne ovina/hectárea 16,48 kg., tasa de extracción de 32%.

El plantel Corriedale se inicia en 1936 con puros de origen y desde 1962 pedigree. En 1970 El Piramidal se integra a las mediciones objetivas de Flock Testing y desde 1973 al presente hace su remate anual (con la firma Valdez y Cía.). En 1981 comienza a trabajar con un plantel de Alta Fertilidad para aumentar la prolificidad de las ovejas. En el 2001 fue certificada por SUL como la primera cabaña Corriedale libre de Pietín, condición que sigue hasta hoy.

Utilizan EPDs como principal herramienta de trabajo para la selección de padres y madres del plantel, lo que les ha permitido mantener el peso vellón y lograr una marcada disminución del diámetro, llegando a las 25 micras en 2018.

“Es una empresa que pone el énfasis y foco en lograr la máxima finura, está en la punta de la raza, para obtener altos precios a la hora de la comercialización. Sin perder peso vellón y peso de cuerpo”, destacó Rodrigo Granja.

En 11 años, descendió de 32 micras en adultos a 26 micras en base a genética. “En la jornada se destacó por parte de técnicos del SUL la importancia que tiene bajar una micra. Y cuantificaron que, a los precios de hoy, una micra en Corriedale significan 4,30 dólares más por animal esquilado”, resaltó el presidente de la Corriedale.

Rodrigo Granja: “Estamos más vigentes que nunca”.

Destacó que el éxito de los predios visitados es “el trabajo en equipo y las familias”

Al finalizar la gira de otoño, Rodrigo Granja García destacó que en cada establecimiento visitado siempre hubo por encima de las 100 personas, en El Piramidal más de 200, pero fue rotando la gente, “con lo cual se puede hablar de más de 300 personas que estuvieron en la gira”. Y mencionó la presencia de brasileños y mexicanos en el grupo.

Según el presidente de la Corriedale la oveja está en un buen momento comercial con claros y oscuros. “Todos tratamos de mirar los claros porque los números dan, pero también hay oscuros por el lado del abigeato, los perros, depredadores, etc.”.

Pero el momento es muy bueno dijo, “el rubro está para arriba, muy bien posicionado, se integra a cualquier sistema productivo sin problemas. Y en todos los casos es rentable”.

En ese contexto analizó que la raza Corriedale está alineada con lo que piden los mercados. “Esta gira lo demostró, se puede tener lana de 7,70 dólares el kilo (como en cabaña El Piramidal), es una raza que permite trabajar en la prolificidad tanto por alimentación, como por genética. La gente que aplica los paquetes tecnológicos para obtener altas tasas melliceras lo logra. Pero la gente que identifica genéticamente esos animales también lo logra”.

Destacó que es una oveja genéticamente muy fértil, “que sirve como raza maternal para cualquier cruzamiento terminal, una excelente madre, con gran adaptación”.

Por ello, Rodrigo Granja aseveró que “demostramos que con la Corriedale estamos muy bien posicionados, y más vigentes que nunca”.

Sobre la gira destacó además que hubo un común denominador de los tres establecimientos que considera relevante hoy en día: “un gran equipo de trabajo, dirección y personal mancomunados, sin lo cual es imposible lograr los objetivos, menos en el rubro ovino”. Y además en todos, “con la familia detrás: tres familias ovejeras detrás de la oveja, un tema realmente destacado. Y eso se transmite”, resumió Rodrigo Granja García.